La presión y la insistencia de los medios de comunicación a veces juegan malas pasadas a los jugadores, entrenadores y presidentes del mundo del futbol. Ruedas de prensa, declaraciones, presentaciones, cualquier lugar es bueno para equivocarse.

Es cierto que los jugadores están sometidos a mucha presión y que en cualquier momento pueden tener un lapsus, pero también es verdad que hay errores imperdonables que son fruto de la incultura.

Jugadores que se confunden de equipo

En la Liga española tenemos el caso de Miguel Ángel Ferrer “Mista”, que a su llegada al Atlético de Madrid comentó sin mucho acierto: “Tengo ganas de ir a la Cibeles”.

Por su parte Mascherano el día de su presentación con el Liverpool dijo considerarse un “Red Devil”.

Robinho no se quedó atrás, y el día de su presentación con el Manchester City, dijo: “Estoy encantado de llegar al Chelsea”.

Guti afirmó estar encantado en el Besiktas jugando la Champions, pero debe ser en sueños porque el equipo turco solo juega Europa League.

Se confunden de competición

Aquí rescatamos la frase de Flavio Conceiçao, por entonces jugador del Real Madrid. Tras la eliminación del equipo blanco a manos del Toledo a partido único dijo: “Confiamos en remontar en el partido de vuelta”.

Otro madridista, pero esta vez de la plantilla actual, Sergio Ramos, la lío tras finalizar el partido de Champions frente al Lyon. El defensa dijo que fue una lástima no haberse llevado los tres puntos. Es normal que no se los llevara, más que nada porque en octavos de final no hay puntos en juego.

Ramos es un especialista en liarla. También nos dejó otra para el recuerdo, cuando aseguró que le tenían respeto a Lituania “porque está llena de internacionales”.

Otro que se confundió entre equipos y selecciones fue el exjugador irlandés Steve Lomas, que dijo: “Alemania es un equipo muy difícil. Juegan con 11 internacionales cada vez”.

Cuando se confunden idiomas, países y religiones

Francesco Totti protagonizó una pifia histórica. Un periodista le dijo: “Totti Carpe Diem", a lo que “Il capitano” respondió: “Ya sabéis que no hablo inglés”. Todo un conocedor de las lenguas el capitán de la Roma.

El jugador galés Ian Rush protagonizo una muy divertida, cuando admitió que no se acostumbró a su paso por la Juventus: “No pude acostumbrarme a vivir en Italia, era como vivir en un país extranjero”.

Otro caso increíble fueron las declaraciones de Mark Drapen, que afirmó: “Me gustaría jugar en un equipo italiano. Como el Barcelona”.

Otro caso a estudiar es el de David Beckham, que nada mas nacer su hijo Brooklyn fue preguntado acerca de su bautizo, a lo que respondió: “Brooklyn será cristianizado, pero no sé todavía a qué religión”.

Otra protagonizada por un jugador del Real Madrid fue la de Raúl Albiol, que afirmó ir a Austria “para ver a los canguros”.

Frases sin sentido que se contradicen ellas mismas

Míchel, el actual entrenador del Getafe, en un acto de lucidez dijo: “No ha sido gol, porque se ha ido fuera”.

Otro que se lió solo fue Mark Viduka, jugador australiano del Newcastle, cuando llego a afirmar: “No me importaría perder todos los partidos siempre y cuando ganemos la liga”. Algo que parece poco probable.

El astro brasileño Ronaldo afirmó un buen día: “Perdimos porque no ganamos”.

Por su parte el mítico exjugador Paul Gascoigne dijo: “Tuve 14 amonestaciones esta temporada, 8 de ellas fueron mi culpa, pero 7 se podrían discutir”.