Este aumento de compras de productos eróticos va ligado a un cambio en la mentalidad de la sociedad y a un mayor cuidado en la imagen de los establecimientos, que han sabido atraer a ellos al público femenino. Los datos que certifican dicho incremento se constatan en un estudio realizado por la empresa especializada en venta de accesorios eróticos para adultos, SexPlace. En este se destaca que la demanda de juguetes eróticos ha experimentado un crecimiento del 35% en los últimos dos años. En lo referente a las ventas de SexPlace, la compañía ha facturado un 25% más durante el primer trimestre del año que en el mismo periodo de 2011. El informe también destaca que más del 60% de los visitantes a las tiendas de SexPlace, son mujeres, y del 40% de los consumidores varones, más de la mitad compra productos para mujeres.

Juguetes eróticos para el sexo femenino

Parece evidente pues, que en este incremento de ventas ha jugado un papel muy importante la oferta de productos para el público femenino, algo que no ocurría hace unos años. Es más, no solo las mujeres son ahora consumidoras habituales de artículos eróticos, sino que también ven en este mercado un nicho de negocio. Como ejemplo, cabe destacar que varias de las tiendas de SexPlace son establecimientos abiertos en régimen de franquicia por mujeres.

Tal vez la introducción en este tipo de negocio de la estética femenina haya influido en el hecho de que algunos sexshops hayan optado por dejar atrás su estética llamativa con luces de neón y tiendan a cuidar más la oferta que muestran en sus escaparates.

Cincuenta sobras de Grey, éxito de ventas entre las mujeres

Pero, en este crecimiento de la demanda de accesorios eróticos, hay que tener en cuenta el éxito de ventas que ha supuesto la obra Cincuenta sombras de Grey, la trilogía erótica de la antes ejecutiva y hoy escritora británica, E.L. James. Muchas de sus lectoras (el libro está escrito para el público femenino), han acudido a tiendas eróticas en busca artículos aparecidos en el libro. Esto es al menos lo que han comentado algunos responsables de tiendas eróticas de Manhattan, quienes también experimentaron años atrás, un incremento en las ventas de lencería erótica tras el éxito de la serie de televisión, Sexo en Nueva York, protagonizada por Sarah Jessica Parker.

Para los experto, todo esto contribuye a configurar una sociedad más abierta, en donde el sexo está dejando de ser un tabú. Un ejemplo más de esta transformación de la sociedad lo constituye el éxito de los encuentros de tapper-sex (reuniones de amigas, realizadas en un ambiente desenfadado y divertido, donde una asesora comercial da a conocer distintos juguetes eróticos). Se puede decir que las reuniones de mujeres para comercializar el conocido tapper-ware (recipiente para conservar los alimentos), han dado paso hoy a las reuniones de tapper-sex.

Una mentalidad más abierta y sana

La que parece evidente es que este tipo de negocios que gira alrededor de la comercialización de artículos eróticos ya no van destinados a un público masculino solamente, y tal vez ello haya contribuido a que se cuide más la imagen de la oferta que se realiza, más si cabe cuando se está constatando la gran acogida que tienen algunos de estos productos entre las usuaria femeninas.

El otro tipo de consumidor que también está incrementando sus compras en productos eróticos es el de las parejas estables de entre 30 y 40 años. En su caso los artículos más demandados son los juegos de mesa, que según el estudio antes citado, en el último año han experimentado un crecimiento exponencial que sobrepasa el 85% de la demanda de las parejas.