La historia del cine ha estado cargada de películas controvertidas; y, si bien, hay una cierta concordancia entre naciones a la hora de repeler algún film (La Vida de Brian, por ejemplo), lo cierto es que en cada país se encuentran debates que ocasionarían la risa en otros. También la distancia temporal deja anécdotas extrañas: Pistoleros de Agua Dulce, de los Hermanos Marx, fue prohibida en Irlanda en 1931 por "incitar a la anarquía".

Este artículo recoge algunas de las películas más polémicas. Han encolerizado, repugnado y angustiado a millones de espectadores.

Freaks (1932), una parada de monstruos creada por Tod Browning

El relato de amor y desamor de un enano y la trapecista estrella del circo donde trabajan no fue del gusto de todos. Tod Browning, que también dirigió el Drácula de Bela Lugosi, simpatiza totalmente con el protagonista y con los amigos que presentan diferentes y reales, sin maquillaje, tipos de malformaciones; el director les regala un final donde la venganza se sirve fría y que está acompañada de una ya clásica tormenta.

La Metro-Goldwyn-Mayer retiró las copias de La Parada de los Monstruos inmediatamente después de su estreno. Pero antes de eso ya se avisaba en los cines sobre las incómodas y terroríficas escenas de la película, con comentarios del tipo "no recomendada para adultos que no estén en condiciones normales de salud" (según recoge el libro Freakery, de Garland Thomson). Freaks no volvió a ponerse a disposición del público hasta 30 años después, en 1962.

La Pasión de Cristo (2004), Mel Gibson muestra la tortura de Jesucristo

La particular percepción de Mel Gibson sobre la traición de Judas, el apresamiento de Jesucristo, su tortura y crucifixión levantó ampollas entre el catolicismo a la vez que se convirtió en una de las películas más taquilleras de la historia del séptimo arte. Despachada, injustamente, con simples comentarios como el del escritor Geza Vermes ("dos horas de brutalidad y violencia gratuita"), La Pasión de Cristo confirmó la enorme calidad como director del protagonista de Arma Letal.

No deja de ser curioso que Gibson, católico reconocido, fuera principal objeto del debate por dirigir una ¿realista? nueva mirada del dolor y martirio de Jesús y, sobre todo, por el aparente sentimiento anti-judaico mostrado en la película. La Pasión de Cristo es emotiva y visceral, y precisamente esa visceralidad es parte sine qua non del mensaje final del film.

La Naranja Mecánica (1971), una distopía llena de violencia y sexo

La polémica película de Stanley Kubrick (una de ellas) protagonizada por el inglés Malcom McDowell entró en el mercado estadounidense por la puerta grande...o por la pequeña, según se mire. La calificación X que obtuvo no hizo más que ayudar a la popularidad del film del director de El Resplandor. "Sin Moral", "absurda fantasía futurista" y "obscena" fueron los comentarios que los críticos y personajes públicos le dedicaron a esta violenta y excesiva distopía.

No se sabe a ciencia cierta si la película fue prohibida en Gran Bretaña por la cruda visión que ofrecía sobre el gobierno o porque Kubrick pidió expresamente que la retiraran de los cines debido a las amenazas de muerte que el realizador estaba recibiendo. Lo cierto es que La Naranja Mecánica volvió a las estanterías de videoclubs británicas en 2000, pocos después de la muerte de Kubrick.

El Ciempiés Humano (2009) y su segunda parte, Tom Six crea conmoción

La delirante y rompedora película del holandés Tom Six se abrió hueco en el mercado cinematográfico para revolver estómagos y volver a plantar entre la audiencia la eterna pregunta "¿Qué es arte?" Y es que pocos filmes han ido tan lejos como El Ciempiés Humano, en la cual un mad doctor secuestra a tres jóvenes y los une a través de los sistemas gástricos. El médico loco, interpretado por Dieter Laser, ya forma parte por "méritos propios" de la lista de personajes más terroríficos del cine.

Habrá que esperar lo que ofrece la segunda parte de El Ciempiés Humano. Teniendo en cuenta que en Inglaterra ha sido prohibida antes de su estreno por ser "ofensiva y peligrosa" (sic), está claro que Six dará una nueva vuelta de tuerca e irá más allá de lo imaginable. Curiosamente, el propio director hizo pública una carta que envió al organismo que regula las clasificaciones de las películas en Gran Bretaña y en la que preguntaba "¿acaso un buen film de terror no debe ser terrorífico?... una pregunta que no ha conseguido levantar su exclusión de los cines y una censura que no evitará la tercera parte de la película, prevista para 2013.

Calígula (1979), violencia brutal y sexo explícito

Malcolm McDowell volvió a protagonizar otro atentado contra el buen gusto, o al menos así es como consideraban los detractores a Calígula. Dirigida por el experto en cine erótico Tinto Brass, el film es una obra que ponía en imágenes un guión acerca de las orgías, perversiones y violencia a la que la que la antigua Roma se entregaba. Nunca se habían visto escenas sexuales explícitas en un producto de ínfulas comerciales y con prestigiosos actores ingleses.

John Gielgud, Peter O´Toole y Helen Mirren se pasearon por el film del controvertido director italiano, siendo además la película erótica más cara de la historia del cine. La recepción en la taquilla (con luchas judiciales antes del estreno) y por parte de la crítica fue mediocre; tanto Brass como el guionista norteamericano Gore Vidal renegaron del film al acusar al productor, el dueño de la revista erótica Penthouse, de impregnar el producto con su propia visión.

Muchas otras cintas se escapan, inevitablemente, de este artículo. Ahí quedan La Última Tentación de Cristo; El Último Tango en París; La Violencia del Sexo o la reciente y brutal A Serbian Film, famosa también por meter al analista de cine y director del festival de Sitges, Ángel Sala, en varios líos.