La elección de cargos populares en México se lleva a cabo mediante el voto directo de los ciudadanos que acuden a una casilla atendida por funcionarios seleccionados y capacitados por el Instituto Federal Electoral, IFE, entidad con autonomía respecto de los gobiernos federal, estatal y municipal.

Casillas para votar

Como en otros países de habla hispana, el sitio al que se acude a votar en México se denomina "casilla electoral" que, en cumplimiento de la ley en la materia y en aras de la transparencia, debe instalarse preferentemente en lugares que no estén vinculados al gobierno, por ejemplo en patios y cocheras de domicilios particulares (previo consentimiento de sus propietarios), parques y plazas públicas. Las únicas entidades oficiales en las que puede instalarse una casilla son las escuelas financiadas por el estado, cuando el otro tipo de sitios no es suficiente para cubrir los espacios marcados por la legislación.

El número de casillas que se instala en cada elección depende de la cantidad de ciudadanos registrados en el padrón electoral: la ley señala que debe instalarse una casilla por cada 750 electores (o fracción correspondiente de una sección electoral); esto garantiza que los votantes no tengan que desplazarse lejos de sus domicilios y que los funcionarios que atiendan cada casilla sean vecinos del lugar, factores que fomentan la participación y contribuyen a la transparencia del proceso.Antes del día de la elección el IFE publica (hasta en dos ocasiones) a través de los principales diarios de cada localidad, listas con la ubicación de las casillas y también es usual que el mismo día de las votaciones, se publiquen una vez más. Por su parte estaciones de radio, televisión y portales informativos en internet como parte de la cobertura del proceso ofrecen al auditorio información al respecto. El mismo Instituto mantiene una sección de su página web con los datos correspondientes.

Está contemplada también la instalación de casillas especiales, para el caso de ciudadanos que el día de la elección se encuentren en localidades diferentes y lejanas a su domicilio y por lo tanto a su sector electoral, por ejemplo de viaje en otra ciudad.

Mobliario de las casillas y material electoral

En cada casilla se instala una mesa sobre la que se coloca el registro electoral -con el nombre y fotografía de todos los ciudadanos empadronados en esa sección-, la cantidad de boletas electorales foliadas y las urnas transparentes en las que se deposita la boleta. Las casillas cuentan también con dos casetas privadas para que el ciudadano esté en condiciones de emitir un voto secreto. Otro material disponible en las casillas es el cojín de tinta indeleble con el que se marca el dedo pulgar del votante una vez que ha depositado en la urna la boleta doblada. En las casetas privadas se coloca un lápiz especial autorizado por el IFE, no obstante que el propio instituto ha dispuesto que los ciudadanos pueden marcar la boleta con el dispositivo que ellos decidan (bolígrafo, marcador, etc.) advirtiendo que se eviten aquellos que por las características de la tinta pudieran manchar la boleta, lo que sería motivo para que los funcionarios lo invalidaran al momento del conteo final, después del cierre de la votación.

Funcionarios de casilla

Quienes atienden las mesas de las casillas electorales son ciudadanos seleccionados por un método totalmente aleatorio especialmente diseñado por el IFE el cual garantiza la imparcialidad en su proceder. Es importante advertir que, aún siendo seleccionada oficialmente, una persona puede declinar su designación como funcionario electoral de casilla, en cuyo caso la autoridad electoral cuenta con una lista de suplentes (de los mismos que se eligieron con el sistema aleatorio).

El cuerpo de funcionarios de cada casilla está constituido por cuarto personas: un presidente, un secretario y dos escrutadores, cada uno con funciones específicas para cuya realización son capacitados previamente.

Para el proceso electoral 2012, el 1 de julio los mexicanos elegirán -de entre los candidatos de cuatro partidos políticos- un Presidente de la República, 128 senadores y 500 diputados (300 de mayoría y 200 de representación proporcional) y acudirán para ello a 143,000 casillas atendidas por casi 600,000 funcionarios.