Uno de los problemas más comunes entre las personas es el trabajo en equipo. Viendo este tema desde diferentes ópticas, el resultado es el mismo. Hombres y mujeres se ponen entre sí obstáculos para entorpecer el trabajo y no cumplir con las metas propuestas como buen equipo o bien el logro de estos objetivos se retrasa por un largo periodo.

Los equipos de trabajo en diversos roles

Es importante destacar que cuando nos referimos a la palabra equipo y el desempeño de este, es decir, de la suma de sus esfuerzos, lo podemos ubicar en diferentes roles. Estos pueden ir desde un equipo deportivo, un equipo organizacional, un equipo familiar o el equipo que se conforma entre una relación de pareja. La esencia se deposita en que se llegue a lograr una finalidad que se ha pactado entre todos o a veces, solo entre dos personas. Pero, ¿qué hay detrás de esos pactos?, ¿cómo se trabaja cuando hay diferencias?, ¿es fácil conducirnos con asertividad?

Entender la organización como un conjunto

Las contradicciones en muchas de las ocasiones se dan porque no llegamos a entender que una organización tiene que ser vista de forma conjunta, donde el capital humano trabaja entre sí para fines comunes y colectivos y no para fines plenamente individuales o egoístas.

La afirmación de que no sabemos trabajar en equipos es muy cierta. Hay países que por la propia cultura que han adoptado a través de su historia, con asertividad han tomado decisiones cruciales no solamente en el plano laboral, sino en el plano económico, político o social. Dos ejemplos muy notables que han sabido dirigir su potencial son Alemania y Japón, comenta para suite101.net, el Licenciado en Administración por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, Arturo Anguiano Hernández: "Estas naciones, quedaron devastadas tras la guerra, a grandes rasgos, en su cultura, se quedó arraigado el pensamiento de "Salimos adelante juntos o nos quedamos como estamos".

Comunicación y liderazgo, elementos clave

Cuando desarrollamos nuestra capacidad para comunicarnos con los demás, desarrollamos también la empatía, la comprensión y la tolerancia. No se trata de un asunto en el que un líder tome el mando y gaste el tiempo escuchando quejas fuera de lugar o tome un papel paternalista. El punto es saber dirigir los talentos de un grupo de personas con una profunda creatividad e inteligencia emocional. Es un guía que ha de comunicar, transmitir mensajes e información valiosa que va a retroalimentar a los demás. Sobre todo, atender los síntomas que pueden estar causando molestia entre un equipo. No es solucionar particularmente, sino colectivamente, es decir, encontrar la solución que beneficie a todos y no a unos cuantos, por eso hablamos de que una empresa es un todo y debe ser vista como tal.

Bien dicen que la comunicación es la base y la solución para cualquier problema. Aquí también aplica esta afirmación. Es necesario el diálogo y, por tanto, nos referimos a un diálogo maduro dejando a un lado la apatía o el individualismo que puede llegar a tornarse egocentrista, quitando la negatividad que afecta el clima organizacional. Cuando logramos comprender esta idea y, mejor aún, llevarla a la práctica, las relaciones de trabajo pueden ser sanadas si es que están contagiadas de malos entendidos, de chismes, de rumores o incluso de acosos psicológicos que impiden la buena marcha de las actividades.

Consejos útiles para el trabajo en equipo

Bien dice el adagio que cada cabeza es un mundo, es decir, cada persona tiene sus propios valores y su particular forma de actuar y de pensar. Es necesario tomar en cuenta algunos aspectos a manera de consejos para saber sobrellevar las diferencias. Para ello, se nombrará lo expuesto por Richard Chang, en su libro Trabajar en equipo para triunfar:

  • "Los demás no piensan de la misma manera. Y aunque seguramente un equipo de clones se encontraría libre de conflictos, carecería al mismo tiempo de la diversidad que estimula las nuevas ideas".
  • "Un equipo de individuos de diversas características afronta desafíos".
  • "En cualquier grupo diversificado, estar debidamente mentalizado acerca de la igualdad es un prerrequisito para la comunicación eficaz".
  • "Los equipos mentalizados en la igualdad ven la diversidad como ventaja".

Una vida saludable a través del trabajo en equipo

Todos los seres humanos queremos bienestar en nuestras vidas y en todos los ámbitos, siendo el trabajo una parte fundamental en el autodesarrollo personal, habrá que pensar más en las ventajas que trae consigo llevar a cabo actividades con un grupo de personas. A medida que veamos que pesa más la balanza hacia el lado positivo que al lado negativo, esto se verá reflejado en un estado de tranquilidad y de salud óptimo.

¡Fuera estrés, aceptación madura y manos a la obra!