En tiempos de crisis, más que nunca, los empresarios se esfuerzan el doble en buscar ideas innovadoras que den dinero, al mismo tiempo, que los usuarios buscan tener la mejor calidad de vida posible gastando lo mínimo. A partir de estas dos máximas, se han desarrollado una serie de empresas que cumplen dos características: son prácticamente recién nacidas y se valen de la poderosa herramienta Internet.

Empresas de cupones descuento

Una modalidad de empresa que ha resultado ser un éxito inimaginable y además mantiene contentos a los usuarios, son las empresas de cupones de descuento; páginas web que ofrecen increíbles bajadas de precio en servicios varios (normalmente relacionados con el ocio y la belleza) y se actualizan diariamente, dando vida a nuevos descuentos cada 24 horas, lo que hace que el cliente se "enganche" de alguna manera a visitar estas páginas de manera constante, por no decir diaria.

Un ejemplo claro de este tipo de empresas es la americana Groupon, con solo dos años de vida y nacida en Chicago. Se ha convertido en la de más rápido crecimiento de la historia, con una facturación cercana a los 500 millones de dólares y valorada en 1.300 millones de dólares. Solo You Tube protagonizó un ascenso tan rápido en tan poco tiempo.

Compras online con grandes descuentos

Groupon es una página muy simple, dividida en zonas (por ejemplo, en el caso de España, está repartida por provincias) y muestra, cada día, hasta tres excepcionales ofertas con grandes descuentos que hace que te apetezca comprarte todo. En ella puedes encontrar una elegante cena en un restaurante, entradas de teatro para una buena obra por menos de 15 euros, un tratamiento facial, un fin de semana en un hotel, una sesión de spa, y muchas otras alternativas, incluso descuentos en salud dental o en productos de oftalmología.

Una vez que el usuario encuentra una oferta que le convence la "compra" online, facilitando los datos de su tarjeta de crédito. Escribo "compra" entre comillas porque el cargo y la adquisición no se confirman hasta que se ha alcanzado un número mínimo de compradores; de no ser así, no se hace cargo y no se disfruta de la oferta. En cualquier caso, lo habitual es que se consiga porque los descuentos son, en su gran mayoría, superiores al 50 por ciento.

Lo mejor y lo peor de estas empresas de descuentos

Lo más positivo es que el cliente puede disfrutar de servicios y tratamientos que, de otra forma, tendrían un precio prohibitivo para sus bolsillos. Además, Groupon y empresas similares, dan una gran flexibilidad para disfrutar del servicio (normalmente, unos seis meses)

Otra característica que gusta mucho al usuario es que, desde la misma página y antes de realizar ninguna compra o reserva, se explica, con gran detalle, en qué consiste la oferta. Por ejemplo, si es un menú degustación, enumera los platos entre los que se puede elegir, o, en un tratamiento, nos describen paso a paso lo que nos van a hacer. Esto disminuye el miedo del comprador a que sea "un timo", pues se tiende a desconfiar de los descuentos tan grandes y aún no se tiene, por lo general, plena confianza en las compras por Internet.

La parte negativa es que hay que decidir en solo 24 horas si compras o no y eso induce a la adquisición de algunas ofertas que quizá no sean necesarios o no se quieren en ese momento. Pero no se sabe si van a volver a poner una oferta similar, así que muchos usuarios deciden no arriesgarse y compran.

Por qué a la empresa y al propietario le rentan estos descuentos

Las empresas de ticket descuentos, como Groupon, ganan la mitad de las ventas que se hagan con la promoción; así pues, cuanto más gente conozca su web y más productos adquieran, más dinero obtienen.

Por su parte, el dueño del spa, restaurante, peluquería, etc, que ofrece el descuento hace una gran publicidad online gratuita. Aquel que pruebe determinado tratamiento y le vaya bien, puede que siga acudiendo a la clínica, aunque tenga que pagar el precio íntegro. Al propietario le compensa, ya que un producto siempre es más barato cuando se hace por grandes ventas que con precios unitarios.

Si no se alcanza el mínimo, el propietario acabaría perdiendo, pero lo que le ofrecen estas páginas es el compromiso de que, si no hay un mínimo de personas que garanticen la rentabilidad, no se lleva a cabo la promoción.

Otras empresas similares de cupones descuento

Como siempre ocurre cuando una idea funciona, no tardan en brotar imitadores. Además de la conocida Groupon, hay otras como Offerum, Colectivia, Redoti o Groupalia. Se puede decir que estas empresas constituyen, en nuestros días, un escandaloso éxito en el mercado.