Si hay algo que le faltaba a Lionel Messi era esto. Luego de tener su partido consagración en la Selección Argentina, obteniendo un hat-trick frente a Suiza la semana pasada, y tras marcar por cuadruplicado frente al Valencia a fines de febrero, ayer se despachó con cinco goles en el aplastante 7-1 sobre el Bayer Leverkusen, en el Camp Nou.

Los goles, uno por uno

A los 25 minutos, posterior a una gran asistencia de Xavi Hernández que dejó solo al delantero argentino, fue éste el que definió de emboquillada ante la salida de Bernd Leno, para obtener así la apertura del marcador.

Antes de que llegue el descanso, a los 42, Andrés Iniesta le entregó el balón a Messi en la puerta del área, que, realizando una maniobra típica de él, se dirigió hacia el centro y resolvió a la derecha de Leno, que quedó sin reacción.

Ya en la segunda mitad, en el minuto 49, mediante otra excelente habilitación, esta vez por parte de Cesc Fábregas, el número diez superó la marca del defensor Daniel Schwaab y nuevamente envió la pelota por encima del guardameta.

El canterano Cristian Tello fue artífice del cuarto, con un buen derechazo a los 55, y tres minutos mas tarde Lionel Messi aprovechó un error de Leno, que no pudo retener el esférico, para acrecentar la goleada. De nuevo Tello, a los 62, marcó el 6-0.

Pero cuando todos pensaban que el astro rosarino ya había bajado la persiana, después de una acción colectiva entre Fábregas y Sergio Busquets, fue el mejor jugador del planeta el que clavó un zurdazo al lado del palo derecho del portero, para escribir su nombre en la historia grande del certamen mas importante del continente a nivel clubes.

Karim Bellarabi descontó para los alemanes cuando el tiempo ya estaba cumplido, con un gran derechazo.

Los números de Messi

Con la cosecha de ayer, el número diez alcanza los 12 goles en la actual Liga de Campeones, lo que lo transforma, hasta el momento, como el top scorer de la competencia. Además, suma 48 anotaciones en 42 presencias en la temporada 2011/2012, y llega a los 228 tantos oficiales con la camiseta blaugrana, quedando solamente a cinco de César Rodríguez, el máximo artillero histórico. Ésto hace suponer que durante el transcurso del mes de marzo, Lionel Andrés Messi se convertirá en el máximo goleador de la historia del FC Barcelona.

El resto de los octavos

El Benfica logró la victoria por 2-0 sobre el Zenit de San Petersburgo, en Lisboa. En Rusia, el triunfo había sido para los locales (3-2), por lo que los portugueses accedieron a cuartos de finales.

AC Milán, que había goleado 4-0 de local al Arsenal, terminó pidiendo la hora en el Emirates Stadium, debido a los tantos del francés Laurent Koscienly, del checo Tomás Rosicky y del holandés Robin van Persie, que dejaron a los de Arsene Wenger a un paso de la hazaña.

En tanto, el sorprendente APOEL NIcosia, de Chipre, eliminó al Olympique de Lyon, tras ser derrotado en Francia (0-1), y triunfando en la capital chipriota por el mismo tanteador, para imponerse en la definición por penales.

La semana próxima se completará el calendario de octavos. Real Madrid recibirá al CSKA Moscú en el Santiago Bernabeu, con la idea de sacar ventaja sobre el 1-1 en Rusia. Nápoli visitará en Stamford Bridge al Chelsea. En San Paolo fue victoria napolitana por 3-1, con los goles sudamericanos de Edison Cavani y Ezequiel Lavezzi (por duplicado). En el Giuseppe Meazza, el Internazionale de Milán será anfitrión del Olympique de Marsella, que lo superó por 1 a 0 en Francia. Finalmente, en el Allianz Arena, Bayern Munich intentará revertir el 0-1 sufrido en Suiza, ante el FC Basel.