Con varias decenas de películas adaptadas desde sus novelas y con cientos de historias escritas, Stephen King ha sido bautizado con el nombre de "maestro del terror". Desde que escribiera "Carrie" y saltase a la fama, ha lanzado al mercado, al menos, una novela al año. Como todo escritor prolífico, en sus obras hay muchas luces, pero también muchas sombras. Es destacable que no todas sus historias son del género terrorífico.

Como con cualquier autor, es importante saber qué novelas tienen más calidad y cuáles han aburrido a cientos de lectores. Muchas de las adaptaciones cinematográficas están, en cuanto a su calidad, muy por debajo de sus padres literarios. Por eso, un análisis de lo más interesante de su obra ayudará a descubrir a un autor que puede hacer pasar ratos agradables (aunque sea bajo terroríficas historias).

La primera época

Las novelas del King más joven son, como en todo autor, las más originales. "Carrie", la primera con la que tuvo éxito, es una perfecta historia de adolescentes en la que se mezcla la tiranía materna más extrema con la crueldad juvenil, todo bajo el prisma de los poderes paranormales. Es una delicia para todo aquel que no lo haya leído. El "Misterio de Salem's Lot" es una de las mejores historias de vampiros que nunca se hayan escrito.

"El resplandor" no es tan buena novela, tiene un ritmo atropellado, pero la fama de la interpretación de Jack Nicholson en la adaptación al cine por Kubrick la mitificó. "La zona muerta", sin embargo, no tuvo tan buena acogida en el cine y es una historia que mantiene una gran intriga hasta el final del libro (King huye en ella del terror, pero sigue sumergido en las ciénagas de lo paranormal). "La larga marcha", escrita con el seudónimo de Richard Bachman, es una de sus novelas cortas más interesantes y mejor escritas.

Afianzado en el estrellato

La mejor época de King, según muchos de sus fans, es la de la década de los 80. Con varias de sus obras ya en pantalla, escribe "It", una de sus novelas de terror más completas. Con ella hace un magnífico análisis del mundo adolescente y de sus problemas; la adaptación cinematográfica no está a la altura de esta gran obra. "Misery" es otra gran novela, muy bien adaptada al cine; con ella Kathy Bates fue lanzada al estrellato mediante un Oscar de la academia.

Como Bachman, escribió "El Fugitivo", que también sería llevada al cine, con Schwarzenegger como estrella; una nueva crítica a los reality shows, tal como lo había sido "La larga marcha". Comienza en esta época la heptalogía de "La torre oscura", que culmina en 2004, solo para incondicionales.

Los 90, madurez creativa

Empieza la década de los 90 con "Apocalipsis", la versión extendida de una novela anterior llamada "La danza de la muerte"; sin lugar a dudas es mejor la versión completa; se trata de un gran análisis de la sociedad actual (como siempre, bajo el prisma de lo paranormal). "La tienda" es también una gran novela, con los deseos y las perversiones humanas como fondo.

"El juego de Gerald" es una de sus novelas más interesantes, alejada (salvo momentos puntuales) de lo paranormal, cuenta la historia de un juego sexual que no sale bien. "El pasillo de la muerte" fue adaptada al cine con el nombre de "La milla verde"; inicialmente fue lanzada como novela por entregas y tiene un ambiente carcerlario mágico que sirve de excusa para hablar de la bondad y la maldad del género humano.

Tras el accidente

Stephen tuvo un serio revés con un coche en el año 1999; casi acabó en la tumba. Ese accidente no le impidió seguir lanzando al mercado una novela anualmente. Para muchos las ideas ya se le habían agotado y para otros el accidente le hizo perder reflejos literarios. En cualquier caso, los títulos de la década del 2000 no han alcanzado la calidad que tuvieron los antes nombrados. Con "La cúpula" ha vuelto a su estilo más clásico, con muchos personajes entrelazando historias, pero la fuerza del libro se deshincha ligeramente al final de la historia.