La educación online, a través de Internet, no puede realizarse siguiendo los patrones de la educación presencial ya que el profesor no está presente en el proceso formativo, debido a que el auténtico protagonista de la educación online es el estudiante.

Estructura de los estudios online

Para analizar la función docente en la educación online dentro de la llamada educación a distancia, hay que tener presente que no es lo mismo seguir un curso online, totalmente desvinculado de otros procesos docentes que realizar una carrera universitaria o unos estudios de postgrado o Másters totalmente online, en los que el proceso docente no se limita a un curso determinado, sino que forma parte de un proceso a largo plazo que afecta a diversas materias. Algunos de los cursos que utilizan las nuevas tecnologías como Internet, en realidad son semi presenciales en los que parte del proceso se realiza de forma presencial, y otra parte online.

Cursos de autoformación

Existen cursos de autoformación donde no existe intervención de ninguna figura docente, al margen de la creación de los materiales, diseño de las actividades (si es que existen), e incluso evaluación automática a través de pruebas objetivas, Plataformas como Moodle, por ejemplo, facilitan esta labor aunque, en realidad, la educación online de alto nivel necesita de la existencia de figuras docentes como el consultor o el tutor.

Los materiales del curso

Al no existir la figura docente del profesor presencial, todo curso online necesita de unos materiales creados para sustituir al profesor presencial así como a un posible libro de texto. Los materiales son, la mismo tiempo, el temario del curso y el instrumento utilizado por el estudiante para superar los objetivos del curso. Como se ha señalado anteriormente, en los cursos de autoformación, el material es el único elemento que existe.

El consultor

En los cursos online no autoformativos, el consultor es el profesor que presenta los materiales del curso, resuelve las dudas, propone las actividades y las evalúa, utilizando para todo ello el correo electrónico a través de las diversas áreas del aula virtual del curso. Es la figura visible (aunque virtualmente) del curso.

Normalmente no es el creador de los materiales del curso, ni quien ha diseñado las actividades, aunque sí es quien evalúa la parte online del curso. (Existen cursos en los que los exámenes son presenciales, pese a que el proceso de aprendizaje ha sido online.) El consultor es, en definitiva, quien realiza la tarea docente inmediata y quien hace las veces de profesor en la educación online.

El tutor

En procesos educativos online complejos (estudios universitarios, postgrados...) existe la figura del tutor que realiza una función de acompañamiento, aconsejando al alumno en las diferentes decisiones que el alumno va tomando, informándole de las diferentes opciones que tiene en función de sus necesidades.

Así, el tutor orienta y ayuda en el momento de matriculación o inscripción de un curso, y realiza un seguimiento sobre el nivel de aprovechamiento del alumno, en contacto con los diferentes consultores de las diferentes materias.

La necesidad de habilidades comunicativas

Para ser realmente efectiva la labor docente de los formadores online necesitan conocer las estrategias y recursos propios del entorno virtual de aprendizaje así como tener las habilidades comunicativas que les permitan ser eficientes comunicadores empleando únicamente el correo electrónico.

Debe saber cuándo utilizar en tono formal y un tono más informal dependiendo de qué es lo que debe comunicar, quien es el destinatario, así como la situación de la comunicación. Por ello no es conveniente realizar juegos de palabras o comentarios irónicos en el correo electrónico que, al no tener los elementos de la comunicación no verbal de la enseñanza presencial, puede dar a malentendidos que pueden dificultar la relación entre profesor y alumno.