Dicen que el tamaño no importa. Y lo cierto es que depende de para qué, a tenor de las longitudes y anchuras fálicas de los pesos pesados de la pornografía. Otros factores menos saludables se han paseado también por los currículos de las siguientes y míticas estrellas del cine para adultos.

Ron Jeremy, el chico poco atractivo del cine porno

El actor que una vez dijo que "el porno es la forma más pura de interpretación" siempre ha admitido abiertamente su hambre por conseguir papeles no relacionados con el mundo del cine X. No hace ascos a una fiesta hollywoodiense para poder pasear su figura y promocionarse ante los miembros del cine mainstream.

Su aspecto poco atractivo, según los estándares de la belleza en los medios de comunicación, no harían presagiar, a priori, un gran éxito en el mundo del porno pero sus más de dos mil películas, 25 centímetros de herramienta de trabajo y tours de force (antológica es su auto-felación para uno de sus films) han permitido que Ron Jeremy se haya convertido en uno de los actores más famosos de la industria.

En 2001, el documental La Leyenda de Ron Jeremy, exponía de manera brillante los detalles más íntimos (psicológicamente hablando) del actor. Él mismo contaba de forma tierna y patética a la vez los pros, contras, las malas noches, y, en general, la fascinante historia de su vida.

John Holmes, cine X y adicción a la cocaína

A pesar de la estrecha relación que hay entre muchos famosos del porno y vidas turbulentas y llenas de delitos y drogas, lo cierto es que a John Holmes no se le puede considerar uno más del montón.

Holmes fue el niño malo por excelencia, o por desgracia. Este actor norteamericano, al que le gustaba que le pagaran con dinero en mano, llegó a protagonizar más de 400 películas, y prácticamente no rechazaba ninguna variación (desvariación, para muchos) sexual, llegando a ser fan incluso de la cropofilia.

Poco podría imaginarse sobre su futuro este chico de campo cuando se mudó a California en 1964 para buscarse la vida. Su adicción a la cocaína, el verse involucrado en el escándalo de los asesinatos de Wonderland y el estar contagiado por el sida ayudaron más a fraguar su leyenda que sus 37 centímetros de miembro y su detective para la gran pantalla Johnny Wadd.

El personaje principal de la famosa película Boogie Nights (1997) está basado en la vida de John Holmes, aunque no se diga explícitamente en el film.

Harry Reems y la felación que escandalizó a la sociedad norteamericana

El chico de gran bigote (y miembro) que compartió el escándalo con los participantes de Garganta Profunda, el actor que ofreció su potente erección para que una afanada Linda Lovelace le practicara sexo oral y, de camino, se convirtiera en la felación más escandalosa de la historia.

El que la película de Gerard Damiano mostrara sexo explícito en los cines de la sociedad puritana de los Estados Unidos hizo que Harry Reems, junto a otros miembros de la cinta, fuera arrestado y juzgado bajo cargos de obscenidad en 1974. El historiador David Allyn comenta en Make Love, not War (2001) que "la llamada revolución sexual había ido demasiado lejos, según la opinión de los activistas anti-pornografía. Sin embargo, el único problema que ese movimiento anti-pornografía aun se encontraba bajo el influjo de las actitudes puritanas del periodo pre-revolución sexual".

Después de multitud de películas pornográficas, y el abuso de drogas, Harry Reems se convirtió al cristianismo a finales de los años 80, lo cual le sirvió para redimirse de sus excesos del pasado.

Peter North, un veterano del porno con orgasmos espectaculares

A los 53 años de edad y una condición física ciertamente envidiable, el canadiense Peter North puede alardear de llevar tres décadas en la industria de la pornografía; amén de mantener erecciones a un altísimo nivel y llegar al orgasmo de forma espectacular, muestra de que es uno de los grandes del sexo.

Sus escenas son, en general, con mujeres pero sus apareamientos homosexuales también se pueden encontrar en algunos productos de los 80. Y precisamente por aquellos años se vio involucrado, solo de lejos, en el escándalo de Traci Lords, leyenda femenina del porno que participó en películas X siendo todavía menor de edad y que compartió escenas con North.

A pesar de su capacidad de abstraerse, de todo lo que le rodea, para mantener su miembro firme y erguido, North, según explica en su autobiografía, pierde su concentración... si le tocan el pelo. Nadie es perfecto.

Rocco Siffredi, el semental italiano

Pocos son los que no han oído hablar de este auténtico rey del sexo. Y es que sus 24 centímetros de miembro y fuerza expresiva fueron creados para el placer. Desde 1991, Siffredi ha ganado más de 40 premios AVN, los Oscar del porno.

El protagonista de Torero (1996) se cortó la coleta en 2004 para mirar la acción desde la barrera, dedicándose a partir de entonces a la producción y a la dirección... aunque, curiosamente, volvió después a hacer de las suyas frente a la cámara en el año 2006.

Rocco Siffredi también ha participado en películas para el gran público aunque rozando el límite que separa lo erótico del porno. Ahí quedan sus interpretaciones para Romance X (1999) o Anatomía del Infierno (2004).

¿Recogerá el actor español Nacho Vidal el testigo del semental italiano y se convertirá en leyenda? El tiempo lo dirá. Lo que si está claro es que hay otros miembros de la industria pornográfica, como Seymore Butt o el mismo Vidal, dotados del suficiente talento para ejercer de mitos y para unirse a los que ya lo son en el eterno Olimpo de los grandes del porno.