Según en qué parte del mundo se encuentren, el 11 de septiembre tiene un significado u otro. Según la ideología política con la que una persona se sienta identificada el 11-S tendrá un matiz u otro. Algunos pueblos tienden a recordar o celebrar las derrotas, que con el paso de los años se tornan actos reivindicativos. Pero algún 11 de septiembre será cercano para nosotros y por ello recordar los hechos acaecidos es motivo de reflexión.

11 de septiembre de 1714, Barcelona se rinde a las tropas borbónicas de Felipe V

El artículo 8.3 del Estatuto de Autonomía de Cataluña establece: “La fiesta de Cataluña es el Día Once de Septiembre”, esta fiesta se denomina “La Diada Nacional de Catalunya”.

El 11 de septiembre de 1714, las tropas borbónicas de Felipe V toman Barcelona. Fue el fin de la guerra de sucesión, en la que Cataluña se puso del lado de Carlos de Austria.

La primera consecuencia de la derrota llegó tan solo cuatro días después de la capitulación de Barcelona. El 15 de septiembre de 1714, Felipe V sustituyó la autoridad de la Generalitat y del “Consell de Cent” y decretó el uso oficial del castellano en lugar del catalán.

De esta manera se inauguraba uno de los periodos más tristes de la Historia de Cataluña: el de la decadencia de la lengua y la cultura catalanas.

11 de septiembre de 1973, el General Pinochet depone violentamente la democracia en Chile

Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!

Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano, tengo la certeza de que, por lo menos, será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.” Estas fueron las últimas palabras de Salvador Allende, el presidente de Chile en 1973, elegido democráticamente en las urnas.

El 11 de septiembre de 1973 se volvió a derrotar a un pueblo por la fuerza de las armas. El comandante en jefe del ejército, general Augusto Pinochet, asumió la dirección del golpe de Estado. El golpe de Estado fue una acción militar llevada a cabo por la Fuerzas Armadas y Carabineros, para derrocar al presidente socialista Salvador Allende. El golpe sumió a Chile en uno de los períodos más tristes e injustos de su historia.

11 de septiembre de 2001, atentado a las Torres Gemelas en Nueva York

Buena parte de la humanidad tiene en su archivo visual los atentados del 11 de septiembre de 2001: los aviones estrellándose en las Torres Gemelas y el posterior derrumbe de las mismas. Los que pudimos seguir las imágenes en vivo, nos parecía que era un truco televisivo no podíamos salir de nuestro asombro, era una visión fantasmagórica e irreal. Además ¿quién podía pensar en un atentado de esa magnitud en pleno corazón de los Estados Unidos de América?

Aunque el atentado supuestamente iba dirigido contra los EE.UU, influyó de una manera u otra en todos nosotros. La vida y el mundo ya no fueron igual, todos pagamos de una manera u otra las consecuencias.

El mundo árabe fue satanizado. La guerra de Afganistán fue emprendida por los Estados Unidos, en represalia del 11 de septiembre. Luego siguió la guerra de Irak, a ojos de muchas personas también como consecuencia del 11-S.

Quizás esas guerras estén en el inicio de la gran crisis económica que azota a todo el globo, y que nos afecta a todos, sin distinción de raza.

En cualquier caso la historia de la humanidad es la historia de las guerras, de las grandes atrocidades y de las grandes derrotas. El ser humano sigue luchando por mejorar sus condiciones de vida, una y otra vez se levanta, siguiendo el instinto de conservación de la especie. Es de esperar que podamos seguir levantándonos una y otra vez y que la especie no se extinga.