El pasado día 27, la empresa de internet Google ha lanzado una importante campaña para preservar las lenguas en peligro de extinción. El proyecto, que estará liderado por expertos en el campo de la conservación lingüística, busca salvar más de 3.000 lenguas que están a punto de desaparecer a través de la documentación.

Dentro de este proyecto se incluyen las investigaciones sobre los idiomas más amenazados del mundo considerados en el Catálogo de lenguas en peligro de extinción (ELCat), liderado por investigadores de la Universidad de Hawai’i en Manoa y la Eastern Michigan, con la financiación de la National Science Foundation.

Fenómeno conocido de reciente estudio a nivel mundial

Aunque el fenómeno de la desaparición de lenguas es conocido, es reciente su estudio sistemático a nivel mundial. Muchos científicos y organizaciones internacionales, con la cooperación de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), realizan muchos esfuerzos para incluir en una base de datos, y en un atlas, las lenguas en peligro de extinción.

Esta organización internacional ha elaborado un Atlas Interactivo UNESCO de las lenguas en Peligro en el Mundo que proporcionan información sobre la ubicación y situación de las lenguas amenazadas. Además de este atlas, también han publicado el Libro Rojo de las Lenguas Amenazadas de Tapani Salminen.

Sistemas ecológicos en las comunidades etnolingüísticas

Las presiones de los idiomas y culturas nacionales e internacionales afectan notoriamente a las comunidades etnolingüísticas minoritarias y minorizadas, las que son fuertemente enfrentadas en su entorno sociolingüístico. Una herramienta necesaria para apoyar a dichas comunidades es su comparación sociolingüística con un concepto tomado de la biología: el ecosistema, de donde nace la teoría del Ecosistema Lingüístico.

Teoría del Ecosistema Lingüístico

Esta teoría, que se basa en la grave alteración de espacios geográficos y sociales de las lenguas y sus variedades, ha sido desarrollada con gran profundidad por el científico japonés Osahito Miyaoka, de la Universidad Osaka Gakuin, quien afirma que “la degradación del medio ambiente y de los ecosistemas naturales están ocurriendo muy rápidamente a escala global, amenazando a las lenguas que forman la base de las culturas tradicionales y aceleran la pérdida de la diversidad lingüística

Es decir, no solo los factores estrictamente lingüísticos generan la extinción de las lenguas, sino también por alteraciones y modificaciones en los territorios de pobladores indígenas que los obliga a migrar, además de la degradación ambiental y la disminución de la diversidad biológica, se presentan otros factores tales como el de las grandes concesiones petroleras, mineras o gasíferas que afectan su hábitat.

También se ven afectados o alterados dichos espacios geográficos y sociales por las guerras, invasiones, colonizaciones, narcotráfico, terrorismo, delincuencia organizada, entre otras, que puede hacer desaparecer físicamente a los indígenas de una lengua y hacerla desaparecer.

Evolución lingüística

Otras veces una lengua no desaparece simplemente, sino que sufre una serie de cambios lingüísticos que afectan su fonología y su gramática, de tal forma que su idioma escrito difiere mucho de la lengua hablada, lo que es conocido como una “lengua muerta”. Este caso se ha presentado frecuentemente en la historia y así se convirtieron en lenguas muertas: el latín, el chino clásico, el sánscrito, el egipcio clásico, todas ellas dando lugar a lenguas diferentes.

Lenguas amerindias vernáculas americanas amenazadas

Muchas lenguas americanas indígenas fueron desapareciendo desde el siglo XVI, pero la tendencia se ha incrementado de forma alarmante a partir del siglo XX. En los países de América por lo menos unas 200 lenguas indígenas se encuentran amenazadas. Prácticamente no hay país de América en el que no existan lenguas indígenas amenazadas.

Así, Argentina tiene (3), Bolivia (6), Brasil (31), Canadá (15), Chile (2), Colombia (5), Costa Rica (1), Ecuador (1), El Salvador (1), Estados Unidos (62), Guatemala (1), Guyana (4), Honduras (3), México (10), Nicaragua (2), Panamá (2), Paraguay (3), Perú (46), Surinam (2) y Venezuela (6).

¿Por qué debemos preservar las lenguas?

Tal como lo conceptúa la UNESCO, la lengua es una fuente de creación y un vector de la tradición para la comunidad de sus habitantes. Es un soporte de su identidad y un elemento esencial de su patrimonio cultural.

Debemos preservar todas las lenguas, pero en especial la de las comunidades etnolingüísticas minoritarias y minorizadas, las cuales están más expuestas a la afectación de sus derechos y a la alteración de sus espacios geográficos y sociales y por lo tanto son más frágiles para extinguirse.

Las lenguas en general reflejan una visión del mundo única en su género, con su propio sistema de valores, su filosofía específica y sus características culturales peculiares.

Y es que la extinción de cualquier lengua supone una irrecuperable pérdida de conocimientos culturales únicos que se han ido encarnando en él a lo largo de los siglos. Entre ellos figuran algunos de índole histórica, espiritual y ecológica que pueden ser esenciales, no solo para la supervivencia de sus habitantes sino también para las de un número incalculable de personas.