El hecho de que la zanahoria sea buena para la vista no es un mito. Sin embargo, no es la única propiedad beneficiosa de esta hortaliza que también puede ayudar a reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, degenarativas y cáncer. Asimismo, ayuda al buen funcionamiento del sistema inmunológico y potencia las defensas.

La vitamina A

La zanahoria es un alimento rico en beta-caroteno, un compuesto que tras ser absorbido por el organismo humano se transforma en vitamina A, esencial para la vista, para el buen estado de la piel y de los tejidos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. La insuficiencia de vitamina A produce ceguera nocturna.

Debido a su contenido en vitamina A, la zanahoria es recomendable para aquellas personas que tienen riesgo de sufrir carencias de esta vitamina, tales como niños y adolescentes en período de crecimiento y mujeres embarazadas.

También es aconsejable el consumo de productos ricos en vitamina A para personas propensas a padecer infecciones respiratorias, tales como laringitis, bronquitis o faringitis, o con la piel seca y escamosa.

Los beneficios de la zanahoria

El caroteno de la zanahoria protege la piel cuando se expone a los rayos solares, la mantiene hidratada y le proporciona un tono bronceado. Esta hortaliza es también un eficaz antioxidante que previene el envejecimiento prematuro y ayuda a la prevención de dolencias como el cáncer.

La zanahoria cruda contiene fibra que regula y favorece la función intestinal, lo que resulta beneficioso en caso de estreñimiento. Asimismo, al ser una fuente de vitamina A contribuye al desarrollo óseo de los niños.

Otro de los beneficios de esta hortaliza se encuentra en el yodo que aporta al organismo. Este mineral es necesario para el funcionamiento correcto de las hormonas tiroideas, que intervienen en el desarrollo del feto. Además, comer zanahoria cruda ayuda a fortalecer los dientes y las encías y, al ser un estimulante del apetito, resulta adecuada para personas que padecen anemia o depresión.

El zumo de zanahoria

El zumo de esta hortaliza es bueno para hacer gárgaras, ya que combate la afonía. Asimismo, combinado en infusión con leche o miel es bueno para la tos, la bronquitis, los catarros y para aliviar el asma, ya que actúa como un limpiador de las vías respiratorias.

Aunque el caroteno aporta beneficios al organismo humano, no se recomienda tomar este componente aislado o en combinación con otros suplementos vitamínicos. Diversos estudios realizados han demostrado una mayor incidencia de cáncer de pulmón en los fumadores que tomaban caroteno.