En algún momento del siglo XX, las dictaduras militares y América Latina llegaron a ser sinónimos. Este tipo de regímenes pretorianos se hacen presente en la región con un mayor intensidad durante la segunda mitad del siglo XX, entre 1960 y 1990. Es en este momento donde comienzan a pulular en toda la región diversos gobiernos militares, la gran mayoría apoyados y sostenidos por los Estados Unidos, dentro del esquema de guerra fría frente a la Unión Soviética.

Contexto

El apoyo casi sin reparos de Estados Unidos a los regímenes militares se produce como consecuencia del triunfo de la Revolución Cubana en 1959, el cual fue visto dentro de la lógica de la Guerra Fría como el comienzo de la teoría del dominó en América Latina, es decir, caía Cuba en la órbita soviética, existía una gran posibilidad de que el resto del continente cayera dentro de la cortina de hierro. Esto hizo que el gobierno estadounidense apoyase prácticamente todos los regímenes militares latinoamericanos, para ello, les entregó equipos militares a bajo costo mediante los Pactos de Ayuda Mutua (PAM) y la formación de oficiales en prácticas antiguerrilleras dentro de la llamada Doctrina de la Seguridad Nacional, en la cual se crea el concepto de enemigo interno justificandose de manera explicita la tortura y la desaparición física de cualquiera que amenace el orden establecido. Esta manera de enfrentar la amenaza comunista fue enseñada en la Escuela de Las Américas dentro de las bases estadounidenses en el canal de Panamá hasta fines de la década de 1980.

Caracterización de los regímenes militares

Pero hay que tomar en cuenta que no todos los regímenes militares eran iguales, sino que existían muchas veces, grandes diferencias entre ellos, tanto de forma, fondo, objetivos e incluso ideológicas. Es por ello que se hace necesario realizar una tipología de los mismos, para poder comprender de mejor manera el proceso.

Regímenes Unipersonales: El mejor ejemplo de ello, es el gobierno militar de Alfredo Stroessner en Paraguay, el cual gobierna sin contrapesos desde su llegada con un golpe militar en 1954 hasta su derrocamiento en 1989.

Dinastías Familiares: El mejor exponente de esta forma de régimen militar es la dinastía de los Somoza en Nicaragua. Sostenida por los estadounidenses desde 1934, la familia gobierna el país practicamente como su propiedad personal hasta el triunfo sandinista en 1979.

Regímenes Militares de "Primus Interpares": En esta clase de régimen militar, no existía un mando centralizado en una figura carismática, sino que los mandos de las diversas ramas de las Fuerzas Armadas se repartían el poder, tomando las decisiones de manera colectiva. Ejemplos de este tipo de régimen, es el ejercido por los militares brasileños (1964-1985) y el argentino del "Proceso de Reorganización Nacional" (1976-1983)

Regímenes Cívico-Militares: En esta clase particular de gobierno militar, el poder es ejercido en cooperación con civiles, ocupando estos el poder político formal, pero eran los militares los sostenedores de la democracia protegida. Tal era el caso de los regímenes democráticos de Bordaberry y Pacheco Areco en Uruguay, en la primera mitad de la década de 1970.

Regímenes Militares Institucionalizados: Este tipo de regímenes militares, no sólo buscan mantener el poder, sino que pretenden generar una nueva institucionalidad, la cual al igual que en los regímenes cívico-militares, los militares pasarían a ser los posteriores sostenedores del sistema político. Tal fue el caso de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990) en Chile, quien generó una nueva institucionalidad, la que se expresó en la autoritaria Constitución de 1980, la cual estableció prácticamente una fuerte tutela militar sobre la sociedad civil.

Una categoría particular de regímenes militares eran los denominados regímenes militares reformistas, los cuales se buscaron despegar de la hegemonía estadounidense, buscando un mayor margen de maniobra y acercándose en este caso a la Unión Soviética, tratando de tener una tercera posición. En este caso puede ser mencionado el régimen militar peruano de Velásco Alvarado y Morales Bermudez (1968-1980) y en menor medida, el gobierno militar liderado por Omar Torrijos en Panamá (1969-1981).

Características generales de las dictaduras militares

- La oficialidad es proveniente de las capas medias de la población, generalmente de pensamiento de derecha, conservadores y católicos, aunque en Guatemala eran cristianos fundamentalistas como Rafael Ríos Montt.

- Permanente uso de la violencia contra opositores, creación de policías secretas como la Dirección de Inteligencia Nacional DINA, en los primeros años de la dictadura de Augusto Pinochet en Chile o grupos paramilitares (como el ARENA en El Salvador) lo que significó la permanente violación de los derechos humanos. Un ejemplo extremo de lo anterior fue la Operación Cóndor, una especie de coordinadora del terror entre los regímenes militares de Chile, Argentina, Bolivia, Uruguay, Paraguay y Brasil en la década de 1970.

-Económicamente, los regímenes militares eran desarrollistas, aplicando recetas keynesianas. Notables excepciones fueron salvo la dictadura de Pinochet y el Proceso de Reorganización Nacional argentino quienes optaron por el neoliberalismo, es decir, por una fuerte reducción del rol del Estado y la privatización de las empresas públicas.

Como se podrá ver, estos son algunos puntos generales de las dictaduras militares latinoamericanas, los cuales pueden servir como base para entender este periodo histórico que sin duda, dejó profundas marcas en las sociedades latinoamericanas actuales.