Partido intenso y un tanto loco, el que enfrentó anoche a Real Madrid y Rayo Vallecano, en el que fue el primer derbi madrileño de la temporada.

El Real Madrid comenzó titubeante ante la buena presión del Rayo Vallecano, pero poco a poco supo sobreponerse y terminó goleando a su rival, a pesar de haberse quedado con diez jugadores en el terreno de juego, por expulsión de Di María al inicio de la segunda mitad.

Michu marca en el Bernabéu a los 12 segundos

José Mourinho y los suyos necesitaban un lavado importante de cara, tras los últimos resultados frente a Levante y Racing de Santander. Sin embargo, a los doce segundos, ya iban perdiendo por 0-1, en el que ha sido en gol más rápido encajado por los blancos, en liga, en toda su historia.

El tanto marcado por Michu fue propiciado por un grave error de Lass, que centró al contrario en una posición comprometida, acción similar a los fallos en el pase que habitualmente solía cometer Claude Makelele, uno de los futbolistas más sobrevalorados del Real Madrid en los últimos años.

Valiente planteamiento de Sandoval frente al Real Madrid

Sandoval, entrenador del Rayo Vallecano, decidió que al Real Madrid había que jugarle de tú a tú, presionando la salida del balón de los locales y adelantando líneas. Y esa táctica funcionó durante muchos minutos, ya que el fútbol de los de Mourinho cada vez era más espeso, con un centro del campo que no funcionaba (Xabi Alonso volvía a estar solo) y un equipo partido en dos.

El público del Bernabéu comenzaba a impacientarse, pues su equipo no sólo iba perdiendo, sino que Casillas debía emplearse a fondo, ya que las mejores ocasiones caían del lado visitante.

Reacción efectiva de José Mourinho

Así las cosas, José Mourinho reaccionó y en el minuto 28 sustituyó a Lass por Özil, modificando su sistema de 4-2-3-1, por un 4-1-4-1, formidable para poder hacer daño a su rival a la contra, con futbolistas como Kaká, Özil, Cristiano Ronaldo y Di María por delante de Xabi Alonso e Higuaín en punta.

Y funcionó, en parte porque el Rayo no reaccionó y siguió a lo suyo, dejando muchos espacios atrás y en parte porque este Real Madrid, al contragolpe, es el mejor equipo en la actualidad. También influyó el estado de forma de Kaká, que parece haber recobrado la velocidad y la potencia que antaño le hicieran ganar el Balón de Oro.

El mejor Kaká en su etapa en el Real Madrid

De hecho así llegó el empate, en el minuto 38: una arrancada fantástica del media punta brasileño desde campo propio con el balón controlado, que terminó en asistencia a Cristiano Ronaldo, que batió con un gran zurdazo al meta Dani Giménez, colándole el esférico entre sus piernas.

El Real Madrid resucitaba y minutos después, en el psicológico momento en que está a punto de terminar la primera parte, Higuaín puso en ventaja a su equipo al culminar una jugada de estrategia: Cristiano Ronaldo amagó con chutar un libre directo a portería, en su lugar Xabi Alonso centró al segundo palo, donde Sergio Ramos cabeceó hacia Higuaín, para que éste marcase el 2-1.

Los blancos estaban en racha y nada más comenzar la segunda mitad, Kaká, tras otra jugada brillante, fue parado por Movilla en clara acción de penalti. Cristiano Ronaldo transformó la pena máxima, marcando el segundo de su cuenta particular.

Gol de Michu y expulsión de Di María

Con el 3-1 el partido parecía resuelto, pero el Rayo Vallecano no había dicho su última palabra y cinco minutos después, Michu marcaría su segundo gol en el Bernabéu, a la salida de un córner. Hubo un momento de duda, ya que Casillas había despejado el balón. Sin embargo, lo hizo desde dentro de la portería.

Por si el ajustado marcador de 3-2 no elevaba suficiente la tensión, en el minuto 57 Di María era expulsado por segunda amarilla, al interceptar un balón con el brazo. El argentino se mostró en todo momento ansioso, demasiado nervioso. Así había cometido la primera amarilla por una entrada a destiempo en la primera parte y esta segunda, en una mano completamente innecesaria. Curiosamente, diez minutos después Movilla cometía una acción similar al cortar un pase con su brazo derecho. El colegiado Paradas Romero, sin embargo, varió su criterio y no amonestó al futbolista vallecano. El Rayo debió haberse quedado con diez, pues Movilla ya tenía una amarilla y el público del Santiago Bernabéu montó en cólera.

El Real Madrid con diez y el árbitro midiendo con diferente rasero las acciones de ambos equipos. Parecía que iba a ser otro de esos partidos polémicos en los que el Villarato es más protagonista que el fútbol. Pero no fue así. Mourinho reaccionó dando entrada a Khedira, para ayudar a Xabi Alonso en la medular y a Benzema. Y los cambios tuvieron el efecto deseado.

Reacción local y Hat-trick de Cristiano Ronaldo

El Rayo seguía al ataque, para intentar la igualada y lo pagó recibiendo una goleada. Primero fue Varane, en el 66, con un espectacular remate de espuela en un córner. El francés, que había estado soberbio en defensa durante todo el encuentro, redondeó su magnífica noche con este gran gol. Benzema marcó el quinto con un perfecto disparo desde fuera del área, culminando otro contragolpe y Cristiano Ronaldo cerró la cuenta con un penalti a lo Panenka, logrando así un nuevo Hat-trick, en una acción en la que Paradas Romero volvió a perdonar la expulsión de un jugador del Rayo, en concreto su guardameta, que había derribado al extremo portugués en ocasión manifiesta de gol.

En definitiva, espectáculo y goles en el Santiago Bernabéu. El Real Madrid sale reforzado, pero Mourinho deberá analizar seriamente los errores cometidos por su equipo en la primera mitad.