La expresión base de datos (BD) se produjo a comienzos de los años setenta, y a diferencia de ese entonces, las bases de datos han dejado de ser uso exclusivo de grandes corporativos con impresionantes infraestructuras tecnológicas, tal es así que hoy en día, con la popularización de las tecnologías de la información se han extendido a pequeñas y medianas empresas, inclusive hasta el hogar.

En las empresas, las bases de datos pretenden servir al conjunto de la organización, manejando los datos como otro recurso que viene a añadirse a los ya tradicionales, por lo tanto han de atender a múltiples usuarios y a diferentes aplicaciones, y tienen actividades preponderantes como la investigación, la planeación y la toma de decisiones, por lo tanto exigen una información precisa, oportuna, completa, coherente y adaptada a las necesidades específicas de cada beneficiario.

Principales objetivos de una base de datos

Una base de datos debe de contar con independencia lógica y física de los datos, esto se refiere a la capacidad de modificar alguna información específica sin que afecte a los demás registros.

Tener redundancia mínima, es decir, se trata de usar la base de datos como repositorio común para distintas aplicaciones, y combinarla con el acceso a la distribución espacial de los datos, pues los datos pueden encontrarse en otra habitación, otro edificio e incluso otro país y el usuario no tiene por qué preocuparse de la localización de los datos a los que accede.

La integridad de los datos se refiere a las medidas de seguridad que impiden que se introduzcan datos erróneos ya sea por motivos físicos (debido a causas externas), como de operación (introducción de datos incoherentes), esto puede ser mediante encriptación de la informacion o protección con contraseñas de acceso.

Facilitar las consultas complejas a los datos y brindando seguridad de acceso y auditoría, esto se refiere al derecho de acceso a la información contenida en la base de datos por parte de personas o grupos, además debe brindar respaldo y recuperación de información.

Debe permitir que a través de lenguajes de programación se pueda brindar la posibilidad de acceder a la información de una base de datos mediante programas diseñados a la medida de los usuarios.

Funcionalidades de una base de datos

Una base de datos típica conlleva la existencia de tres tipos de usuario con relación a su diseño, desarrollo y funcionalidad que son:

  • El administrador de bases de datos (DBA: Database Administrator) que diseña y mantiene la base de datos.
  • El desarrollador de aplicaciones (programador) que implementa las transacciones e interfaces.
  • Los usuarios finales que consultan y editan la información de la base de datos mediante un programa desarrollado a su medida.
Por lo tanto, podemos decir que el propósito de una base de datos es doble, pues tiene que responder a consultas sobre los datos que contiene, y ejecutar transacciones con la información.

Además debe permitir consultas (llamadas query) que se formula como una expresión lógica sobre la información y hace relaciones definidas en el esquema de la base de datos, el resultado es la identificación de un subconjunto lógico de la base de datos, es decir, una selección de registros que cumplen la condición lógica.

Para llevar a cabo tareas, el administrador de bases de datos (DBA) tiene a su disposición la principal herramienta de una base de datos, que es el sistema gestor de bases de datos (DBMS) y a través de éste se realizan todas las operaciones con los datos (consultas y transacciones), de forma que al DBA no le preocupa la manera en que los datos se encuentran almacenados físicamente, pudiéndose concentrar en los aspectos conceptuales en cuanto a diseño, desarrollo y mantenimiento.

Para comentar

Un gestor de bases de datos (DBMS) típico integra los componentes como un lenguaje de definición de datos (DDL: Data Definition Language), un lenguaje de manipulación de datos (DML: Data Manipulation Language) y un lenguaje de consulta (QL: Query Language), además puede incluir una interfaz de usuario gráfico (GUI: Graphical User Interface) para completar las operaciones más recurrentes en las bases de datos.

Una base de datos puede ser combinada con la mayoría de los programas de ofimática, por ejemplo editores de texto u hojas de cálculo, (se pueden enlazar para combinar correspondencia, o importar información tabular), así mismo, en sistemas de información (programas de consulta, SIG), o en aplicaciones móviles (con acceso mediante Internet, en equipos GPS), de software libre, o licencia sin costo y en versión portátil, como puede verse, prácticamente son usadas en cualquier parte que sea requerido un almacenaje y acceso controlado de la información.

Actualmente existen gran cantidad de gestores de bases de datos, desde lo que son gratuitos, hasta los que están respaldados por grandes compañías, esta gran variedad se debe a que tanto en las grandes organizaciones como a nivel personal, se necesita tener un control de la información, pues un concepto que no ha cambiado y probablemente no cambiará es que la información es poder.