Antes que Sharon Stone o Megan Fox, hubo actrices que eran plenamente reconocidas no únicamente por el talento desplegado en las pantallas, sino también por una belleza que es difícil de hallar hoy en día. Ellas pueden ser encontradas en filmes del cine clásico estadounidense.

A continuación, se mencionan legendarias intérpretes que deberían ser referentes para las actuales en cuanto al compromiso actoral.

Actrices guapas del cine mudo

  • Theda Bara (1885-1955). Gracias al enigma de su mirada y cabello negro se le consideró una de las primeras actrices vampiresas en la historia del cine, reflejado en Carmen (1915) y Cleopatra (1917). Su presencia en el cine se perdería en la década de los treinta debido a su matrimonio con Charles Brabin.
  • Barbara La Marr (1896-1926). Mejor conocida como “La muchacha demasiado hermosa”, su imagen la llevó de escribir exitosos guiones de comedia a filmar películas como Los tres mosqueteros (1921), The Nut (1921) y The Prisoner of Zenda (1922). Su vertiginoso estilo de vida la llevó a morir muy joven, a los 29 años de edad, por una sobredosis.

Actrices atractivas de la década de los años treinta

  • Mae West (1893-1980). Primer símbolo sexual en la historia del cine y los años treinta, esta actriz escandalizó a muchos y sedujo a otros tantos por sus frases en “doble sentido” y por su comportamiento provocativo, constatado en filmes como Lady Lou (1933), No soy ningún ángel (1933) y Klondike Annie (1936).
  • Vivien Leigh (1913-1967). Sedujo a Hollywood con su belleza como Scarlet O´Hara en Lo que el viento se llevó (1939). Disminuyó su presencia cinematográfica con el paso de los años, entre filmes destacados como El puente de Waterloo (1940) y Un tranvía llamado deseo (1951).

Mujeres guapas del cine de los años cuarenta

  • Ingrid Bergman (1915-1982). Después de acaparar la atención masculina en su natal Suecia, lo haría en Hollywood con Casablanca (1942), con la que se consagró para siempre como celebridad, completada por éxitos como Spellbound (1945) y Juana de Arco (1948). Su talento no sucumbió y su belleza quedó constatada en su carrera.
  • Lauren Bacall (1924-). El sello personal de esta actriz era una voz que seducía al género masculino y su elegancia, reflejada en las películas Tener o no tener (1944) y El sueño eterno (1946). Actualmente es una leyenda con vida del cine, con una carrera que ha perdurado a lo largo de 60 años.
  • Rita Hayworth (1918-1987). Un mito identificado como el sex symbol de los cuarenta, Hayworth desplegaría sensualidad en el musical vía Desde aquel beso (1941) y Bailando nace el amor (1942) con Fred Astaire, desplegando este atributo al máximo en Gilda (1946), su película más representativa.

Guapas actrices emblemáticas de los años cincuenta

  • Marylin Monroe (1926-1962). Símbolo sexual no sólo de los cincuenta, sino del siglo XX, esta actriz consolidó su nombre por la sensualidad y su abrupta muerte. Los caballeros las prefieren rubias (1953), Cómo casarse con un millonario (1953) y Una Eva y dos Adanes (1959) son sólo una pequeña muestra de ello.
  • Audrey Hepburn (1929-1993). Esta intérprete supo marcar una tendencia de elegancia, porte y también casual. Se dio a conocer con Vacaciones en Roma (1953) con Gregory Peck, así como en Sabrina (1954) y Guerra y Paz (1954). Desplegaría sus características mencionadas en los sesenta, por medio de los filmes Desayuno en Tiffany´s (1961) y Mi bella dama (1964).
  • Grace Kelly (1929-1982). Su belleza y sofisticación la llevaron a realizar una corta carrera en cine gracias a su matrimonio con el príncipe Rainiero de Mónaco. Se la puede apreciar en Mogambo (1953), y su tipo de mujer rubia captó la atención de Alfred Hitchcock para los filmes Crimen Perfecto (1954), La ventana indiscreta (1954) y Atrapa un ladrón (1955).
  • Elizabeth Taylor (1932-). Un mito del cine mundial y con gran cantidad de escándalos que no opacan su estatus de celebridad. Además de tener talento y contando con los ojos más identificables de la farándula (su color violeta), destacó en Gigante (1956), El árbol de la vida (1957) y La gata sobre el tejado de zinc (1958). Los sesenta se consolidaría como intérprete con Cleopatra (1962) y ¿Quién teme a Virginia Woolf? (1966).

Actrices guapas de los años sesenta

  • Natalie Wood (1938-1981). Si bien contaba ya con fama desde su niñez, iniciaría su despegue como adulta con belleza y carisma a través de Rebelde sin Causa (1955). Sin embargo, se le vería con mayor despliegue en Esplendor en la Hierba (1961) y Amor sin Barreras (1961). Falleció en un ahogamiento, bajo causas misteriosas.
  • Jane Fonda (1937-). La fama la lleva en su apellido: es hija del actor Henry Fonda. Debutaría en cine en 1960 con Tall Story. A partir de entonces, mostró habilidad histriónica y sensualidad en películas como Confidencias de Mujer (1962), La ingenua explosiva (1965) y a través de la ciencia ficción con Barbarella (1968), convirtiéndose así en sex symbol de los sesenta.
Si bien faltan más intérpretes a mencionar, no está de más ver con más frecuencia sus trabajos de aquellas mencionadas, quienes además de atractivas se convertirían en inspiración para venideras generaciones para así dejar huella en la meca del séptimo arte.