La docencia es quizás una de las más difíciles profesiones que existen. Se trabaja todos los días con la materia prima más complicada, que son los estudiantes, un grupo de individuos con caracteres, personalidades y formas de aprendizaje completamente diferentes entre ellos. Son, además, extremos observadores de aspectos básicos del docente, como son el conocimiento del tema que imparte, sus actitudes, la didáctica, el manejo del grupo y hasta su forma de vestir.

Desgraciadamente, estos factores no son del conocimiento de muchos docentes y esto se debe en gran medida por la poca preparación que se puede tener al respecto. Muchos profesionistas, sobre todo recién egresados, se inclinan por la docencia como opción laboral sin siquiera haberse capacitado al respecto, lo que a corto plazo afecta su desempeño profesional.

Las estrategias docentes

Por ello es importante que los que hayan elegido el camino de la docencia conozcan que la base de la educación y la enseñanza es el diseño de efectivas estrategias docentes. Y éstas se definen como procedimientos que el profesor utiliza de manera flexible para promover el logro de aprendizajes significativos en los alumnos. Se tiene que saber el qué, cómo y cuándo emplearlas.

El objetivo de las estrategias docentes es lograr que el estudiante desarrolle lo que se llama Aprendizaje Estratégico. Este, definido por Pozo y Monereo (1999), es "hacer posible que el aprendiz gestione sus propios aprendizajes, adopte una autonomía creciente en su carrera y disponga de herramientas sociales e intelectuales que le permitan un aprendizaje a lo largo de la vida".

Para lograr esto existen tres categorías básicas de estrategias docentes que le permiten al maestro organizar los diferentes trabajos que le puede asignar al estudiante de acuerdo al conocimiento que pretende que aprenda y que vayan más allá de evaluarlo con un examen:

Aprendizaje a partir de texto y discurso

En esta categoría entran todas las actividades que se pueden asignar al estudiante cuando se le encarga hacer lecturas de libros, páginas de Internet, revistas, entre otros. Como ya se sabe, el estudiante de nivel medio superior y superior ha desarrollado la contracultura del copy-paste en sus trabajos escolares, de ahí que sea necesaria hacer la reflexión respecto a las tareas que se le pueden encargar, en los que realmente haya evidencias de que el estudiante hizo la lectura.

En este rubro se recomiendan, como instrumentos de evaluación mapas conceptuales, analogías, resúmenes, organizadores anticipados, pistas discursivas así como el realizarle preguntas intercaladas de reflexión y elaboración.

Aprendizaje experiencial y situado

Resulta por demás conveniente que los conceptos teóricos se puedan aterrizar en proyectos prácticos, de otra forma el estudiante no le encontrará un significado o utilidad a la teoría. Ante este reto, es importante asegurarse que el docente plantee los ejercicios que se requieren para lograr un aprendizaje.

En este sentido, se tienen contempladas estrategias que van desde el Aprendizaje Basado en Problemas (ABP), el análisis de casos (Case Method), proyectos, prácticas situadas, aprendizaje en el servicio (Service Learning), ejercicios trabajos en equipo y hasta simuladores. Lo fundamental es inducir al estudiante a prácticas que sean básicas en su formación profesional.

Aprendizaje de valores y actitudes

Existen ciertos rubros en la educación que pretenden desarrollar en el estudiante habilidades para el diálogo, la clarificación de los valores y el autoconocimiento. Es por ello que habrá que encontrar la estrategia docente adecuada para este fin. Dentro de las que se toman en cuenta están las discusiones de temas y casos, el análisis crítico, el debate a través del diseño de estrategias que inviten a la argumentación.

La docencia no puede tomarse a la ligera. El no tener un conocimiento de estrategias docentes implica el riesgo de la improvisación en el salón de clases, situación que resulta por demás detectable en el estudiante, quien impondrá en el trabajo del maestro una serie de retos que pongan en entredicho su prestigio docente y profesional.