La aposición es un fenómeno que se manifiesta entre dos unidades de la misma categoría que, sin nexos de enlace, se agrupan para ejercer alguna de las funciones de la oración. La relación entre los dos sustantivos o grupos nominales se realiza por yuxtaposición y se refiere a un mismo objeto de la realidad. La aposición puede ser explicativa (entre los sustantivos hay una pausa que los separa en dos grupos entonativos): Ellos, sus tíos, viven en Barcelona; o especificativa (hay un solo grupo entonativo, es decir, sin pausa): La novelista Sara es también una gran periodista.

Ejemplo de aposición

La yuxtaposición se caracteriza por los siguientes aspectos: las dos unidades en aposición tienen que referirse al mismo objeto, los dos términos deben pertenecer a la misma categoría (por ejemplo, sustantivos) y ambos han de ser autosuficientes y poder subsistir uno sin el otro, sin afectar la función que desempeñan en la oración.

Considerando la oración: París, la capital de Francia, es una gran ciudad, se observa que hay una relación de aposición entre París y la capital de Francia, pues ambos términos son posibles por separado: París es una gran ciudad y La capital de Francia es una gran ciudad.

Hay correferencia entre sus elementos, dado que París es en realidad la capital de Francia y hay igualdad de categoría, ya que París y la capital son sustantivos.

Tipos de aposición especificativa

En este tipo de aposiciones se pueden distinguir tres clases, según el tipo de sustantivos que intervenga en la construcción:

Mi amiga Julia vive en México.

La novelista Sara es también una gran periodista.

En estos ejemplos los términos de la aposición son mi amiga y Julia en la primera oración, y la novelista y Sara en la segunda; en ambos casos forman un grupo que funciona como sujeto de la oración. El sustantivo común designa la clase que engloba al individuo denotado por el nombre propio, pero cualquiera de los dos sustantivos podría mantener la función de sujeto por sí solo:

La novelista es una gran periodista.

Sara es también una gran periodista.

Nico el travieso.

Federico García Lorca,

y también las formas de tratamiento o de cortesía, ya que son sustantivos apuestos a un nombre propio:

Doña Juana.

El doctor Bossi.

  • Dos sustantivos comunes
Tu tía abuela.

El perro cazador.

La reina escritora.

Aposiciones con adverbios

Generalmente las aposiciones se dan entre sustantivos, pero también pueden presentarse entre adverbios o unidades adverbializadas, tanto en aposiciones explicativas como especificativas. Las más frecuentes son de significado locativo y temporal en función de complemento circunstancial:

Aquí en Buenos Aires no hace tanto calor.

El cine está ahí mismo, al otro lado de la calle.

Párate ahí fuera.

Los términos de la aposición tienen la capacidad de intercambiar el orden sin que desaparezca la correferencia; aunque, por lo general, las aposiciones especificativas pasan a ser explicativas. Así, las oraciones anteriores podrían quedar de esta manera:

Aquí no hace tanto calor, en Buenos Aires.

El cine está al otro lado de la calle, ahí mismo.

Párate fuera, ahí.