Los perros se suelen presentar como los mejores amigos del hombre, aquí se mostrarán los mejores consejos para cuidar a la perfección la salud de estos asombrosos animales.

Respeta las horas de sueño de tu perro

Los animales también necesitan descansar para mantener sus cualidades vitales en perfecto mantenimiento. Los cachorros necesitan dormir más (alrededor de un 90% de la jornada) mientras que los perros adultos sólo duermen el 50% o 60% del día. En el sueño pueden presentar movimientos compulsivos (tics), movimientos oculares, gruñidos o pequeños ladridos. Esto es debido a que los animales también poseen una fase REM del sueño (fase del sueño profundo) llegando a mantener recuerdos vividos repetitivos de las situaciones ocurridas a lo largo del día. Lo mejor para su descanso son las pequeñas camas (estilo cesto) de material blando y transpirable, sobre todo de tela para que sea lavable. La temperatura del cuarto no debe ser demasiada fría ni demasiado caliente para evitar pequeños resfriados y ataques de estornudos. Igualmente los aromas fuertes (como los perfumes) deben evitarse ya que son un peligro para las delicadas fosas nasales de los perros.

Bases de la alimentación equilibrada para perros

Es imprescindible que el perro disponga de agua fresca siempre a su alcance, sobre todo si se le está proporcionando pienso en forma de croquetas secas. Lo mejor para la dieta de los perros es evitar las comidas hechas por nosotros; por ejemplo las carnes condimentadas, guisos, yogures, dulces, refrescos... ya que estos alimentos cargan el hígado, provocando incómodas gastritis o diabetes (en el caso del azúcar) acarreando la consecuencia de una severa ceguera o problemas en diversos órganos internos. La óptima alimentación consiste en croquetas de pienso seco. Diversas marcas han patentado fórmulas enriquecidas con sabores que dotan al pienso de una alta palatabilidad, apta para los perros que les cuesta comer su ración diaria de croquetas. Incluso se incluyen ingredientes para la mejora del pelaje, las defensas y el cuidado de los dientes (prevención del sarro)

El pienso corriente se puede mezclar con alimento húmedo (latas de pavo, pollo, buey...) o arroz partido. Estas son unas bolsas de arroz especial que se cocinan normalmente como nuestro arroz sin adicción de ningún ingrediente. También existen en el mercado diferentes "sticks" y galletas que ayudan al mantenimiento de la dentadura.

Consejos de aseo personal para mascotas

Según las razas existen diferentes hábitos de higiene y cuidados según las características físicas del perro. En general, los baños con un champú adecuado (acondicionador, especiales para pelaje largo o corto o antiparásitos) se suelen realizar cada quince días. El peinado debe de ser diario, con peines de cerdas semiduras. Para las razas de pelo largo se suele aconsejar comprar un cepillo que permita desanudar los nudos que se les puedan hacer en zonas como el lomo o la cabeza. La higiene dental también es destacable ya que las muelas y los colmillos superiores pueden desarrollar sarro y ante esto lo mejor es empezar desde cachorro, acostumbrando a la mascota a dejarse cepillar suavemente (y con un dentífrico adaptado a ellos) las piezas dentales más delicadas. Normalmente con cuatro veces a la semana es suficiente.

Las razas de orejas caídas son más propensas a padecer otitis por lo que sería razonable utilizar unas gotas especiales como mantenimiento para verter en el pabellón auditivo cada semana y evitar la dolencia. También existen limpiadores para el lagrimeo de los ojos y colonias, aunque estas últimas amarillean el pelaje de las razas de pelo blanco. Por lo general, las uñas son limadas por ellos mismos al caminar, aunque en contadas ocasiones será necesario cortárselas con un corta uñas especial (el veterinario lo hará) cuando el animal empiece a morderse compulsivamente alguna de sus patas. Se deberá prestar especial atención a las garrapatas y pulgas, para ello en el mercado existen diferentes artículos como los collares antiparásitos y las pipetas. Igualmente las vacunas serán de obligada visita al veterinario y las continuas desparasitaciones (por ingesta de una minúscula pastilla) cada cuatro meses, evitando así el desarrollo de lombrices.