El sábado pasado, el astro argentino ya se había despachado con un triplete, cuando el Barcelona goleó por 5 a 0 al Mallorca, en un encuentro disputado en el Camp Nou, por la Liga Española. Entonces, Lio quedó tan solo a una unidad de llegar a los 200.

Es así que, en la tarde de hoy, todos esperaban que el número diez llegara a dicha marca, en el Estadio Eden, de la ciudad checa de Pilsen, por la cuarta jornada del Grupo H de la Copa de Campeones de Europa. De mas está decir que logró su objetivo: a los 22 minutos de juego, convirtió de penal (proveniente de una infracción sufrida por él), definiendo a la derecha del arquero, que no tuvo demasiada reacción. Con un minuto de tiempo adicionado al reglamentario, el mejor jugador que tiene este deporte inició una jugada colectiva con Adriano, para quedar mano a mano con el arquero y definir de manera óptima a su izquierda, para irse 2-0 al descanso.

En la segunda mitad, otra fabulosa jugada en conjunto del cuadro catalán, para que Messi quede frente al arquero, lo eluda y convierta el 4 a 0, con el que conseguiría su segundo hat-trick en cuatro días, y el décimotercero en su carrera. Para la estadística, Cesc Fábregas fue el autor del tercer tanto.

De su primera vez, al gran goleador actual

Lionel Messi debutó de la mano de Frank Rijkaard en la temporada 2004-2005, frente al Espanyol, en el clásico de la ciudad. Sin embargo, su primer gol se haría esperar hasta el año siguiente, cuando le marcó al Albacete, convirtiéndose en aquel entonces en el jugador mas joven en convertir para el FC Barcelona, aunque ese récord ya no esté vigente.

De ahí en mas, Lionel Messi y la palabra gol se transformarían en sinónimos. En la temporada 2005-2006, festejó en ocho ocasiones, habiendo participado en 25 encuentros entre Liga (que obtendría ese año), Copa del Rey y Copa de Campeones. En la siguiente, la 2006-2007, fueron 17 las celebraciones, durante 36 partidos en diferentes competencias locales e internacionales. En la 2007-2008, anotó en 16 oportunidades, durante 40 cotejos.

Sin embargo, la explosión definitiva del crack rosarino llegaría en la temporada 2008-2009, cuando finalizó con 38 goles en 51 partidos, habiendo sido campeón de la Copa del Rey, Liga Española, Supercopa de España, Copa de Campeones (en la que además fue el top scorer) y Supercopa de Europa, teniéndolo como máxima figura. Impresionante.

En la 2009-2010 celebró 47 veces en 53 presentaciones, obteniendo un promedio sorprendente, cercano al gol por partido. Fue campeón de la Liga y Supercopa de España, además de superar en la final del Mundial de Clubes de la FIFA a Estudiantes de La Plata, de Argentina, con un gol suyo en el tiempo suplementario.

La temporada 2010-2011 lo sentenció indiscutiblemente como el mejor jugador del mundo, habiendo disputado 55 matchs con la remera del Barcelona, en donde conquistó 53 goles (promedio de 0,96). Liga y Supercopa de España, y Copa de Campeones y Supercopa a nivel europeo, fueron sus galardones.

En la actual (2011-2012) lleva en su haber 22 goles, habiendo estado presente en 17 ocasiones, entrando en la historia grande de uno de los clubes mas poderosos del mundo, con tan solo 24 años de edad. Con los 202 obtenidos hasta ahora, se posiciona por debajo de César Rodríguez, que es el máximo anotador de la historia de la institución, habiendo cosechado 235, entre los años 1942 y 1955. No obstante, uno predice que el argentino superará esa marca sin ningún tipo de inconvenientes, ya que tiene la mayor parte de su carrera por delante, y es difícil imaginarlo con la vestimenta de otro equipo. Por lo tanto, si no sucede nada extraño, Lionel Messi muy pronto será el máximo artillero del Barça, además del máximo ídolo, superando a Maradona, Cruyff, Ronaldo, Rivaldo, Ronaldinho, y cualquier otro crack que se venga a la mente.