Como resultado de la preocupante cifra que refleja que un mexicano promedio no lee más allá de dos libros al año, cuando la UNESCO recomienda que por lo menos sean cuatro anuales, el gobierno federal y el Consejo Nacional de Publicidad lanzan una cruzada de fomento a la lectura, apoyándose en figuras públicas e importantes personalidades de los medios de comunicación.

Campaña en México para fomentar la lectura

En una sociedad en donde no se inculca el hábito de leer o, por el contrario, se enfoca a cierto tipo de publicaciones que no aportan absolutamente nada al rubro de cultura y que en la mayoría de las veces se da una prioritaria importancia a la televisión aunque apenas se tenga un techo para cubrirle, la idea de adquirir algún libro es sencillamente nula.

Leer para aprender

Es por eso que se colocan spots en televisión y radio, anuncios espectaculares, prensa y revistas, aprovechando la imagen de personalidades del espectáculo o de los medios de comunicación, para promover la actividad de leer en familia: padres e hijos dedicando 20 minutos al día para convivir a través de las páginas de un libro.

Diviértete leyendo, la campaña en México

También tiene presencia en Internet, con el sitio web divierteteleyendo.com, con contenido alusivo a la campaña de leer 20 minutos al día, diversos testimonios y videos donde algunos famosos proponen su apoyo a dicha campaña.

Leyendo la realidad en México

El otro lado de la moneda es la difícil situación económica que atraviesa el país; cuando el salario promedio de una persona apenas sirve para cubrir las necesidades básicas, resulta prácticamente imposible tener acceso a la cantidad de libros sugerida por la UNESCO. De igual forma la situación de inseguridad provoca que cada vez en más ciudades se evite salir a la calle aún en horas que permitiesen la asistencia a una biblioteca cercana.

¿Cuál sería la estrategia a seguir en un país en donde la lectura es reemplazada por programas de televisión carentes de calidad cultural y publicaciones impresas que abundan y redundan sobre los temas más banales?

Este cuestionamiento no tiene una respuesta fácil, es tarea de todos lograr que se ganen espacios y tiempos para culturizar y concientizar a la población de separarse del televisor y hojear un libro para leer.

Promover la lectura en México, tarea de todos

En México hay grandes escritores y grandes obras que mucha de la población desconoce; promover a los escritores clásicos y a los nuevos valores junto con sus obras, pudiera ser un motivo para captar la atención del potencial lector y sembrar la semilla del hábito.

Como siempre, la solución se encuentra en la participación conjunta entre autoridades de educación y población en general; por una parte, ofrecer oportunidades para acercarse a los libros y por otra fomentar ese acercamiento aunque sea una difícil tarea, al final es en beneficio de todos.