De la mano de la evolución tecnológica y la innovación, las relaciones humanas en general y las económicas en particular, vienen en los últimos años siendo influenciadas y determinadas por nuevas formas de comunicación e información que, por otro lado, caracterizan la corriente de Globalización económica en la que está actualmente inmersa el mundo.

El comercio electrónico, base de éxito de los negocios del futuro

Motivado por ello nuevas formas de interacción humana se están gestando, entre las que destaca el de las llamadas redes sociales digitales u online; con las cuales miles de personas se relacionan cada vez más, de la forma como hace sólo unos lustros era posible realizarlo de manera presencial o personal.

Al tiempo que diversas empresas empiezan a interesarse en ellas, con el fin de utilizarlas en el marco de modernos instrumentos de gestión dirigidos a clientes, empleados y proveedores; conscientes, por lo de más, que de esta manera pueden contribuir a afirmar el creciente mercado del comercio electrónico, que tenderá a establecer el éxito o fracaso de los negocios del futuro.

Universo del Internet 2.0 y las redes sociales

El nacimiento de Internet como innovador medio de comunicación e información pública en la década de los noventa, ha permitido que hoy se conozca como universo Web 2.0 a todas las aplicaciones y servicios digitales u online surgidos, para interactuar con cierta facilidad en la también denominada “red de redes”; y cualquier red social actualmente existente, constituye un claro ejemplo de ello.

Las cuales, en su conceptualización tradicional, engloba a una estructura de personas conectadas por amistad, parentesco, intercambios económicos, relaciones sexuales; por compartir creencias, conocimiento o prestigio; entre otros intereses y motivaciones. Y la universalidad e independencia atribuidos al mundo de Internet, permite que cualquier persona cree y hasta gestione su propia red social; y ello precisamente explica que actualmente existan varias decenas dirigidas a temáticas variopintas, en las que interactúan miles y miles de personas.

Constituyendo por ello un atractivo campo en el cual aplicar estrategias económicas y de empresa, dirigidas a captar potenciales clientes; especialmente, aquellas que tienen que ver con renovadas técnicas de marketing.

La economía digital, la red social y sus clientes potenciales

Todo ello en momentos en que pretende a la vez consolidarse la economía digital o electrónica, surgida merced a los avances en las tecnologías de la comunicación e información que, por otro lado, tenderán a determinar el crecimiento y el desarrollo económico y humano del futuro; de modo algo similar por cierto, a la forma en que el contexto climático actual, motiva el surgimiento de negocios medioambientales que se vislumbran trascendentales en la economía del mañana.

Y para no quedar rezagadas, diversas empresas empiezan a adaptar sus tradicionales formas de comunicación a instrumentos digitales o electrónicos como las redes sociales, a fin de seguir llegando a clientes, empleados y proveedores, en el contexto de la aplicación de renovadas estrategias empresariales; en especial, a cada potencial cliente en el que resulta finalmente todo integrante o usuario de red social.

La clave digital del marketing relacional y el marketing viral

En ese sentido, estrategias como el marketing relacional, dirigido a hacer que la empresa estreche vínculos permanentes y rentables con los clientes, con el fin de ofrecerles bienes y servicios acordes a sus necesidades y preferencias, empiezan a ser ampliamente utilizados; aunque adaptado al universo Web 2.0, con el nombre de Gestión de las Relaciones con el Cliente o Customer Relationship Management (CRM).

Y más concretamente el marketing viral, orientado básica pero no exclusivamente a campañas publicitarias en redes sociales; el que en época de crisis económica como la actual, resulta de vital importancia al resultar fácil de ejecutar, tener un coste relativamente bajo y obtener una tasa de respuesta elevada, actuando mediante procesos de autorreplicación viral como los virus informáticos, generalmente de boca a boca usando ordenadores personales o teléfonos móviles.