Es conveniente empezar entendiendo que significa autoayuda porque, como suele decirse, lo que mal empieza mal acaba. Autoayuda, tal y como indica la palabra, no es otra cosa que ayudarse a uno mismo. Esto tiene una especial relevancia porque, a veces, hay quien tiene interiorizado que ciertos elementos externos, sean del orden que sean, se convertirán en la panacea que va a solucionar sus problemas. Este equívoco genera no pocas frustraciones. Tanto es así que los supuestos beneficios de un libro de autoayuda desaparecen por completo o, en cualquier caso, aunque se interiorice el mensaje, existe una incapacidad para discernir su correcta aplicación. El lector, en una clara posición victimista, no cree que la solución esté en su interior. A los ojos de este lector, entonces, pueden formarse dos ideas; si el libro no ha servido de ayuda es que no se trata de un buen libro, lo que por otra parte puede ser cierto, y la segunda, manifiestamente incorrecta, es que acabe creyendo que el suyo es un caso perdido.

El mercado editorial de la autoayuda

La pretensión de abarcar en este artículo el basto mercado editorial en lo tocante a la autoayuda sería una temeridad. Incluso tratar de hacer una síntesis más o menos objetiva entre los miles de ejemplares supondría, inevitablemente, correr el riesgo de cometer graves omisiones. Teniendo en cuenta esta limitación, lo más sensato es hablar de grandes grupos en los cuales mencionar algunos ejemplares relevantes que, en ningún caso, pretenden ser excluyentes respecto a otras obras similares.

Los tres grandes grupos tomados como referencia son: adicciones, hechos traumáticos y problemas psicológicos, pudiendo estar en muchos casos interrelacionados. Probablemente puedan hacerse muchas subdivisiones o pensar en diferentes formas de organizar en nombre y en número los posibles grupos. Aquí no prima ningún interés de sentar cátedra, sino más bien dar una idea global y comprensible sobre los libros de autoayuda.

Las adicciones en los libros de autoayuda

Las adicciones componen un amplio abanico que afecta a un alto porcentaje de la población y que pueden tener su origen en algunos hechos traumáticos, así como también estar relacionados con ciertos problemas psicológicos. Esto no descarta en absoluto que cualquier persona, por circunstancias muy diversas, pueda verse atrapada en algún momento de su vida en un problema de adicción.

Las adicciones más conocidas y que más literatura han generado son, probablemente, el alcoholismo y las drogas. En este sentido Los doce pasos de Alcohólicos anónimos puede considerarse como una de las obras referenciales, ya no sólo para los adictos al alcohol, sino para otros grupos, como jugadores anónimos, sexoadictos anónimos y otros muy diversos colectivos, incluidos los relacionados con las drogas, que han adaptado este programa a su propia problemática.

Otras adicciones que recogen los libros de autoayuda, en menor o mayor medida, son la codependencia, el trabajo, la comida, las sectas religiosas, Internet, las autolesiones o el tabaco, entre otras muchas.

Hechos traumáticos

Los hechos traumáticos pueden dividirse en dos grupos claramente diferenciados; en primer lugar aquellos que en un momento de la vida pueden acontecerle a cualquier persona, como pueden ser los desastres naturales, los accidentes graves, la muerte de un ser querido o una ruptura sentimental traumática. En el segundo grupo se sitúan aquellos hechos no comunes; los que por su imprevisibilidad carecen de una preparación del individuo para afrontarlos, con el agravante de que, en muchos casos, suceden en la infancia, cuando la vulnerabilidad y la falta de recursos son más patentes. Son, en definitiva, inesperados, y entre ellos destacan los malos tratos, el abuso sexual infantil o la violencia de género. En este grupo es destacable El coraje de sanar para los supervivientes de abuso sexual infantil.

Problemas psicológicos

Quizá la relación entre los problemas psicológicos y los libros de autoayuda sea la más amplia, y quizá también la más difícil de abarcar. A fin de cuentas todos estamos expuestos a padecer problemas diversos en algún momento de la vida.

En este campo pueden destacarse libros de autoayuda más genéricos que van orientados a la autoestima, a mejorar las relaciones u otros ámbitos que, en general y sin intención de infravalorarlos, son menos problemáticos o revisten menos gravedad que las adicciones o los hechos traumáticos. En este campo Los seis pilares de la autoestima podría ser un buen ejemplo de este grupo.

Hay también otros libros supuestamente de autoayuda que no encajarían en ninguno de los apartados propuestos, y que hacen referencia a como hacerse rico o cuestiones similares. Sin embargo, el espíritu de superación que va implícito en los tres expuestos precede, posibilita y anula los postulados de este pretendido cuarto grupo.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".