Los 3 Reyes Magos son los grandes protagonistas cada 6 de enero. Se trata de una tradición que se mantiene muy viva y cuya ilusión se trasmite de una generación a otra. Sin embargo, más allá de lo que muchos festejamos y compartimos, sobre todo, con los niños, ¿qué sabemos realmente de la historia de los Reyes Magos? ¿Quiénes eran? ¿De dónde procedían? La historia, en este sentido, nos aporta muy poca información.

Los 3 Reyes Magos de Oriente

El documento más cercano a los hechos que hace referencia a los Reyes Magos es el Evangelio de San Mateo, y lo cierto es que en ningún momento se cita que fueran tres ni que fueran reyes; así como tampoco se mencionan sus nombres. Sí se hace referencia, en cambio, al hecho de que procedían de Oriente, aunque poco más sabemos sobre su origen.

En el Evangelio de San Mateo se les nombra como “magos”, lo que podría equipararse a astrólogos. Este hecho no es casual, ya que encajaría bien con la época y con la circunstancia de que se guiaran por una estrella, lo que ha llevado a algunos estudiosos a especular que los “magos” procedieran de Babilonia, cuna de la astrología. Esta situación, además, se ve reforzada por el hecho de que el territorio palestino, exceptuando el este, se encontraba bajo el dominio del Imperio Romano. Por otra parte, los vínculos entre el pueblo judío y Babilonia, donde residía una importante colonia judía, no hacen sino reforzar esta teoría. Es muy probable que los babilonios estuvieran al tanto de la llegada del Mesías, lo que tal vez sea más difícil de explicar es porque lo concedieron tanta importancia como para enviar a los “magos” a una tan larga travesía.

Otras teorías profundizan en la ascendencia persa de los Reyes Magos. Se sabe que una estirpe de sacerdotes persas eran denominados “magos”. El zoroastrismo ya era conocido en Persia varios siglos antes de Cristo y comparte con la religión judeo-cristiana la tradición mesiánica. Puntos a favor de esta teoría, además de lo expuesto, es la rivalidad que existía en los persas y los romanos, por lo que un acontecimiento que pudiera desestabilizar a los segundos, podría ser interesante desde punto de vista persa.

El Evangelio de San Mateo, Herodes y los Reyes Magos

El Evangelio de San Mateo nos habla de la entrevista que tuvo lugar entre los Reyes Magos y Herodes. Al parecer, a Herodes le preocupaba notablemente el hecho de que en Belén fuera a nacer el futuro “Rey de los Judíos” que pusiera en entredicho su autoridad, por lo que instó a los “magos” que prosiguieran su búsqueda hasta dar con Jesús para, acto seguido, darle a conocer su paradero exacto para que él también pudiera ir también a adorarlo.

Según el Evangelio de San Mateo, y fruto de una revelación que tuvieron en sueños, se les comunicó a los Reyes Magos que no debían poner en conocimiento de Herodes el lugar donde se hallaban José, María y Jesús, por lo que tras adorarlo y ofrecerle los presentes, decidieron volver a sus lugares de origen por otro camino. Esto motivó que Herodes ordenará asesinar a todos los niños menores de dos años; un hecho que, históricamente, nunca se ha podido comprobar y que parece poco probable.

Existen, no obstante, otras fuentes sobre los Reyes Magos, como el Evangelio apócrifo de Tomás, donde se aportan otros detalles como su supuesta relación familiar, o el hecho de que llegaran acompañados de tres legiones de soldados; una de Persia, otra de Babilonia y otra de Asia.

Los Reyes Magos y la tradición

Como hemos visto, las fuentes documentales no aportan la información con la que hoy todos relacionamos a los 3 Reyes Magos. Precisamente el hecho de que fueran tres, al parecer, se debe a la asociación que se hace con los presentes con que obsequiaron a Jesús; incienso, oro y mirra. Sea como fuere, Orígenes fue el primer escritor eclesiástico que, en el siglo III mencionó a los Reyes Magos en número de 3, siendo ratificado para toda la cristiandad en el siglo V por el Papa León I. Aunque otras tradiciones, como la oriental, hablan de doce reyes, o hasta quince, en el caso de los cristianos armenios.

Las primeras referencias a sus nombres datan del siglo V y proceden de dos textos distintos; uno Excerpta latina bárbari donde se les menciona como Melichior, Gathaspa y Bithisarea, y el otro es el Evangelio Armenio de la Infancia o Protoevangelio de Santiago, atribuido a Santiago, supuesto hermano de Jesús. Allí se menciona a los Reyes Magos como Balthazar, rey de los árabes, Melkon, rey de los persas, y Gaspard, rey de los indios.

Su representación de las tres razas conocidas en la época, Europa, Asia y África, sobre todo en lo que respecta a un rey de raza negra, representado por Baltasar, que hasta entonces había sido blanco, no se adhiere a la tradición hasta el siglo XVI.

Actualmente la tradición de los Reyes Magos compite, por decirlo así, con Papa Noel, aunque a su favor cuenta con 2.000 años de historia, mientras que Papa Noel no apareció hasta el siglo XIX y debe su imagen actual a la marca Coca-Cola.