Es un hecho que toda persona que emprende un negocio posee una personalidad que le facilita iniciar y mantener una empresa; sin embargo el poseer ciertas cualidades innatas no siempre garantiza que la empresa obtendrá el mejor resultado posible, generará ganancias o creará empleos.

Así como la administración requiere un cuerpo de conocimientos teóricos que el empresario debe conocer para gestionar eficientemente su negocio, existe una serie de habilidades gerenciales que le proporcionan al dueño, director, gerente o ejecutivo de cualquier grupo social las competencias laborales idóneas para desarrollar un productivo uso de los recursos que están a su cargo.

Las habilidades gerenciales crean empresas competitivas

De acuerdo con los estudios realizados por organizaciones internacionales tales como la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico), la OIT (Organización Internacional del Trabajo) y otras similares, el que los altos ejecutivos de las empresas, independientemente del tamaño de las mismas, desarrollen ciertas habilidades para la gestión del grupo social a su cargo mejora significativamente la productividad y los beneficios económicos obtenidos por la empresa.

Las habilidades que regularmente se busca desarrollar o incrementar en los directivos son:

  • Análisis de información
  • Toma de decisiones
  • Administración del tiempo
  • Negociación
  • Motivación
  • Coordinación
  • Administración de proyectos
  • Trabajo en equipo
  • Administración de riesgos

El diagnóstico de detección de necesidades

El primer paso para identificar las habilidades gerenciales que requiere un ejecutivo o directivo para mejorar sustancialmente su trabajo es la detección de necesidades de capacitación. Esto se logra a través de la aplicación de un diagnóstico que incluye entrevistas directas, cuestionarios, observación y otras técnicas e instrumentos de investigación.

Un diagnóstico fácil de aplicar para obtener las habilidades a desarrollar se consigue comparando el currículum de los directivos con el perfil del puesto que ocupa, de esta manera tendremos una clara idea de lo que se debe desarrollar para mejorar su desempeño.

Si no existen perfiles de puestos es buen momento para empezar a realizarlos.

La capacitación desarrolla las habilidades gerenciales

Al hacer un inventario de habilidades se puede diseñar como segundo paso un programa de capacitación y desarrollo enfocado a la adquisición, incremento o mejora de aquellas competencias gerenciales que se hayan detectado que son prioritarias para equilibrar la efectividad del directivo y con ello obtener resultados favorables que sean evidentes en la organización.

Las opciones para desarrollar las habilidades gerenciales son varias: Cursos, talleres, seminarios, dinámicas vivenciales y otras, sean presenciales, virtuales o mixtas. Lo importante es buscar una combinación de todas estas que coadyuven a maximizar la curva de aprendizaje en el tiempo mínimo y optimizando el uso de recursos.

La capacitación se imparte empezando con los directores y gerentes

La necesidad de capacitación no es exclusiva de los niveles bajos de la estructura organizacional, de hecho, son los altos niveles jerárquicos (léase los jefes) los que requieren de constante preparación para cumplir con sus tareas ya que su responsabilidad es mayor que la de los niveles operativos, por tanto, es indispensable que cuenten con la mejor preparación tanto académica como práctica y esto se obtiene adquiriendo destrezas y habilidades gerenciales periódicamente.

Las habilidades gerenciales se pueden mejorar continuamente

Algunos directores y gerentes piensan que con uno o dos cursos o seminarios que tomen en algún momento de su carrera es suficiente para desempeñarse correctamente, sin embargo, esta forma de pensar es incorrecta ya que para entender la necesidad de la mejora continua valdría la pena utilizar una analogía: Cuando un bailarín aprende un nuevo paso de baile ¿es suficiente que lo practique una o dos veces al mes? ¿o lo practicará todos los días hasta dominarlo a la perfección para poder lucirse en ocasiones especiales, concursos o presentaciones?

Las habilidades gerenciales requieren constante práctica y concienzudo estudio hasta lograr su completa comprensión y facilitar su aplicación cuando sea necesario hacerlo. Por supuesto, algunos directores o gerentes poseen un dominio óptimo de algunas de estas competencias laborales, sin embargo, difícilmente tendrá suficientes habilidades de manera innata. Es un hecho que necesitará complementar su inventario de habilidades capacitándose en aquellas en las que tenga menor capacidad o de aquellas de las que carezca.

Los mejores directores y gerentes son los que se capacitan de forma planificada

Las habilidades gerenciales incrementan la capacidad de gestión de los directores y ejecutivos responsables de gestionar las empresas para alcanzar cada vez mayores beneficios; razón por la cual están conscientes de que es conveniente diseñar un programa anual de capacitación y desarrollo de sus habilidades gerenciales que coincida con el desarrollo de la planeación estratégica y táctica de forma tal que refuerce la capacidad de la empresa para alcanzar sus objetivos. Los mejores directivos son los que saben que todos deben capacitarse continuamente.

Las habilidades gerenciales no son un lujo, son una herramienta de gestión

Es vital que los empresarios micro, pequeños, medianos y grandes; todos, estén conscientes de que las habilidades de sus directores y gerentes no son un lujo, es indispensable que sepan gestionar correctamente a sus equipos de trabajo para obtener de ellos el máximo rendimiento en beneficio de todos los que forman la empresa, y con ello beneficiar a los clientes externos de la misma: Gobierno, proveedores, inversionistas y comunidad en general.

En la medida en la que se entienda el papel de un buen directivo y su capacidad para gestionar los recursos de la empresa, se verá que vale la pena invertir (que no gastar) en el desarrollo de sus habilidades gerenciales.