Suenan gritos o silencios de esperanza: no puede ser casual que en numerosos lugares del planeta la gente esté harta de sus respectivos políticos.

No podríamos asistir a este reguero de manifestaciones de todo tipo sin tener en cuenta el papel democratizador que han jugado las nuevas redes sociales: Twitter, Facebook, YouTube, etc.

Solo a título de ejemplo relatamos algunas de las últimas movilizaciones en diversos lugares del mundo.

Las revueltas en los países islámicos

Durante el mes de protestas, sin precedentes, decenas de personas han muerto por la represión oficial, lo que no ha hecho sino soliviantar aún más los ánimos de un país cansado de la corrupción, el nepotismo y la alta tasa de desempleo. De hecho, los incidentes comenzaron cuando, el pasado 17 de diciembre, un joven licenciado que vendía verdura se prendió fuego frente a un edificio oficial en Sidi Bouziz después de que un policía le abofetease y se le retirase el permiso para vender. Murió el 6 de enero.” Nos explica Juan Miguel Muñoz en su artículo de El país: "La revuelta popular en Túnez fuerza la salida de Ben Ali".

Túnez marcó el inicio de las revueltas en los países islámicos, saliendo de esa inamovilidad social a la que nos tenían acostumbrados. Sin lugar a dudas el factor fundamental de las revueltas era político, social y económico, larvado en muchas pequeñas luchas durante años de silencio de la mayoría de medios de comunicación occidentales y más aún de los medios nacionales de los países islámicos.

Sin el empuje que han permitido dar las redes sociales hubiera sido imposible conseguir un altavoz suficientemente potente para poder organizar las revueltas con éxito.

México: Marcha por la Paz y la Justicia

“Por ello, es necesario que todos los gobernantes y las fuerzas políticas de este país se den cuenta que están perdiendo la representación de la nación que emana del pueblo, es decir, de los ciudadanos como los que hoy estamos reunidos en el zócalo de la Ciudad de México y en otras ciudades del país.” Con estas palabras del discurso de Javier Sicilia al finalizar la marcha el domingo 8 de mayo de 2011, se puede sintetizar el desencanto de multitud de mexicanos ante la situación actual.

Impensable el éxito obtenido por los convocantes sin la ayuda de las redes sociales, una ardua labor de información realizada a través de las redes sociales ha posibilitado atraer a multitud de personas a las muchas manifestaciones convocadas en México y en muchas ciudades del resto del mundo.

España: ¡Democracia real ya!

La plataforma ¡Democracia real ya! : convoca a toda la ciudadanía a salir a la calle el día 15 de mayo de 2011 a las 18:00 horas, bajo el lema “¡Democracia real ya! No somos mercancía en manos de políticos y banqueros”

No se sabe qué pasará el día 15 de mayo, pero este grupo de ciudadanos, en su mayoría jóvenes, han trabajado intensamente en las redes sociales, consiguiendo un gran apoyo. Hemos de esperar para comprobar que los seguidores de la plataforma están tan dispuestos a salir a la calle como a hacer clic en los links de las redes sociales.

El mundo está cambiando definitivamente de las manos de las redes sociales. Estos nuevos medios de comunicación permiten a los ciudadanos, de una forma individual, interactuar con los demás para informarse, comunicarse y organizarse. Este contacto individual, cuando se agrega a los grupos que se conforman en todas las redes sociales, logra formar un colectivo o colectivos muy amplios, estos colectivos sociales pueden ser capaces de trasformar la realidad.