Imaginemos la siguiente situación: una compañía inglesa tienen que construir un puente en un pueblo de África. Ingenieros, proyectistas y todos los encargados de llevar adelante la obra tienen que comunicarse con la mano de obra local. Las situaciones posibles son: ingleses y locales adoptan una lengua franca común (una lengua que no es nativa de ninguno de los dos grupos), se adopta un plurilingüismo pasivo (cada uno habla su propia lengua), o surge una lengua pidgin.

Qué es una lengua pidgin

Una lengua pidgin es una lengua ocasional que nace entre dos grupos que deben comunicarse y que no tienen una lengua en común. Estas lenguas, que tienen una finalidad “instrumental”, derivan de una mezcla de elementos indígenas y de la lengua impuesta, modificadas por fenómenos de simplificación que caracterizan las fases iniciales de adquisición de una lengua.

La función de las lenguas pidgin tiene lugar en un ámbito restringido; principalmente son funciones referenciales o directivas, no ciertamente expresivas, metalingüísticas o de cohesión social.

Características de las lenguas pidgin

Los códigos se simplifican: el léxico es reducido, de la sintaxis se eliminan las frases subordinadas y se privilegia las oraciones coordinadas con un orden de palabras que tiende a ser fijo. Faltan muchas palabras funcionales como la cópula y los pronombres no personales. La morfología se reduce eliminándose las flexiones y las variaciones alomórficas, el número y el género. Desde el punto de vista fonológico se privilegian palabras con sílabas de estructura consonante-vocal, o bisílabas con estructura consonante-vocal-consonante-vocal.

Muchas de las lenguas pidgin se extinguen cuando finaliza la relación laboral o comercial por las cuales habían sido creadas.

Lenguas creole o criollas

Si las relaciones de trabajo o comerciales se extienden en el tiempo y nace una nueva generación que tiene como lengua madre el pidgin, se crea la llamada lengua creole.

Se calcula que las lenguas creole son habladas en el mundo por 20 millones de personas. El grupo más amplio tiene como base la lengua francesa, como en Haití, Antillas e islas del océano Índico. Las lenguas creole o criollas con base inglesa se hablan en África occidental y Antillas.

Transformaciones de las lenguas pidgin y creole

El ciclo pidgin-creole tiene una continuidad cuando la creole tiende a fundirse con una lengua estándar. Un ejemplo es la lengua hablada por los afroamericanos de los Estados unidos que en su variedad urbana se acerca mucho al americano estándar, del que se diferencia sobre todo en el sistema verbal, que privilegia el aspecto al tiempo, y en algunas simplificaciones fonológicas.

En algunos casos, las formas pidgin se estabilizan, sin convertirse en lengua materna y son utilizadas en situaciones de plurilingüismo: varias formas de pidgin inglés están difundidas en África occidental (Nigeria, Ghana, Camerún) y Oceanía. Un cierto nivel de restructuración tienen las variedades del inglés, hablado como segunda lengua por personas poco instruidas en muchos estados de la Commonwealth (el caso más importante es el del anglo-indio, con al menos 60 millones de hablantes).

Lenguas pidgin y creole han sido consideradas por mucho tiempo como lenguas marginales o degeneradas. Solo recientemente se ha entendido que el estudio de estas variedades es de gran importancia para la misma teoría del lenguaje y plantea ciertas cuestiones, como por ejemplo por qué lenguas pidgin y creole tienen una fuerte afinidad, independientemente de su origen.

Y la pregunta, aún sin respuesta, es si la adquisición de una lengua pidgin responde a los mismos mecanismos de adquisición de una primera lengua.