Hay un dicho en Colombia: La clase alta quiere ser como son los ingleses, la clase baja como los mexicanos, los intelectuales como los franceses, y la clase media como los gringos.

Aunque en Colombia la población pobre es mayoría -es un país de renta media, no de clase media- la influencia de la cultura gringa es indiscutible.

La influencia mexicana es evidente en este país, con los mariachis y las telenovelas, aunque por décadas fue el cine. Ahora, la mayoría de las personas pueden leer los subtítulos (el aumento de la tasa de alfabetización) y por eso más del 90% de las películas proyectadas en los cines comerciales (los cine artes quedarían para esa intelectualidad que quiere ser francesa) son estadounidenses.

Soft power

En relaciones internacionales Estados Unidos, además de su hard power, utiliza el soft power, es decir influencia con persuasión. La persuasión la consigue en buena medida por la masificación de su cultura en el mundo. No solamente un latinoamericano promedio ve películas gringas cada semana, sino que oye su música, come como ellos, y ve sus series de televisión.

Las generaciones de los 60 y los 70 recuerdan a personajes como Cusumbo, a series como Crucero del amor, Bonanza, entre otras. En los 80, Perry Mason y La ley de los Angeles enseñaban como se hace justicia en Estados Unidos. Por eso, parecía tan progresista el nuevo sistema penal acusatorio en Colombia, porque el modelo de juicio se parecía al de estas series gringas.

Series de los 90

Los latinoamericanos conocieron un oficio muy particular en estas series, el detective privado, sea privado o no privado, en Colombia a los jóvenes les encanta estudiar criminalística a ver si algún día son como Scully. Scully y Mulder, en los 90, definitivamente tiene que haber vida fuera de la Tierra, semanalmente y por un lustro -más la primera película- hicieron esperar a millones de personas al menos un beso entre los dos personajes. Y todos sabían quién era el "fumador".

El triangulo amoroso entre Brenda, Dylan y Kelly, mantuvo en vilo la teleaudiencia, comparable en la misma época con las tragedias de Thalía en su trilogía de las Marías. Cuando en un grupo de amigos, se acostumbra a cambiar de pareja entre ellos mismos, aún se piensa en Melrose Place. Sus remakes ayudarán a esto.

Comedias y HBO

Las comedias no eran muy exitosas porque las traducciones hacían perder el humor de los personajes. Sin embargo, la ampliación de la población con cable, logró que muchas personas conocieran las repeticiones de Friends tanto como las de El Chavo del Ocho. Ahora se pueden ver las series con caption y tratan de mejorar el nivel de inglés. La calidad de la televisión gringa -para beneficio de los millones de personas en el mundo que la ven- mejoró a finales de los 90 gracias a HBO, lamentablemente este canal se ve sólo por paquetes Premium (hay que esperar una temporada mas para que otras cadenas emitan sus series). Sex and the City, y Six Feet Under -una de las mejores series de todos los tiempos- plantean un estilo de vida liberal . The Sopranos tal vez no tenía este propósito, su nivel de violencia era bastante alto, pero su calidad era indiscutible, además ¿quién espera ver a un mafioso contarle a una sicóloga sus traumas?

Al igual que Six Feet Under, las series del siglo XXI han mostrado un hábito que se acepta cada vez más en la moral de los gringos: el uso de hierba, cannabis, o marihuana. En Six Feet Under era el padre de familia el mayor consumidor, en That 70's show era un instrumento de diversión inofensivo para los adolescentes de la serie, en Weeds ya es legítimo que una viuda quiera mantener a su familia vendiendo hierba. No es coincidencia que se este legalizando poco a poco, al menos para usos terapéuticos.

Nuevas series

The Bing Bang Theory, Two and a half men, y The new adventures of Old Christine, se transmiten por cable -porque la televisión abierta ya no los transmite- y por eso mantienen sus nombres en el idioma original. En dramas se destaca Dr. House, cuya calidad se entiende cuando uno de sus directores -argentino ganador del Oscar- Campanella, cuenta que el guión de un capítulo puede tardarse un año en realizarse. Un oasis en medio de tanto reality desagradable.

De todas maneras, necesita un latinoamericano, el ingreso per cápita de un gringo para lograr tener su estilo de vida, con lo bueno y lo malo.