Le entrega de premios del festival independiente tuvo lugar ayer en Utah, donde compitieron más de 118 largometrajes y 81 cortos seleccionados de entre más de 10.000 candidatos. El festival, creado en 1981 por Robert Redford sirve como apoyo para directores noveles que quieren abrirse camino en el mundo del cine.

Aunque es más de una ocasión este festival ha sido tachado de Anti-Óscar, por proximidad de fechas con los premios de la academia y la temática independiente de los films que se exhiben en él, lo cierto es que su única finalidad es la de proporcionar apoyo a las nuevas generaciones de directores que intentan promocionar sus films. Aquí se dieron a conocer cineastas tan famosos como Quentin Tarantino o los hermanos Coen y se han exhibido películas como "Precious".

Mejor documental para "Cómo morir en Oregón"

Darke Doraemus y Jonathan Schwartz son respectivamente el director y productor de "Like Crazy", la película premiada por el jurado como mejor drama y que habla sobre la historia de amor de unos adolescentes que se verá afectada por la distancia. En la categoría de mejor documental ha ganado "How to die in Oregón", donde se habla de forma clara del controvertido tema de la eutanasia - Oregón fue el primer estado que legalizó dicha práctica en los EEUU -.

También la audiencia decide quién es el ganador

El festival de Sundance también otorga un papel importante para los espectadores que ven las diferentes exhibiciones, la de premiar con sus votos. Así, el premio a mejor drama fue para la película "Circumstance" de Maryam Keshavarz y el mejor documental para "Buck" de la americana Cindy Meehl, ferviente amante de los caballos, que son los protagonistas de este documental.

En el apartado internacional

Sundance también ha premiado el film noruego "Happy, Happy", dirigido por Anne Sewitsky, y que habla sobre la historia de Kaja, una ama de casa que aparenta ser feliz, aunque se siente sola e ignorada por su marido. Su vida cambia cuando llegan unos nuevos y sofisticados vecinos que conseguirán que Kaja viva una auténtica revolución sexual y consiga conocerse a sí misma.

También se premió a la coproducción angloamericana sobre la vida de un soldado en Afganistán, "Hell and Back again". La representación española estuvo protagonizada por el joven director Chema García y su corto titulado "Protopartículas", ganador a mejor corto de ficción; García ya ganó el año pasado un premio del mismo festival con su primer corto " El ataque de los robots de Nebulosa-5".

En cuanto al premio del público en la categoría internacional, la audiencia se decidió por el film de Alrick Brown, "Kinyarwanda", la historia del cual se sitúa en la Ruanda de 1994, donde un grupo de ciudadanos decide acoger en su refugio a cristianos, hutus y tutsis durante la revolución civil.

El festival ha tenido lugar como cada año en la ciudad de Park City y ha conseguido vender 45 de las cintas exhibidas en sus salas, un aumento del 220% con respecto al año anterior. Parece ser que las distribuidoras empiezan a confiar en el cine independiente.