Los efectos de una dieta saludable basada en alimentos frescos y variados se traducen en un mejor bienestar físico, y exteriormente factores como una piel hidratada, nutrida y fresca delatan una buena alimentación. Las empresas de cosméticos han tomado buena nota de ello, y aplican cada vez más a sus productos de estética principios activos y elementos procedentes de los más variados alimentos.

Clases de alimentos incluidos en cosméticos

Las principales materias primas procedentes de alimentos se agrupan en base a la clasificación utilizada en nutrición. Las aplicaciones cosméticas más importantes para cada categoría son:

  1. Legumbres, tubérculos y frutos secos: la soja es la leguminosa con más aplicaciones. Existen múltiples productos cosméticos que tienen en su formulación el aceite o el extracto de alguno de sus componentes, como las isoflavonas, y son ideales para pieles maduras. Otras legumbres y tubérculos son menos utilizados, por ejemplo el polvo de judías adzuki como exfoliante de la piel o el almidón de patata como espesante y estabilizante. Los aceites de frutos secos son más comunes como ingredientes de la dermocosmética (nutritivos y protectores del cabello y para todo tipo de pieles)
  2. La leche y sus derivados: las proteínas son las más utilizadas y se emplean en productos hidratantes y protectores del cabello y piel. El yogur se usa como ingrediente cosmético.
  3. Carnes y pescados: las sustancias procedentes de animales casi no se utilizan en los cosméticos, no obstante hoy en día algunos productos como los extractos de caviar y ostras se incluyen en la cosmética de lujo de grandes marcas.
  4. Verduras y hortalizas: existen extractos de casi todos ellos, aunque solamente algunos son activos que se emplean habitualmente en cosméticos.
  5. Frutas: son las más utilizadas como activos cosméticos. Para preparados antienvejecimiento es común el uso de aceites de semillas, así como los cítricos para productos limpiadores e hidratantes.
  6. Cereales: arroz, avena y trigo son los más utilizados en cosméticos y son usados en forma de aceite del germen, harina de la planta o extracto de alguno de sus componentes.
Dieta y cosmética

No cabe duda de que una alimentación saludable favorece un buen estado y mantenimiento de la piel. En la dieta-cosmética hay que observar una serie de reglas:

  • El agua: para evitar un deterioro y envejecimiento prematuros de la piel es aconsejable aportar la cantidad de agua suficiente. Lo contrario produciría deshidratación y los efectos antes mencionados.
  • Vitamina C: es fundamental para la síntesis del colágeno, por lo cual una dieta rica en cítricos, verduras y hortalizas frescas es esencial para una piel sana.
  • Proteínas: hay que evitar las dietas sin proteínas, ya que el cuerpo las necesita como elástico natural. Hay que consumir de manera proporcionada productos como carne, pescado, huevos, lácteos o legumbres.
  • Vitamina A: en una piel sana y bien nutrida no puede faltar este elemento. Se encuentra en las grasas animales y en vegetales de color naranja-rojizo.
  • Mantequilla, lácteos no descremados y huevos: se recomienda su consumo periódico en el caso de dietas hipocalóricas o bajas en grasas.

Alimentos con propiedades cosméticas

Son múltiples las bondades de ciertos alimentos en la cosmética. A continuación se exponen algunos de los mas utilizados:

  • Tomate: astrigente, refrescante, equilibrante, antioxidante.
  • Pepino: suavizante, refrescante, astrigente, hidratante.
  • Zanahoria: tónico, suavizante, colorante, prolongador del bronceado.
  • Aguacate: suavizante, cicatrizante, antiarrugas, tratamiento para pieles secas.
  • Papaya: limpiador, cuidado de las pieles grasas, tratamiento para la celulitis.
  • Arándano: antiséptico, astrigente y preventivo de la fragilidad capilar.
  • Limón: antiséptico, tónico, despigmentante, cicatrizante, hidratante.
  • Piña: tónico, astrigente, cuidado de las pieles grasas.

Por unos cosméticos formulados con productos más naturales

La tendencia de las mejores marcas de cosméticos es incluir cada vez más elementos procedentes de alimentos en sus productos, ya sea por una estrategia de márketing o por exigencias de mercado. No cabe duda de que la mayoría de las personas utilizan productos de cosmética en mayor o menor medida. Por otro lado, la demanda se dirige mayoritariamente a lineas de producto que tengan en su formulación sustancias más naturales.

Por todo ello, las empresas cosméticas han llegado a la acertada conclusión de que cosméticos y alimentos forman el maridaje perfecto.