Desde los años 50, Renfe empezó con sus planes de dieselización que fueron un éxito, sobre todo con las locomotoras de maniobras, que ahorraban muchísimo más combustible que las máquinas de vapor dedicadas a estos menesteres.

Una locomotora de vapor, destinada a maniobras de clasificación de vagones, tenía que estar encendida todo el día, quemando carbón. En cambio una diésel podía encenderse solo en función del uso, por eso la tracción diésel en España, empezó con algunos automotores primarios y locomotoras de maniobras, dinero es dinero, se imponía el ahorro.

La mayoría de los tractores de maniobras de Renfe, que databan de los años 50 y 60, estaban pensados para vagones cortos “unificados” y coches de viajeros de madera ligeros, con la entrada en servicio masiva de coches de viajeros metálicos de bogies (bastante pesados), y la paulatina adquisición de vagones más modernos de mayor tonelaje, se llegó a un momento donde las locomotoras de maniobras estaban anticuadas y además con falta de potencia.

La locomotora diésel eléctrica 310 de Renfe

Esta locomotora procede de las investigaciones con del prototipo “Mabi”, una locomotora que funcionó a finales de los años 80 en pruebas, este prototipo fue la primera de las locomotoras de la serie 311, aunque no se parezcan mucho, se puede decir que las locomotoras 310 y 311 surgen por una necesidad común, ya que comparten buena parte de la tecnología desarrollada y probada en la locomotora “Mabi”.

Las locomotoras 310, inicialmente fueron ideadas como locomotoras mixtas, es decir, para servicios de línea y maniobras, aunque es cierto que en el noventa por ciento de los casos son servicios de maniobras.

La finalidad de su construcción, al igual que las locomotoras 311, era sustituir a las locomotoras de maniobras de las series, 303, 304 y también a otras series, pero en menor medida.

Características técnicas de la locomotora diésel eléctrica 310

  • Fabricante: Macosa (Meinfesa) con licencia de General Motors, WESA.
  • Nº de unidades: 60.
  • Años de fabricación: 1989-1991.
  • Disposición ejes (UIC): Bo´Bo´.
  • Distancia entre topes: 12.550 mm.
  • Peso en vacío: 78 t.
  • Velocidad máxima: 115 km/h.
  • Potencia: 600 kw.
  • Ancho de vía: ibérico.
  • Capacidad combustible: 2770 l.
  • Número de motores: 4 de tracción eléctricos D 29 + 1 diésel GM 8-645-E de 598 kW.
  • Transmisión: eléctrica GM AR6-D14.
  • Sistemas de freno: aire comprimido.
  • Sistemas de seguridad: ASFA.

Servicios ferroviarios realizados

Estas locomotoras una vez construidas, fueron asignadas a los depósitos de Alcázar de San Juan (6 unidades), Madrid Atocha (3), Salamanca (9), Sevilla – Santa Justa (17), Valencia (18) y Zaragoza (7), conviene aclarar una cuestión, en muchos de estos lugares no había maniobras para todas las locomotoras, sino que eran centros de mantenimiento.

En la mayoría de los casos dedicaron su vida útil a realizar maniobras, pero también realizaron servicios de línea para mercancías, como el realizado con un tren butanero entre Salamanca y Valdunciel, alternando el servicio con una 333. En el resto de España se realizaban servicios muy parecidos desde estaciones importantes a terminales industriales.

Más adelante cuatro locomotoras fueron transformadas para el servicio TMD (TECO de Media Distancia), para formar dos trenes de contenedores, similares a los que funcionan en Alemania para unir centros logísticos con un bajo coste, estas máquinas equipaban una nueva caja, cabina y mejoras mecánicas, como por ejemplo unos frenos nuevos de material sintético.

Las locomotoras 310 pasan desde Renfe a Adif

En enero de 2005, la antigua Renfe (Red Nacional de Ferrocarriles Españoles) es liquidada, y se divide en dos, “Renfe Operadora” (gestor de trenes, en minúscula, sin siglas y marca comercial) y Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, dedicada al mantenimiento de las vías). Las locomotoras 310 pasan en su totalidad a la gestión por parte de Adif, al ser propiedad de este ente las estaciones donde trabajan estas locomotoras. Las máquinas siguen conservando los colores rojo y gris, pero con el logotipo de Adif como distintivo, es muy posible que sean pintadas progresivamente de verde y blanco, color corporativo de Adif.

Las cuatro locomotoras TMD, más tarde pasarían a la compañía pública catalana FGC, para hacer servicios de mercancías en el área industrial de Barcelona.

Estas locomotoras siguen funcionando a pleno rendimiento, la decisión de Renfe en su tiempo fue acertada, al igual que la serie 311, además van a tener una vida útil bastante larga, posiblemente se verán realizando más servicios de línea, ya que para servicios de maniobras muchas unidades son excedentes.