Carlomagno, el gran emperador franco, el que algo tuvo que ver con todos los países de Europa. Cualquiera que haya viajado por el viejo continente sabe que en las más diversas ciudades de varios países, se ven sus estatuas. Carlomagno era hijo de Pipino el Breve, el mayordomo de palacio que habia terminado con la inoperante dinastía merovingia y que anticiparía la grandeza del futuro Imperio Romano Germánico encabezado por los francos. Era también nieto de Carlos Martel, el mayordomo de palacio que había derrotado a los árabes en la batalla de Poitiers en 732.

Acceso de Carlomagno al trono de los francos.

Carlos nació en Herstal, actual Bélgica, en 742, aunque algunos dice 747. Durante el gobierno de su padre acompañó las campañas y se familiarizó con la dureza de una época de guerras constantes. Accedió al trono junto con su hermano Carlomán en 768. La repentina muerte de éste, le allanó el camino y evitó una posible guerra civil entre los francos. Su reinado fue una sucesión de constantes éxitos desde lo militar, lo político, lo cultural y lo religioso, una verdadera luz en la Edad Media. En esta reseña se va a detallar su extensa campaña militar.

Guerra contra los Lombardos

Firmemente asentado en su trono franco, Calomagno emprendió en Italia diversas campañas a partir del año 773, contra la tribu germana de los Lombardos, una de las hordas menos civilizadas de las que habían invadido lo que fuera el Imperio Romano. El rey lombardo Desiderio había sido aliado de Carlomagno, pero aprovechó algunas circunstancias que lo alejaron de él, para atacar ciudades en Italia. Esto provocó la inmediata reacción de Carlomagno que invadió el norte de Italia, el país de los Lombardos. En sucesivas campañas derrotó a Desiderio y lo encerró en un monasterio, dividió el país poniéndolo en manos de gobernantes francos y finalmente en 776 el Papa Adriano, lo nombró Rey de los Lombardos.

Las guerras de Carlomagno en España

Los árabes habían invadido casi toda España pocos años antes, solo quedaba independiente el norte montañoso de Asturias y Cantabria. Pero Carlomagno desde 778 a 802 agregó más territorios para la cristiandad invadiendo todo el noreste hasta el río Ebro y fundando la Marca Hispánica, el condado de Barcelona y la Marca de Gascuña, que después sería el Reino de Navarra. Un hecho empañó la campaña de España y se hizo famoso por un poema épico que lo recordó: La Chanson de Roland, primera obra épica medieval. Cuando la retaguardia de Carlomagno volvía por los estrechos pasos de los Pirineos en Roncesvalles, fue masacrada pro completo por los vascones, pueblo milenario que mantenía su independencia y su lengua, incluso hasta ahora. Este desastre no impidió que Carlomagno reforzara las bases francas en el norte de España y quedara establecido como presencia permanente

Las guerras de Carlomagno contra los sajones

Los sajones era un pueblo pagano germano que vivía al norte del río Rin y hasta el Elba. Su belicosidad hizo memorable la guerra que Carlomagno emprendió contra ellos en 772 y que terminó hacia 804. En una primera etapa Carlomagno tomó varias fortalezas y destruyó el Irminsul, un templo en el que los sajones adoraban a Odín y hacían sacrificios humanos. Pero una vez que Carlomagno se retiraba los sajones volvían a rebelarse. Entre los líderes sajones se destacaba Widukindo, un jefe tribal que se escurría siempre y volvía a las escaramuzas cuando los francos se retiraban, incluso destruyó un ejército franco en 782 en las montañas de Sonnthal. Ese mismmo año Carlomagno penetró el país de los sajones y habiendo convocado a una gran cantidad de ellos, pasó a cuchillo a 4.500 prisioneros, como para dar un ejemplo de lo que pasaba ante el permanente estado de revuelta. Esta masacre fue el inicio de otra guerra, pero los sajones finalmente se sometieron, incluso el propio Widukindo se sometió y recibió el bautismo en 785. Carlomagno continuó combatiendo a otras tribus sajonas hasta que el país quedó pacificado y organizado hacia 804, es por eso que se considera a Carlomagno como el fundador de Alemania.

Guerras en los valles del Elba y Danubio

Al otro lado del Elba vivían tribus salvajes de eslavos como los Viltzes y los Otrobites, Carlomagno cruzó el río y los dominó su territorio hasta el río Oder, haciéndolos tributarios de los francos. Hacia el Danubio había pueblos germanos como los bávaros, que con su Duque Tasilión, se rebelaron varias veces, hasta que Baviera fue dividida y repartida entre condes francos hacia 788. Finalmente hacia 792-797, pueblos esteparios descendientes de los hunos, los ávaros, fueron derrotados en el valle medio del Danubio. y las riquezas que durante siglos habían acumulado de sus conquistas en Europa, pasaron a los francos. Un hecho aislado del final de su reinado (810) destaca la visión de Carlomagno; una horda de vikingos daneses atacaron en el norte, en lo que hoy es Holanda. Fueron rechazados pero Carlomagno, viendo el peligro que se vendría, ordenó construir torres vigías a lo largo de la costa. El abandono de esta política defensiva haría que sus descendientes padecieran el terror vikingo durante las décadas posteriores.

Extensión del Imperio Carolingio

Carlomagno había logrado lo que ningún otro en la Edad Media: dominar como rey territorios inmensos para la época: lo que hoy es Francia, Alemania, Suiza, Austria, Bélgica, Holanda y casi toda Italia, el norte de España y parte de los Balcanes. Su dominio se extendía a protectorados como lo que hoy es Polonia, Hungría, hasta las Repúblicas Checa y de Eslovaquia. Los europeos sintieron que el Imperio Romano de Occidente se restablecía y así lo demostró el Papa León II, cuando en la Navidad del año 800 coronó a Carlomagno como emperador. Carlomagno ya era rey de los francos, los germanos y los lombardos, pero en esa oportunidad la multitud lo aclamó como "Carlos Augusto, emperador de los Romanos, vida y victoria!".