Los lazos de amor y los distintos tipos de relaciones que surgen entre un hombre y una mujer son considerados, según la tradición hindú recogida en el Kamasutra, como priti. Las interrelaciones entre personas de distinto sexo pueden dar lugar a una serie de lazos de unión que pueden desarrollarse desde una amistad, más o menos duradera entre las dos personas, hasta un amor habitual cultivado por la una unión permanente de los cónyuges.

La traducción del término sánscrito de priti al castellano, en su término o nivel máximo, es amor. Sin embargo, incluso en nuestro idioma, amor puede ser interpretado de muchas y diversas maneras dependiendo de muchos factores, tales como el interlocutor, el contexto, el tema tratado, el momento de la cita e, incluso, el lugar donde se pronuncia. En consecuencia, las múltiples acepciones de amor en castellano alcanzan a interpretar distintos niveles y caminos en las relaciones, desde un sentimiento universal hasta una relación sexual o una acepción de cariño y relación entre dos personas.

Las enseñanzas del 'Kamasutra'

En sánscrito sucede algo parecido. Por ello, el Kamasutra introduce distintas clases y tipos de amor entre las personas para diferenciar cosas que, en definitiva, son distintas. Así, no es lo mismo un amor duradero y permanente con relaciones sexuales habituales que un amor amistoso y fraternal entre dos sujetos de distinto sexo.

Por tanto, priti sería la amplia traducción de amor, así como los distintos lazos y niveles de amor que surgen entre un hombre y una mujer.

Cuatro maneras de amar

La cultura y traducción hindú ha diferenciado, precisamente, el priti, o amor global o universal, en cuatro tipos de amor y de relación claramente distintos. El abanico de posibilidades amatorias se concentran, desde la óptica del Kamasutra, en cuatro niveles diferentes de relación con la otra persona, relación entendida según la tradición de la India entre un hombre y una mujer.

Esas cuatro diferenciaciones han sido denominadas con diferentes nombres sánscritos, pero manteniendo en todas ellas el sufijo priti para que todas las personas sepan y conozcan que ese marco de relación entre dos personas se encuadra dentro del concepto global de amor en su término más amplio posible.

El primer tipo de amor es el conocido como naisargiki-priti, que consiste, someramente, en una relación duradera, perdurable y muy sólida entre dos personas de sexos diferentes, según la tradición clásica oriental.

La segunda clase de amor en el Kamasutra es el vishaya-priti o amor sensual, que se fundamenta en la evolución de la relación dentro de la pareja. En un principio, el lazo surge y nace como una simple unión de amistad más, pero con el paso del tiempo lo que en su día fue sólo relación se convierte en amor intenso y lujuria.

La tercera clase de amor es la sama-priti o amor matrimonial, característico en todas las culturas y sociedades tanto orientales como occidentales.

La plenitud amatoria

Por último, la cuarta clase de amor es la abhyasaki-priti. Consistiría en el amor cultivado y acumulado durante años de convivencia y relación mutua entre las dos personas.

Como se puede comprobar, el amor y sus diferentes clases de relación dentro del marco de la tradición hindú es aquel que se mantiene entre un hombre y una mujer en sus distintas posiciones y circunstancias en la vida, así como las diferentes evoluciones de ese amor primerizo o amistad a lo largo de la evolución de la propia vida de la personas implicadas.

El amor es, en principio, una amistad que puede desarrollarse simple y llanamente como tal y acabar convirtiéndose en una férrea y sólida relación entre amigos, o desarrollarse hacia otras situaciones y estadios en donde esa amistad primeriza evoluciona hacia una interrrelación más íntima y sexual, hacia un matrimonio deseado y, en última instancia hacia una sabiduría del saber estar amatorio, del arte sexual y del amor cultivado con los años de relación.