Gaspar Henaine, conocido con el nombre artístico de Capulina, utilizaba constantemente, en sus rodajes, inocentes dichos que se volvieron famosos al pasar de los años y en la actualidad son conocidas y mencionadas por grandes y chicos. Tras su deceso, además de alegría y buenos recuerdos, dejó un sin número de frases en el decir coloquial.

Gaspar Henaine es Capulina

El nombre real del famoso actor y comediante mexicano que interpretara a Capulina es Gaspar Henaine Pérez. El apellido Henaine lo tomó de su padre, el señor Henaine Helu, quien fuera un inmigrante libanés.

Don Gaspar Henaine nació el 6 de enero de 1927 en el estado de Puebla, en Chignahuapan, y falleció, a los 85 años de edad, el 30 de septiembre de 2011, en la Ciudad de México, a consecuencia de un paro cardio respiratorio.

Comenzó su carrera artística en la radio, como cantante y actor, y dejó más de 80 películas en su haber, algunas filmadas en blanco y negro y otras en color.

Capulina: el Rey del Humorismo Blanco

Capulina, un personaje mexicano que se hizo famoso también en Latinoamérica, fue llamado el Rey del Humorismo Blanco por ser un cómico que hacía reír a las personas sin necesidad de usar el doble sentido para adultos ni de decir palabras altisonantes u obscenas.

Hizo famosas varias frases que mencionaba en sus películas y que le dieron a su personaje, que a la vez representaba distintos oficios, ese toque de inocencia tan particular. Sus películas estaban dirigidas a todo público pero la mayoría de las que protagonizó como solista iban dirigidas directamente al público infantil.

Uno de sus compañeros, con quien trabajó en pareja desde que inició en la radio y con quien formara uno de los más conocidos duetos cómicos en el país fue Marco Antonio Campos Contreras, quien era apodado Viruta. Desde los años 50 comenzaron a filmar películas juntos, imitando el estilo de los comediantes estadounidenses El Gordo y El Flaco, hasta tomar su propio estilo; y precisamente por haber congeniado de esa manera en el cine cuando se habla de una pareja perfecta o inseparable se afirma que lo es diciendo "como Viruta y Capulina".

Las inocentes frases de Capulina

Capulina, además del uso de su imagen y gestos inocentes, en sus películas hacía mención de los dichos que lo representarían a lo largo de su carrera cinematográfica y que se quedarían en la memoria de su público para luego repetirlos y ser transmitidos a nuevas generaciones.

El señor Gaspar Henaine, recurrió a frases coloquiales para hacer reír a su público y éstas después de algún tiempo se volvieron su sello personal y fueron uno de los motivos que lo volvieron un cómico de humor blanco.

Tales frases son:

  • "ssipirilí"
  • "no guta"
  • "oilo, oilo"
  • "me chiveo"
  • "¡qué bochorno!"
  • "me hache achí"
  • "yo ero un heroe"
  • "lo que diga mi dedito"
  • "Poninas dijo Popochas"
Y la que sería, quizá, su frase más reconocida y a la vez compleja:

  • "no lo sé, puede ser, a lo mejor, tal vez, quién sabe..."

Capulina siempre sabía que hacer

Pero a pesar de su clásica frase titubeante, Capulina siempre sabía que hacer o al menos proponía. Estas frases, entre otras, seguramente se quedarán en el decir coloquial por muchas generaciones más, y de esta manera se recordará al simpático Capulina, quien se adentró en muchas aventuras, algunas veces acompañado de su mejor amigo Viruta y otras veces solo, viviendo en algunos momentos diversión, en otros amor, aunque también desamor, y también suspenso y hasta terror.

Así que, como lo haría Capulina, cuando alguien nos pregunte algo ya sabemos cómo afirmarlo o negarlo, según sea el caso, y también como expresar que nos sentimos orgullosos de nosotros mismos o con qué frase librarnos de dar una respuesta. Y si pensábamos que esto es todo pues no olvidemos que también gracias a Capulina sabemos librarnos del miedo, pues hay que recordar que para no asustarnos sólo nos queda pensar en algo bonito como: "pastel de chocolate, pastel de chocolate".