Coincidiendo con el arranque editorial en España del reinicio del Universo DC, ECC publica Legados, una miniserie que pretende ser un repaso histórico a este mundo de superhéroes que nació hace tantas décadas. Len Wein es el autor del guión de esta obra que, en su primer volumen, cuenta con dibujo de nombres tan destacados del cómic actual y de décadas anteriores como Scott Kolins, Andy Kubert, J. G. Jones, J. H. Williams III, José Luis García-López, Dave Gibbons, George Pérez y Walt Simonson. Todo un canto a la nostalgia y, por qué no añadirlo, a la vigencia de estos héroes ahora reinventados.

La historia del Universo DC y la comparación con ‘Marvels’

ECC Ediciones publica Legado en dos entregas. La primera de ellas, con un precio de 15,95 euros, incluye los cinco primeros números de los diez de que constó la miniserie que editó DC Comics. Esos cinco números se editaron entre julio y noviembre de 2010. El relato pretende crear una cronología realista que ensamble los diferentes acontecimientos que han tenido lugar en las series de la editorial a lo largo de más de 70 años. Es, como reza la portada de este libro, la historia del Universo DC.

Hay un claro referente que viene a la cabeza, y está publicado por la editorial rival. Se trata de Marvels, de Kurt Busiek y Alex Ross. Ambas tratan de ordenar cronológicamente los eventos que han sacudido sus diferentes universos superheróicos y ambas tratan de hacerlo mostrando su historia desde el punto de vista de un personaje normal, humano y sin relación directa con las grandes luchas para salvar el universo. DC cuenta con muchos más años que Marvel, lo que explica que Legados tenga el doble de números que Marvels.

Desde el comienzo hasta la ‘Crisis en Tierras infinitas’

En estos cinco primeros números, el repaso a la historia del Universo DC llega hasta la Crisis en Tierras infinitas que sacudió los cimientos de la editorial a mediados de los años 80. Así, vemos a sus primeros héroes (el Vengador Carmesí, el primer Sandman, el Átomo), la Sociedad de la Justicia de Flash, Hawkman, el Espectro o el Dr. Destino, la aparición de una nueva generación de héroes encabezados por Superman, Batman y Wonder Woman y que acaban uniéndose en la Liga de la Justicia, la irrupción de los sidekicks como Robin, Aqualad o Wonder Girl, hasta los eventos de la mencionada Crisis.

Como en Marvels, el narrador es un espectador de la vida de los superhéroes. Paul Lincoln, un chico que crece en un barrio deprimido de Metrópolis coqueteando con el crimen y que, tras un encuentro con el Átomo, decide vivir su vida al lado correcto de la Ley. Inspirado por las acciones de sus héroes, acabará haciéndose policía y, ya vestido de azul, será testigo de excepción de las hazañas de los enmascarados. Y todo ello sucede mientras su propia vida va creciendo, se casa y tiene una niña.

El guión de Len Wein

Len Wein es el encargado de dar forma a esta historia cronológica del Universo DC. Y le avala su trabajo a lo largo de cuatro décadas, desde que en 1972 cogiera las riendas de la serie Justice League of America, justo antes de hacer historia con los nuevos X-Men de aquella década. Su homenaje a las edades de oro, plata y bronce del cómic norteamericano, el periodo que comprenden estos primeros cinco números de la miniserie original, es sentido, honesto y sensacional. No es la historia definitiva de superhéroes, pero sí un completo y muy entretenido recorrido por historias conocidas y más desconocidas.

La serie tiene una estructura que permite a Wein abarcar muchos aspectos de la historia de DC Comics. A la historia central de 22 páginas por número, la que cuenta con Paul Lincoln como elemento conductor y la más cronológica, une una aventura secundaria de ocho páginas, que repasa aspectos colaterales de esa historia. De esta forma, Legados se convierte en un gozoso desfile de dibujantes, algunos nombres destacados del DC actual y otros auténticas leyendas cuya presencia en estos números está llena de significado.

Los dibujantes de ‘Legados’

El comienzo de cada número, ubicado en el presente y con un Paul envejecido, lo ilustra Scott Kolins. Andy Kubert, con tintas de Joe Kubert, dibuja los dos primeros números. El tercero y el cuarto corren a cargo de José Luis García-López. El quinto es obra del legendario George Pérez. En cuanto a las historias cortas, J. G. Jones ilustra la aventura del Espectro, Dr. Destino y Zatara; J. H. Williams III, la de los Siete Soldados de la Victoria; Dave Gibbons ilustra las páginas que recuerdan a la mítica serie Challengers of the Unknown; Joe Kubert homenajea al Sargento Rock que hizo tan popular; y Walt Simonson insufla vida a Adam Strange.

Todos ellos conforman un mosaico memorable. Quizá no serán sus mejores trabajos, es posible que cualquier aficionado pueda recordar algún dibujo más memorable de estos autores, pero la mezcla entre calidad y nostalgia tiene un efecto balsámico capaz de ocultar todos los escasos defectos y convertir la lectura de Legados en un momento maravilloso con el que recordar las historias de los superhéroes DC con las que tantos lectores han crecido. Ver de nuevo a Batman, Superman o Wonder Woman dibujados por García-López o a los Nuevos Titanes por George Pérez son motivos más que suficientes para que este cómic cumpla su cometido.

Oficio, cariño y calidad

Legados es una obra hecha con mucho oficio. Sus cinco primeros números cumplen a la perfección con lo que se espera de ella, convirtiéndose en una historia humana en torno al desarrollo de los superhéroes. Es ahí donde entra en juego el cariño que es obvio que sienten los creadores de la serie por los personajes que tratan, cariño que inevitablemente se contagia al lector. Y también es indudable que DC reunió a un grupo de autores de calidad para que Legados no defraudara. No lo hace. Al contrario, engancha.