Suele considerarse el punto álgido tanto del poderío como de la eficiencia del sistema del principado la época de los Antoninos y, dentro de ésta, el reinado del emperador Trajano.

Aquí vamos a ocuparnos de cuáles eran y como estaban desplegados los principales instrumentos militares de ese poderío, es decir, las legiones.

Las observaremos justo antes del inicio de las campañas de Trajano contra los dacios, que significaran una extensión territorial del Imperio y un cambio en la política romana respecto a sus fronteras, por un breve espacio de tiempo –de hecho, se limitará prácticamente al gobierno de Trajano- Roma cambiará su política exterior y pasará de asegurar sus fronteras a una política de conquista de nuevos territorios.

El número de legiones

El número total de legiones en el Alto Imperio será de veintiocho, establecida tal cantidad de tropas por Augusto no se modificarán bajo Trajano, como tampoco el hueco numérico dejado en ellas por las tres legiones aniquiladas por los germanos en la batalla del bosque de Teutoburgo, esto es la XVII, XVIII y XIX legiones, al mando de Quintilio Varo. Se repondrá el número de legiones pero lo que no se hará nunca es reponer los nombres y número particular de las legiones aniquiladas:

“En tiempos de Augusto el número de legiones es de 28, aunque la derrota de Varo reduce esa cantidad a 25, cifra que se mantendría hasta la muerte de Octavio. Todas esas legiones tienen una función principal de cobertura y no hay más ejército de reserva que las pocas cohortes pretorianas que puede llevar el emperador o los veteranos que habitan la región y que se transforman en evocati. Un tal ejército defensivo empezó por asentar las fronteras apoyándose en obstáculos naturales aunque la insuficiencia de éstos pronto obligaron a la creación de un limes o frontera artificial: trincheras con foso, empalizadas, muros, torres de vigía y fortines. Todas las construcciones y dispositivos se conectan con pistas, caminos y vías que permiten a las legiones situadas en retaguardia acudir rápidamente a taponar la brecha.”

(Antonio Diego Duarte Sánchez, “El ejército romano” páginas 53-54)

El número de las legiones sobre el año 100 de la era común vuelve a ser de veintiocho –tras la muerte de Augusto se reponen las que faltan- pero sigue respetándose la tradición de no nombrar a ninguna con los números de las masacradas en Teutoburgo.

Nombre y despliegue de las catorce primeras legiones

  • La I Audiutrix. Es una legión sin ubicación fija, sirvió en Italia, Dalmacia y Mesia.
  • La I Minerva. Fue creada por Domiciano, precisamente su nombre deriva de la deidad escogida por este emperador como su protectora, en época de Trajano tenía unos veinte años de antigüedad, por lo cual se la podía considerar de nuevo cuño, como la I Audiutrix ha estado de servicio en Dalmacia y Mesia.
  • La II Audiutrix. Como la I Audiutrix es una legión con origen en la marina, fue creada por Vespasiano durante la guerra del 69 e.c. estuvo en el Rin y en Britania, luchando en Gales y haciendo incursiones en Escocia, posteriormente se reubicó a la frontera con Dacia, en Singidunum (Belgrado), en ella se hallaba el futuro emperador Adriano.
  • La II Augusta. De origen hispano, la reconstituyó Augusto, en esta época se encontraba estacionada en Britania.
  • La III Augusta. Situada en el África romana, tiene por emblema un Pegaso.
  • La III Cyrenaica. Se encontraba en Egipto.
  • La III Gallica. Pese a su origen galo en la época de Trajano se halla situada en Siria, su situación vigila tanto a Judea como a la frontera con Partia. Su emblema es un toro-
  • La IV Flavia Felix. En origen se llamaba Macedónica, fue creada por Julio César y, como su nombre indica, fue rebautizada por Vespasiano.
  • La IV Scythica. Fue creada por Marco Antonio con tropas procedentes del Mar Negro, durante la batalla de Accio se pasó a Augusto.
  • La V Macedónica. Su ubicación habitual es la frontera nordeste del Imperio, si bien, durante la guerra judía se unió como refuerzo a las tropas de Vespasiano, antes de la campaña Dacia se encontraba apoyando en esa frontera a la II Auditrix. Tiene como emblema un toro.
  • La VI Ferrata. Apoyó a Vespasiano durante la crisis del 69. Durante el reinado de Trajano se encuentra inicialmente situada junto a la frontera del Éufrates.
  • La VI Victrix. Tiene su guarnición en Vétera, junto al Rin, donde relevó a la IV Flavia Felix, hace labores de control fronterizo.
  • La VII Gemina. De ella procede el propio Trajano, que fue su legado. La legión es el resultado de la fusión de dos legiones –la I Germánica y la VII Hispania-. Su guarnición es la Península Ibérica, será tan permanente que dará nombre a la ciudad de León.
  • La VII Claudia. Luchó junto a Julio César, Octaviano y Vespasiano, en el año 42 e.c. se encontraba de guarnición en Dalmacia.

Numeración y nombre de las legiones

La numeración y nombre de las legiones puede deberse a diversos factores, algunas de ellas son realmente “antiguas” en la época de Trajano, ya que su creación viene de la época de Julio César, en el último período de la Roma republicana, en general casi todas se remontan a César o bien a Augusto, en algún caso a sus sucesores –como la I Audiutrix creada por Nerón si bien no para ser una legión normal sino una especie de cuerpo de infantería de marina, proyecto desechado a su muerte- y, en otras ocasiones, lo que sucede son reformas o fusiones de alguna legión, hay algún caso especial como la legión gálata de la que se apropió Augusto o bien otras que pese a haber luchado con Marco Antonio se mantienen en el esquema de Octavio Augusto.

Ese ejército augusteo es el que manejará Trajano para realizar la sorprendente expansión del Imperio. Sorprendente por cuanto supone una interrupción radical –si bien momentánea- de la política de fijación de fronteras.