La línea de alta velocidad Madrid - Valladolid inaugurada en diciembre de 2007, fue concebida como una variante a la línea convencional Madrid – Hendaya por Ávila. Esta línea daba un gran rodeo y se necesitaba una línea "directa" por Segovia y Valladolid.

Hacía falta una línea que acortara los tiempos de viaje desde Madrid a todos los destinos en el norte – noroeste peninsular y con el tiempo convertir a alta velocidad las líneas más importantes en este cuadrante.

La construcción del ferrocarril de alta velocidad Madrid – Valladolid

La línea tiene una longitud de 179,6 kilómetros de los que 42,1 transcurren por túneles y 2 kilómetros por puentes y viaductos.

Todo el trazado está construido en doble vía en ancho internacional de 1.435 milímetros y también electrificado, en este caso con tensión de 25.000 voltios en corriente alterna.

La mayor dificultad en su construcción fue cruzar la sierra del Guadarrama mediante dos túneles de más de 28 kilómetros de largo cada uno.

Dispone de tres estaciones:

  • Madrid Chamartín, donde parte de la estación sufrió una remodelación para albergar los nuevos trenes AVE.
  • Segovia Guiomar, de nueva construcción de estilo vanguardista y en forma de pórtico.
  • Valladolid Campo Grande, donde se han adaptado las vías y se ha instalado un cambiador para que los trenes puedan seguir su recorrido en ancho ibérico hacia el norte, aunque está en proyecto una nueva estación subterránea pero conservando el edificio actual, declarado monumento.
También la línea dispone de tres cambiadores, aparte del existente en Valladolid, está el de Valdestillas (Valladolid) y otro en Madrid Chamartín.

Otra característica son los puntos de adelantamiento, una especie de “estaciones” para regular el tráfico, con sede en Soto del Real, Garcillán y Olmedo.

Los parámetros de diseño permiten circular a 350 kilómetros por hora.

Servicios ferroviarios de Renfe

Entre Madrid y Valladolid existen dos servicios AVE de ida y vuelta (los fines de semana solo uno), directos y sin paradas intermedias, servido con los trenes de la serie 102 fabricados por TALGO y Bombardier inc, la velocidad máxima de estos trenes es de 350 kilómetros por hora.

Los trenes más numerosos son los servicios “Alvia” realizados con trenes 120 y 130, estos trenes al llegar a Valladolid, cambian de ancho de vía en un cambiador, una vez adaptados a las vías de ancho convencional siguen sus destinos, a Hendaya, Bilbao (Trenes 120), Santander y Gijón (estos destinos con trenes 130 Talgo).

Tanto los 120 como los 130 alcanzan una velocidad de 250 kilómetros por hora en el tramo AVE entre Madrid y Valladolid y desde la ciudad del Pisuerga al resto de destinos a 160 kilómetros por hora en la mayoría de los tramos.

Desde el domingo 12 de junio, también circulan los trenes “Avant”, con unos precios de billete mucho más económicos.

Billetes AVE baratos

Desde el 12 de junio circulan los nuevos servicios “Avant”, con los nuevos trenes de la serie 114, entre Madrid y Segovia (diez trenes por sentido y día) y Madrid – Valladolid (ocho servicios por sentido y día).

Estos trenes circulan a 250 kilómetros por hora, son de clase “turista” y su precio saliendo desde Madrid, oscila desde los 11 euros (a Segovia) y 24 euros (a Valladolid).

Los trenes 114 han sido fabricados por la prestigiosa firma Alstom España.

Un gran precio, teniendo en cuenta que los tiempos de viaje son de una hora y cinco minutos (Madrid – Valladolid) y 27 minutos (Madrid – Segovia).

Otro tren es el Alvia con material de la serie 730 Madrid – La Coruña /Vigo, este tren sale de Madrid por la vía AVE, circulando a 220 kilómetros por hora, este tren al llegar a Medina del campo cambia de ancho de vía para circular vía Zamora en ancho convencional.

Viajar al futuro ferroviario

La puesta en funcionamiento de esta línea no solo supone unir tres ciudades, también condiciona el futuro de buena parte de la red ferroviaria española.

Por una parte, ya están en construcción varios tramos de la línea Valladolid – Venta de Baños – Miranda de Ebro, además se han iniciado tramos de la famosa “Y vasca”, o sea, el triángulo Miranda – Vitoria – Bilbao – San Sebastián.

Por lo consiguiente, en pocos años España estará conectada con Francia por Irún y Hendaya, acabando así con el problema del diferente ancho de vía.

Otras líneas que tendrán correspondencia con el AVE Madrid – Valladolid, serán el futuro AVE a Galicia, donde hay numerosos tramos en construcción, desde Olmedo a Medina del Campo (ambas poblaciones en la provincia de Valladolid) y de Medina del Campo a Zamora (en construcción), que incluye un ramal de alta velocidad a Salamanca (en proyecto).

Sólido proyecto ferroviario

La idea es utilizar esta gran obra para ampliar la red de alta velocidad, estos 180 kilómetros significan realmente el inicio de toda una red que se extenderá por todo el cuadrante noroeste de la península, venciendo a una ortografía complicada, que requiere muchos medios humanos, materiales y económicos.