Desde tiempos remotos, la tecnología ha estado presente en las actividades humanas y su fin primordial ha sido brindar confort y comodidad a sus usuarios. Desde la invención de la rueda y la palanca, pasando por la máquina de vapor, el lápiz y la pluma fuente, la trituradora de basura, los cubiertos para comer, el encendido eléctrico del automóvil, el rayo láser aplicado a la medicina, el microscopio, hasta los satélites, los teléfonos celulares, el Iphone, la computadora, el Internet.

La mayor parte de la tecnología, sin embargo tiene poca presencia en las instituciones escolares y es infrautilizada para fines educativos. Esto no significa que no haya investigaciones y propuestas metodológicas puestas en práctica; se trata mejor dicho de un desfase entre el desarrollo de las nuevas tecnologías y su aplicación en las escuelas de educación básica y media.

Uso de las nuevas tecnologías y el enfoque por competencias

El impacto y la transformación que están produciendo las nuevas tecnologías de la información y la comunicación en los modos de enseñar y de aprender son importantes, aunque no con la rapidez que la sociedad del conocimiento demanda. El crecimiento exponencial del conocimiento demanda de herramientas y medios en los cuales puedan confluir y ser utilizados en diversas actividades científicas, tecnológicas o educativas.

Esto a su vez, demanda un desarrollo de competencias en los usuarios de dichas tecnologías; competencias que relacionan el campo educativo (aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a ser y aprender a vivir juntos) con el campo laboral.

Factores positivos de la tecnología en las aulas

Entre los argumentos que se pueden esgrimir a favor del uso de la tecnología en las escuelas, destacan:

  • Son excelentes herramientas que ayudan a mejorar las competencias comunicativas, dado el realismo que pueden tener ciertos programas, como la velocidad de interacción. Auxilian en la enseñanza del español, la literatura y otra lengua extranjera, ya que se basan en procesos de la comunicación y el tratamiento automático de la información.
  • Permiten el tratamiento digitalizado de todos los códigos, sean visuales (íconos), musicales o audiovisuales, lo que permite una aplicación en asignaturas como Educación Artística.
  • Facilitan el tratamiento y construcción de mensajes audiovisuales, explotando los intereses lúdicos de los niños de preescolar y primaria. Su aplicación es diversa y permite abordar temáticas de Formación Cívica y ética, o bien para introducir a los pequeños en el uso de la computadora en el aula.
  • Son medios flexibles para acercarse y construir el conocimiento desde varias formas de trabajo, favoreciendo los procesos de enseñanza y de aprendizaje en aquellos alumnos con diferentes ritmos y estilos de aprendizaje, o con algún tipo de discapacidad.
  • Permiten recrear mundos reales en la virtualidad, facilitando la presentación de contenidos y temas científicos, humanísticos y tecnológicos. Dicho de otra forma, permite llevar al salón de clase realidades y sitios que difícilmente podrían ser visitados por los alumnos. De igual forma, realizar experimentos que de otra forma sería imposible hacer por los costos que implicaría o la imposibilidad real de llevarlos a cabo (simulaciones de terremotos, construcción de ciudades y su impacto, etc.)

Utilidades de la computadora en el campo educativo

Refiere A. Colom Cañellas (1988) al menos tres formas de concebir la computadora en la educación:

  1. Como objeto de estudio (Formación teórica y conceptos básicos; formación técnica, uso del ordenador y programación)
  2. Como medio didáctico (Aprendizaje a través de la computadora o Enseñanza Asistido por Ordenador; aprendizaje con la computadora -como herramienta intelectual-)
  3. Como instrumento (Administración y gestión escolar; investigación en el campo de los medios)
Es importante destacar que la decisión de incorporar la tecnología en las tareas escolares (para la enseñanza o el aprendizaje) presenta ventajas y limitaciones. Importante es entonces que el docente tenga claridad ante estas circunstancias, para valorar un uso adecuado y efectivo de las herramientas tecnológicas, teniendo como propósito el desarrollo de competencias y el logro de aprendizajes de los alumnos.

Cómo y para qué usar la computadora en la escuela

Estas dos cuestiones deben estar claras para el profesor. Si tiene preciso para qué usar la tecnología (para enseñar, para que el alumno la utilice y aprenda o para labores administrativas), estará dando el primer paso para una optimización en su uso.

En lo concerniente al cómo, el docente debe tener claro el diseño de actividades a desarrollar utilizando la computadora, sea en el salón, en el aula de medios o por parte del alumno, en casa. Una planeación didáctica bien diseñada, incorpora la computadora con actividades intencionadas y articuladas, privilegiando lo que se pretende que alumno aprenda.

Los programas educativos y las actividades en clase

Las actividades que se pueden desarrollar, adaptadas del libro Nuevas Tecnologías aplicadas a las didácticas especiales de Manuel Cebrian de la Serna (Ed. Pirámide. Madrid, España. 2000), estarán en función de los programas o software disponible:

  • Programas de ejercicios: actividades de repaso, práctica.
  • Tutoriales: actividades de aplicación, intuición y comprensión
  • Simuladores, juegos de estrategia: actividades de aplicación, intuición y comprensión
  • Programas pedagógicos (educativos): actividades de investigación, aplicación, comprensión
  • Gestor de bases de datos, hojas de cálculo (Excel), estadística: actividades de actuación y realización de tareas.
  • Procesadores de texto (Word), de dibujo (p. ej. Corel Draw), de música y sonido: actividades de actuación, realización de tareas.
  • Navegadores de red (Internet), programas de comunicación en tiempo real (chats), redes sociales, correo electrónico: actividades de búsqueda, selección y aplicación de la información, comunicación, recepción y expresión.
Es importante que el docente se atreva a utilizar las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, incorporándolas como herramientas de enseñanza en su planeación cotidiana, ya que de esta forma estará dando respuesta a las necesidades de aprendizaje de los alumnos de hoy.