La ley que ha promovido el Gobierno Santos que más ha sorprendido es la Ley de Víctimas. Dicha ley se ha unido a la Ley de Tierras, pero ninguna fue planteada por el presidente cuando era candidato. El presidente que fue elegido por un partido y un legado que se considera de derechas, a primera vista no se asociaría con una ley así.

Ley de Víctimas en Colombia

Durante el Gobierno Uribe se habló de justicia y reparación. Pero millones de víctimas siguen desplazadas, las tierras concentradas en actores ilegales, y la verdad no se ha reconocido en la mayoría de los procesos.

El parlamentario más activo del proyecto de ley fue Guillermo Rivera, del partido liberal, lo que evidencia que hay temas en los que la unidad nacional parece trabajar. La Ley de Tierras, propuestas por candidatos de línea de centro izquierda en la campaña presidencial, se une a la de víctimas, porque este puede ser uno de los principales elementos de reparación. Pero, uno de los pocos partidos que no está en la unidad nacional, el Polo Democrático, no está de acuerdo y considera limitado el proyecto.

La verdad ha sido limitada por la extradición de algunos jefes paramilitares a Estados Unidos. Pero los victimarios no han sido solo los paramilitares, también la guerrilla y las Fuerzas Armadas del Estados. En cuanto a este último se ha generado controversia en el proyecto y fue el freno de uno anterior. Otros temas polémicos es la reparación administrativa sin fallo judicial, el monto de la reparación y, el que más ha dividido este año, si se cuentan las víctimas desde 1985 o desde 1991.

Reforma política del nuevo Gobierno colombiano

Cada Gobierno en Colombia intenta hacer una reforma política. Desde la Constitución de 1991, la corrección a varios fenómenos como las microempresas electorales debía realizarse, pero también se permitió la reelección presidencial, y se admitieron obstáculos a la disciplina partidista como la objeción de conciencia. La reforma de Vargas Lleras, el ministro del Interior, queda pendiente para 2011, con temas como la financiación de candidatos electorales y la equidad de género.

Los parlamentarios parece que dejarán un punto que podría beneficiar a dos de los partidos de la unidad nacional porque podría permitir la fusión de Cambio Radical y el Partido Liberal.

Sostenibilidad fiscal en Colombia

A pesar de que en la campaña presidencial, el actual ministro de hacienda afirmó que no era necesaria una reforma tributaria, ésta si se va a hacer. La emergencia invernal implica un enorme gasto. Pero, es interesante observar como Santos no continuaría de la misma forma que Uribe con la política de confianza inversionista, al desmontar algunas exenciones.

Sin embargo, Echeverry el ministro, ha promovido con intensidad un proyecto de sostenibilidad fiscal, que implicaría un límite en el gasto social, medida que se considera claramente neoliberal. Por otra parte, no necesitaba de una reforma tributaria porque habría bonanza minera, pero para aprovecharla adecuadamente se requiere una reforma a las regalías, la cual centralizaría el manejo de esos recursos, a pesar de lo planteado por la constitución.

Corrupción y salud en Colombia

Cada mes aparece un nuevo escándalo de corrupción heredado del Gobierno anterior. Para combatir este flagelo Santos y Vargas plantean un nuevo estatuto anticorrupción que tuvo algunas trabas por parte de los partidos más uribistas de la unidad nacional.

Como herencia también del Gobierno anterior, y también para la sostenibilidad fiscal pero del sector salud, se plantea una reforma con elementos de una ya planteada por Uribe pero tumbada por la Corte Constitucional, y que además tuvo poca aceptación popular.

La reforma no corrige los vicios del sistema que permite las excesivas utilidades de las empresas promotoras de salud, pero controla el precio de medicamentos y debe por mandato constitucional igualar el régimen subsidiado con el contributivo.

Juan Manuel Santos supera la popularidad de Uribe en Colombia

Los cambios en la forma de ejercer el poder de Juan Manuel Santos, además de las reformas, han sido en las relaciones internacionales: participación más activa en Unasur, y reanudación de relaciones con Venezuela y Ecuador. Es así como Santos ha logrado superar la popularidad de Uribe. Restan más de tres años de Gobierno para ver si logra mantenerlo.