La laringitis es, en su forma más común, una infección respiratoria en la que se inflama la laringe. La laringe está ubicada en la entrada del aparato respiratorio, permitiendo el paso del aire desde la faringe hasta la tráquea. En la laringe se hallan las cuerdas vocales que, en este caso, se hinchan e inflaman. Cuando la laringitis dura unos pocos días estamos hablando de laringitis aguda, mientras que la laringitis crónica se refiere a un proceso de larga duración; más de dos semanas.

La laringitis aguda es una afección muy contagiosa, sobre todo durante los primeros días. Se transmite a través de las secreciones respiratorias, ya sea mediante la tos o los estornudos.

Causas de la laringitis

La causa más habitual por la que se contrae la laringitis se debe a un virus. Sin embargo, no son las mismas causas cuando hablamos de laringitis aguda que cuando lo hacemos de laringitis crónica. En el caso de la laringitis aguda las causas más frecuentes se corresponden con infecciones virales como la gripe o el resfriado común. Otros virus responsables pueden ser los del sarampión o las paperas. También un esfuerzo vocal excesivo es capaz de desencadenar la laringitis, y ya menos común es la infección bacteriana, como por ejemplo la difteria.

Por lo que respecta a la laringitis crónica intervienen aspectos como el alcohol, el tabaco o la inhalación de sustancias irritantes. La sinusitis crónica o la enfermedad por reflujo gastroesofágico son otras posibles causas de la laringitis crónica.

Ciertas formas de laringitis se presentan en niños pequeños, de 3 meses a 3 años, y pueden revestir gravedad. Es lo que se conoce como laringitis estridulosa o crup. La inflamación se inicia en la laringe, pero puede propagarse a la tráquea y los bronquios. Suele durar alrededor de una semana, con la tos como síntoma más llamativo, y por lo general acaba remitiendo sin mayores complicaciones. El problema, aunque poco común, aparece cuando el niño padece epiglotitis, en cuyo caso el proceso puede ser mucho más grave.

Síntomas de la laringitis

Los síntomas que se pueden presentar con la laringitis variarán según sea la gravedad de la patología, de igual modo que ocurrirá según sea la causa subyacente. Teniendo en cuenta que la laringitis afecta a las cuerdas vocales, es lógico suponer que uno de los síntomas más comunes es el relacionado con la voz, que va de una ronquera más o menos áspera hasta la pérdida de la voz. Otros síntomas incluyen:

  • Tos, que además de un síntoma puede ser la causa.
  • Fiebre.
  • Dolor de garganta.
  • Dificultades respiratorias que son más acusadas en el caso de los niños.
  • Dificultades para deglutir la comida.
  • La sintomatología característica del resfriado o de la gripe que, igualmente, puede ser la causa.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos en cuello, pecho o cara.
  • En casos excepcionales, dificultad respiratoria grave que puede requerir atención medica.

Tratamiento de la laringitis

El tratamiento de la laringitis con medicamentos no es demasiado habitual. Podrán emplearse antibióticos cuando la causa sea de origen bacteriano, circunstancia poco común. Los corticosteroides serán útiles para combatir la inflamación de las cuerdas vocales, pero su uso queda restringido a los casos más graves donde resulta necesario reducir la inflamación.

El tipo de tratamiento más habitual y efectivo consiste en tomar medidas como descansar la voz o el empleo de un humidificador para aliviar la aspereza propia de la laringitis. En algunos casos, cuando hay infección de las vías respiratorias altas, se puede emplear descongestionantes y analgésicos para aliviar los síntomas.

Remedios caseros y naturales

Algunos remedios pueden ayudar a aliviar los síntomas, como inhalaciones a base de hojas de salvia o eucalipto. Otra posibilidad muy recomendable es el empleo de alimentos como la miel, el limón, el jengibre o la piña. Envolver el cuello con una toalla húmeda, con agua tibia, aliviará los síntomas. Lo mismo sucederá haciendo gárgaras con agua tibia con sal. Para acelerar el proceso de recuperación de la voz puede ser útil hacer infusiones con piel de mandarina o beber una mezcla de jugo de limón, clara de huevo y azúcar.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.