A falta de conocer a sus triunfadores, la Eurocopa 2012 ya ha señalado a sus grandes perdedores. Holanda encabeza este grupo de fracasos porque llegó a este torneo siendo la subcampeona del mundo y cayó a las primeras de cambio, pero entre las decepciones también hay que incluir a Inglaterra y Francia, a pesar de que estos dos combinados sí llegaron a los cuartos de final. Y tampoco hay que olvidar a las dos anfitrionas, Polonia y Ucrania, que se quedaron fuera en los grupos más flojos del torneo.

Holanda, de sucampeón del mundo a eliminado a la primera

De la subcampeona del mundo cabía esperar mucho más que el decepcionante papel que jugó Holanda en el grupo B, en el que perdió sus tres encuentros. Era el bautizado como grupo de la muerte, pero la modesta Dinamarca, también eliminada en el mismo, hizo un papel mucho más digno. Sólo Irlanda, en el grupo C, marcó menos goles que Holanda en el torneo y sólo esas dos selecciones dejaron Polonia y Ucrania sin sumar un solo punto. Y siendo malos los resultados, peor aún han sido las sensaciones que dejó el combinado de Van Marwijk.

Fracasó rotundamente su apuesta por un doble mediocentro de músculo, el formado por Van Bommel y De Jong, y la suplencia del máximo goleador en la clasificación, Huntelaar, fue un lastre excesivo para el equipo. Poco quedó del juego notable que desplegó en Sudáfrica y sus estrellas tampoco estuvieron a la altura de las circunstancias. Van Persie, máximo goleador de la Premier, se quedó con un solo gol, el individualismo de Robben no funcionó y sólo Sneijder, que no quiso jugar en el mediocentro para ocupar posiciones más adelantadas, dio la cara en algunos momentos.

Inglaterra y la maldición de los penaltis

Inglaterra lleva tanto tiempo entre las decepciones que, si sigue por este camino, pronto saldrá de esta lista por ser previsible su fracaso. Lo cierto es que el del combinado dirigido por Roy Hodgson es un fracaso matizable. Sin un gran juego pero aprovechando al máximo sus puntos fuertes, pasó la fase de grupos ocupando la primera plaza, por delante de Francia, y se despidió de la Eurocopa sin perder un solo partido. Lo hizo derrotada por Italia y como casi siempre: en los penaltis. Seis de las últimas ocho eliminaciones de Inglaterra en Eurocopa o Mundial llegaron en las tandas desde los once metros.

Curiosamente, a su última semifinal accedieron así, derrotando a España por penaltis. Fue en la Eurocopa de 1996. Desde que Lineker fue el máximo goleador del Mundial de 1986, han perdido la oportunidad de brillar con la selección grandes jugadores como Gascoine o Beckham. Esta Eurocopa era la última oportunidad para Gerrard. Y aunque también es cierto que los ingleses llegaron a este torneo con muchas bajas y con la sanción de dos partidos a Rooney, lo cierto es que los inventores del fútbol y campeones del mundo en 1966 hace mucho tiempo que perdieron un lugar de honor en su historia reciente.

Francia, sin personalidad

España eliminó a Francia en los cuartos de final, pero el combinado de Laurent Blanc nunca tuvo opciones reales de pasar ni personalidad para hacerlo. La asunción de su derrota con los dos goles de Xabi Alonso fue la culminación de una Eurocopa pobre, en la que no pudo colmar las expectativas que había levantado de llegar al torneo sin conocer la derrota en los últimos 21 partidos oficiales que había disputado. La racha la truncó Suecia, entonces ya eliminada, en el último partido del grupo D. Los de Ibrahimovic superaron a Francia con tanta facilidad que las dudas quedaron ya sembradas para que las aprovechara el combinado español, que nunca había ganado a Francia en partido oficial.

Benzema, encumbrado ya en el Real Madrid, no marcó diferencias. No marcó y, de hecho, sólo suma dos tantos en sus últimos veinte partidos con la selección. A esto hubo que añadir los problemas en el vestuario galo. Nasri estuvo muy inquieto toda la Eurocopa por las críticas y acabó el torneo insultando a un periodista. Ben Arfa, molesto por ser sustituido en el encuentro ante Suecia, retó a Blanc a que le expulsara de la concentración. L’Equipe llegó a publicar incluso que se produjo una pelea entre Nasri y Diarra tras ese último partido. Mal ambiente para reverdecer laureles que parecen olvidados tras la retirada de Zidane.

Los organizadores, Polonia y Ucrania, fuera a la primera

Ésta ha sido la tercera Eurocopa organizada por dos países, y la segunda en la que los dos anfitriones se despidieron a las primeras de cambio. En 2000 cayó Bélgica y pasó Holanda, pero en 2008 quedaron eliminados tanto Austria como Suiza, lo que coloca la clasificación directa del organizador como un claro lastre para el torneo. Ucrania sucumbió ante dos selecciones de nombre pero que forman parte de las decepciones de la Eurocopa, Inglaterra y Francia, y sólo pudo ganar a Suecia. Shevchenko, ya retirado de la selección, tuvo ese día un reconocimiento soñado por cualquiera gracias a sus dos goles, pero su lesión ante la última jornada del grupo fue algo que Ucrania no superó.

Polonia no supo aprovechar el ventajoso trato arbitral que Velasco Carballo le dio en la jornada inaugural por la timorata actitud de su seleccionador, Smuda, su buen partido ante Rusia o el peligro constante que generaba su estrella, Lewandowski, uno de los nombres más destacados de la última Bundesliga. Los rusos también podrían haber entrado en el cuadro de decepciones de esta Eurocopa, pues muchos consideraban a esta selección, semifinalista cuatro años atrás, como la posible sorpresa. República Checa y Grecia, los dos equipos más endebles de los cuartos de final, fueron los verdugos de polacos y rusos.