Con ‘Enredados (Rapunzel)’, Walt Disney Animation Studios alcanza las 50 películas producidas. Esta historia de sueños e ilusiones, dentro de la gran pantalla y fuera de ella, comienza en 1937 y todavía no tiene un final. Y que no lo tenga, porque Disney es ya mucho más que una productora. Es parte de nuestras vidas.

‘Blancanieves y los siete enanitos’

El 21 de diciembre de 1937 se estrenó ‘Blancanieves y los siete enanitos’. Era el primer largometraje de animación producido por Walt Disney. Sólo él confiaba en el proyecto, se gastó medio millón de dólares en hacerla y ganó ocho veces más sólo en su primer estreno. La Academia le dio un Oscar especial, junto a siete réplicas en miniatura.

Así comenzó la historia de Disney en el mundo del cine, porque llevaba años haciendo cortos de animación. Juntando precisamente cortos, la productora estrenó ‘Saludos amigos’ (1942), ‘Make mine music’ (1946), ‘Fun and fancy free’ (1947), ‘Melody time’ (1948) y ‘The adventures of Ichabod and Mr. Toad’ (1949).

‘Pinocho’ y ‘Fantasía’

Antes de eso, Disney había cosechado un sonoro fracaso con su segunda película, ‘Pinocho’ (1940). El perfeccionismo de Walt retrasó el estreno y multiplicó el presupuesto y vivió una hecatombe en taquilla. El tiempo, no obstante, le ha hecho justicia a la película y hoy es una de los clásicos más queridos.

‘Fantasía’, del mismo año, fue un delicioso experimento: mezclar música clásica y animación sin diálogos. El segmento de ‘El aprendiz de brujo, con Mickey de protagonista, es su emblema. Tuvo una muy tardía secuela en ‘Fantasía 2000’ (1999).

‘Dumbo’ y ‘Bambi’

1941 y 1942 ofrecieron dos de los títulos más memorables de Disney. ‘Dumbo’, la historia de una cría de elefante de grandes orejas, y ‘Bambi’, la de un cervatillo desde que nace hasta que se convierte en el príncipe del bosque, son sencillamente inolvidables y pasan de generación en generación.

‘Los tres caballeros’ (1944) es otro experimento de Disney, la mezcla entre animación e imagen real. Este título supuso el fin de una era y abrió un largo periodo de seis años hasta que la productora estrenó otro filme. ‘La Cenicienta’ llegó en 1950, consolidando a Disney como la gran fábrica de clásicos adaptados al cine de animación.

‘Peter Pan’ y ‘La Dama y el Vagabundo’

‘Alicia en el País de las Maravillas’ (1951) seguía esa línea, pero fue un fracaso en taquilla. El estudio se recuperó gracias a ‘Peter Pan’ (1953) y la hermosa ‘La Dama y el Vagabundo (1955), primera película de Disney rodada en Cinemascope. Sin embargo, a éstas le siguió un nuevo fracaso económico, ‘La bella durmiente’, que fue además la mayor superproducción Disney hecha hasta entonces.

Cuentos clásicos e historias contemporáneas, notables y no tan buenas películas comenzaron a mezclarse. A la magnífica ‘101 dálmatas’ (1961) le siguió la olvidable ‘Merlín el encantador’ (1963). A la rítmica y notable ‘El libro de la selva’ (1967) le sucedió la igualmente marchosa pero más floja ‘Los Aristogatos’ (1970).

‘El libro de la selva’, última película de Walt Disney

‘El libro de la selva’ fue la última película supervisada en persona por Walt Disney antes de su muerte. Los estudios debían reinventarse y lo hicieron por muy distintos caminos. ‘Robin Hood’ (1973) retomaba las leyendas clásicas, pero ‘The many adventures of Winnie the Pooh’ exploraba a un personaje más televisivo.

‘Los rescatadores’ (1977), que tuvo una secuela en 1990 (‘Los rescatadores en Cangurolandia’), ‘Tod y Toby’ (1981), ‘Taron y el caldero mágico’ (1985), ‘Basil, el ratón superdetective’ (1986) y ‘Oliver y su pandilla’ (1988) marcan una época de declive para Disney.

‘La Sirenita’, ‘La Bella y la Bestia’ y ‘El rey león’

Y entonces llegó 1989 y todo cambió. El estreno de ‘La Sirenita’ devolvió el esplendor al estudio y abrió una nueva época dorada. ‘La Bella y la Bestia’ (1991) se convirtió en la primera película de dibujos animados en ser nominada al Oscar a la mejor película. ‘Aladdin’ (1992) y ‘El rey león’ (1994) rompieron las taquillas y la segunda se convirtió en uno de los títulos más apreciados por crítica y público.

‘Pocahontas’ (1995), ‘El jorobado de Notre Dame’ (1996), ‘Hércules’ (1997), ‘Mulan’ (1998) y ‘Tarzan’ (1999) prologaron el reinado de Disney. ‘El jorobado’ y ‘Tarzan’ son, sin duda, los mejores títulos de esta etapa.

‘Dinosaurio’ y la animación por ordenador

Con ‘Dinosaurio’ (2000), Disney se lanzó a la animación por ordenador, técnica con la que estrenó ‘Chicken Little’ (2005), ‘Descubriendo a los Robinsons’ (2005) y ‘Bolt’ (2008). Pero ahí el reinado indiscutible era ya de Pixar, compañía que acabó fusionada con Disney.

En la animación tradicional, Disney también perdió terreno y calidad. ‘El emperador y sus locuras’ (2000), ‘Atlantis. El imperio perdido’ (2001), ‘Lilo y Stich’ (2002), ‘El planeta del tesoro’ (2002), ‘Hermano oso’ (2003) y ‘Zafarrancho en el rancho’ (2004) no se acercan a la calidad de los clásicos.

‘Tiana y el sapo’ y ‘Enredados (Rapunzel)’

Con ésta última, Disney hizo un paréntesis en sus películas de animación tradicional, paréntesis que rompió con ‘Tiana y el sapo’ (2009). ‘Enredados (Rapunzel)’ es la película número 50. Medio centenar de títulos que configuran los sueños infantiles de muchas generaciones de niños, y no tan niños.