La quinua o quínoa (Chenopodium quinoa) es un pseudocereal, ya que es un grano parecido a otros cereales y con alto contenido en almidón, pero en realidad corresponde a la familia de la espinaca, la remolacha y la acelga.

Su cultivo se produce en los Andes de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y del Perú, siendo Bolivia el primer productor mundial.

Su producción se remonta a hace más de 3.000 años. Por ello, en Sudamérica su consumo es generalizado y se puede encontrar en cualquier tienda o gran superficie.

Sin embargo, en Europa no es muy conocido, puesto que los conquistadores en su día no exportaron este alimento. Actualmente, se puede comprar en algunos supermercados, herboristerías o tiendas especializadas.

Últimos estudios realizados en EE.UU. demuestran las cualidades nutricionales y beneficios que aporta la quínoa, lo que ha impulsado el consumo de esta.

La quínoa como alimento

  • Se trata de un alimento muy completo y de fácil digestión.
  • En primer lugar posee un excepcional balance de proteínas, grasa, aceite y almidón
  • Destaca también su alto grado de aminoácidos, básicos para el crecimiento y desarrollo mental durante la infancia.
  • Además es rica en hierro, calcio y fósforo y vitaminas, mientras que es pobre en grasas.
  • Posee propiedades anti-inflamatorias y cicatrizantes.
  • La quínoa tiene a su vez la gran ventaja de no contener gluten.
  • La quínoa contiene el doble de proteínas que los cereales habituales y menos carbohidratos.
Incluir este alimento en la dieta resulta fácil. Se puede comer solo o como acompañamiento de carnes o pescados. También se puede incorporar a la alimentación añadiéndolo a platos como sopas, ensaladas e incluso postres.

Cómo cocinar la quínoa

Se puede cocinar sola, en una cazuela con agua hirviendo y sal, durante 20 minutos. Suple a alimentos como el fideo o el arroz, y se mantiene hasta tres días.

También existen múltiples recetas realizadas con quínoa. Algunas de estas fáciles y rápidas de realizar:

  • Sopa de quínoa: Hervir la quínoa y la cebolla previamente. Cuando esté a medio cocer, se agregan zanahoria, tomate picado en cuadraditos, pescado desmenuzado, pimienta y perejil.
  • Endivias con quínoa: Una vez cocido el pseudocereal, retirar del fuego y dejar enfriar. Verter jugo de limón y escurrir la quínoa, rellenar las endivias y agregar tomate picado y queso cheedar. Decorar con semillas de Sésamo.
  • Bocaditos de salmón con quínoa: Sobre una tostada untar queso Philadelphia, añadir salmón ahumado y terminar con una cucharada de quínoa cocida.
La dieta actual influye notablemente en la salud de las personas. Reducir el consumo de patatas, arroz, harinas blancas, y reemplazarlos por la quínoa puede mejorar considerablemente la salud.