La telefonía móvil sin duda alguna es una gran necesidad en la actualidad, ya que permite que las personas puedan comunicarse en casi cualquier circunstancia y sin importar las distancias.

El avance tecnológico ha creado la tendencia a siempre buscar lo más moderno, lo más prometedor y lo que mejor se ajuste al gusto de las personas, motivo por el cual se crea una fiebre cada vez que alguna empresa saca al mercado una nueva innovación tecnológica, pues todos desearán aquella cosa y harán lo posible por obtenerla.

En la actualidad es un gran y muy rentable negocio trabajar con este tipo de tecnología de bolsillo, ya que es una tendencia mundial y aquellas empresas que están inmersas en esto, han logrado enriquecerse y aumentar sus ingresos de manera exponencial.

En Ecuador existen tres telefónicas que ofrecen los mismos servicios y de las cuales dos han sido las que revolucionaron el mercado y son las más cotizadas por las personas.

Sin embargo el afán de riqueza, la tendencia a convertirse en monopolio y el poco control del estado han permitido que estas empresas tengan un dominio perjudicial para sus compradores.

Causas

Existe la necesidad de tener una línea móvil para mantener la comunicación, para salir de problemas, para pedir ayuda en caso de emergencias, entre otros y por ende el tener un teléfono móvil dejó de ser un lujo para convertirse en una necesidad.

Desde que la telefonía celular empezó a revolucionarse, una de las empresas proveedoras de este servicio en Ecuador aprovechó la tendencia, utilizó sus estrategias de mercado y logró tener éxito, pues la mayoría de personas se inclinaron hacia ella, hasta llegar casi al nivel de un monopolio. Con el paso del tiempo, el éxito logrado y el aumento de la demanda; la directiva de dicha telefonía decidió cambiar las estrategias e imponerse. La idea principal era que parezca que el cliente necesitaba los servicios de la telefónica y no que la telefónica dependía del cliente, motivo por el cual empezaron los inconvenientes, las imposiciones y el abuso.

Otra de las telefonías empezó a copiar esto, con menos éxito, ya que el primer lugar en el mercado ya había sido tomado antes.

Las estafas y robos

Cada cosa que ofrece la telefónica empezó a tener costo por separado, tiempos de vigencia sin recuperación de minutos, altos costos del servicio, injusticias, consumo de minutos sin consentimiento del cliente, tarifas de servicios de internet móvil muy altas y sucias estrategias.

Otra de las cosas que se puede sacar a la luz de esto es el continuo aprovechamiento de estas empresas del deseo de las personas, ya que ciertos celulares (comúnmente los más modernos) sólo pueden ser adquiridos mediante un plan, donde supuestamente sale a mucho menor costo el móvil, pero si se cuenta el valor del plan (que por cierto es más de un año y de alto costo), el precio pagado por el consumidor final muchas veces dobla o triplica el precio real del móvil.

Antes de que se tomaran ciertas medidas para frenar el abuso cometido por estas instituciones, los costos cada vez iban aumentando más, los servicios eran limitados e imposibilitaban al usuario usar sus minutos fuera del tiempo de vigencia de los mismos.

A pesar de que ya se eliminó el asunto de las vigencias de los servicios en prepago, siguen existiendo imposiciones que perjudican a los compradores y abusos por parte de estas telefónicas, donde lo que sale a la luz es el único interés de lucro inescrupuloso y el aprovechamiento de las circunstancias para que las personas continúen confundidas y creyendo en ellos.