La etología es la parte de la biología que estudia la conducta animal. En el caso de los insectos, esta especialidad es de una gran importancia debido a la relevancia que estos animales tienen en la vida de las personas, la economía de una región y la ecología. Las sociedades que forman suelen estar integradas por gran cantidad de individuos y sus áreas de cobertura son, en varios casos, muy amplias.

Insectos sociales, útiles para la ecología y la economía

P.J. Gullan y P.S. Cranston en The Insects-An Outline of Entomology comentan que los insectos que viven en grupos cumplen un papel importante en la ecología de una región e influyen en la vida de las personas. Por ejemplo, las hormigas cortadoras de hojas (Atta spp.) son los herbívoros más numerosos en el Neotrópico y en los desiertos del sudoeste de Estados Unidos las hormigas cosechadoras recolectan la misma cantidad de semillas que los mamíferos y las termitas dan vuelta tanta cantidad de tierra como las lombrices.

El dominio territorial de algunos insectos sociales puede ser muy sorprendente. Por ejemplo, Formica yessensis tiene alrededor de 306 millones de obreras y más de 1 millón de reinas en una área de 2,7 kilómetros cuadrados. En la sabana occidental de África se estima que hay 20 millones de hormigas por hectárea. Las abejas productoras de miel son muy importantes desde el punto de vista económico. Solamente en los EE.UU. la producción comercial de miel, así como también la polinización de cultivos destinados a la agricultura y horticultura por parte de las abejas, representa cientos de millones de dólares anuales.

Formas de asociarse

Hay insectos eusociales y subsociales. Los primeros se caracterizan por poseer división de tareas con individuos estériles que asisten a aquellos que se reproducen, ayuda entre miembros de la colonia para atender a los individuos jóvenes y superposición de generaciones para contribuir al funcionamiento de la colonia. Esta forma de vida es característica de todas las hormigas y las termitas y de algunas abejas y avispas. Los segundos no tienen hábitos sociales tan fuertemente desarrollados como los primeros y están representados por más clases de insectos, entre los que se incluyen algunos tipos de cucarachas, escarabajos, tisanópteros y hemípteros, explican Gullan y Cranston.

Aspectos de la eusocialidad en los insectos

Una de las características más importantes de esta forma de vida es la división de tareas dentro de cada colonia de insectos. Las reinas se encargan de la reproducción, las obreras, que son estériles, se encargan de asistir a las primeras y las hormigas soldado están a cargo de la defensa. Este último rol es característico de las termitas y de muchas hormigas. Las obreras tienen como tarea específica la provisión de alimento a las reinas y a las hormigas soldado, ya que éstas pueden no estar capacitadas para alimentarse por sus propios medios. Además, les acercan comida a los ejemplares recién nacidos, comentan los autores de The Insects-An Outline of Entomology.

Los insectos pertenecientes al orden Hymenoptera son haplodiploides para la determinación del sexo. Las reinas controlan el sexo de sus crías al liberar esperma acumulado y fertilizar huevos haploides, los cuales producirán crías de sexo femenino diploides, mientras que los huevos no fertilizados producirán crías de sexo masculino. Durante la mayor parte del año, las reinas son mucho menos numerosas en comparación con las obreras. Los machos suelen vivir poco tiempo y mueren después del apareamiento. En el caso de las termitas (orden Isoptera) los machos y las hembras suelen estar igualmente representados y un solo macho, llamado rey, atiende normalmente a la reina, complementan Gullan y Cranston.

Insectos subsociales

La gran mayoría de los insectos subsociales protege a sus crías de diferentes formas. Por ejemplo, las hembras eligen un lugar adecuado para depositar sus huevos, el cual les dé protección y se encuentre cercano a una fuente de comida para las crías que nazcan. Los órdenes de insectos en los cuales el cuidado de los huevos y de las crías se da con más frecuencia son Blattodea, Orthoptera, DermapteraEmbiopteraPsocoptera, Thysanoptera, Hemiptera, Coleoptera y Hymenoptera. La hembra es normalmente la encargada del cuidado de los huevos y de las crías en sus primeros estadios.

Según Gullan y Cranston hay tres formas de cuidado de las crías por parte de los padres:

  • El cuidado de las crías sin nidificación se da en algunos ejemplares del orden Hemiptera (familia Belostomatidae).

  • El cuidado de las crías en un nido no compartido ocurre en los insectos con hábitos subsociales de los órdenes Hymenoptera, Orthoptera, Dermaptera y Coleoptera. Las tijeretas (Dermaptera) de ambos sexos pasan el invierno en el nido hasta la llegada de la primavera, momento en el que el macho es expulsado y la hembra se ocupa del cuidado de los huevos. Un comportamiento similar se aprecia en el grillo topo (Orthoptera).

  • El cuidado de las crías con nidificación comunitaria se da generalmente cuando las condiciones para la construcción de nidos escasean. Este tipo de nidificación podría provenir de las hijas que eligen anidar en su nido natal favoreciendo la amplia utilización de los recursos de éste y obteniendo protección mutua contra parásitos. Esta forma de nidificación es característica de las abejas y avispas hembras.

Formas de comunicación

Los insectos utilizan diversos métodos para comunicarse. Éstos pueden ser señales químicas, visuales o auditivas, siendo las primeras las más frecuentes. Robert L. Dorit, Warren F. Walker, Jr. y Robert D. Barnes en Zoology mencionan estos ejemplos:

  • Los machos de algunas polillas pueden localizar a las hembras que se encuentran a grandes distancias por medio de sustancias transportadas por el aire llamadas feromonas.
  • Las hormigas que vuelven de viajes en búsqueda de comida depositan sustancias en el suelo que funcionan como huellas para otros individuos de la colonia.
  • Las langostas, los grillos y las cigarras se caracterizan por la producción de sonidos con sus alas y patas.
  • Las luciérnagas emiten luces para comunicar atracción sexual.