Hello Kitty es el personaje más internacional y popular japonés lanzado por la compañía Sanrio, también de origen japonés.

Fue creada por Yuko Shimizu y lanzada al mercado de Japón en 1974, y en 1976 hizo su entrada en el mercado mundial.

Los datos oficiales de Hello Kitty

  • Su distintivo lazo rojo (que algunas veces cambia por algún otro complemento) en la oreja izquierda, hacen de ella un personaje inconfundible.
  • Su nombre completo es Kitty White.
  • Se data su lugar de nacimiento en los suburbios de Londres, el 1º de noviembre de 1974, así que ya cuenta con 37 años, aunque no los aparente.
  • Su altura es de 5 manzanas, y su peso de 3 (sin duda una singular forma de medir acorde a un personaje tan singular).
  • Colecciona caramelos, estrellas y peces de colores.
  • Su comida favorita es la tarta de manzana hecha por su madre, cuyo nombre es Mary.
  • Los productos oficiales con su silueta generan alrededor de 250 millones de euros anuales, y es tan famosa que cuenta hasta con un parque temático dedicado por entero a ella: el Sanrio Puroland.
Todos conocemos la imagen de Hello Kitty y los miles de productos que giran a su alrededor: monederos, dibujos animados, muñecos, bolígrafos, juguetes y un largo etcétera, pero… ¿qué hay más allá?

La leyenda urbana de Hello Kitty satánica

Son muchas las historias que circulan alrededor de esta famosa gatita, pero hay una de ellas que llama mucho la atención: su faceta satánica.

Se dice que su diseñadora original fue Ikaka Shimizu, cuya hija sufría un cáncer de boca. Los doctores no le daban esperanza alguna y la leyenda dice que la diseñadora hizo un pacto con el diablo: él salvaría a su hija y ella crearía un diseño en honor al diablo que fuese famoso al nivel mundial.

El diseño de Hello Kitty, por si había pasado desapercibido, no lleva boca alguna. Si nos ceñimos a lo que dice la leyenda, Ikaka no puso boca al diseño por la enfermedad que sufría su hija. Pero en entrevistas que ha ofrecido la compañía creadora, se dice que Hello Kitty no tiene boca porque así se tiene un diseño carente de emociones, lo cual ayuda a que todos se puedan identificar con él, esto es, si se está feliz, se verá una imagen feliz, si se está triste, se verá triste, adaptándose a cada uno de los ánimos de los consumidores.

Así que, según la leyenda, la diseñadora cumplió con su promesa y al parecer el diablo cumplió la suya. Esta leyenda ha tomado fuerza porque se carece de datos de la que sería la diseñadora original, y su repentina salida de la compañía, a menos de un año de crearla.

Se dice que su nombre tiene una combinación de dos idiomas: Hello, que en inglés significaría hola; y Kitty, que podría traducirse en japonés como diablo. Hola Diablo vendría a ser la traducción.

La cara amable de Hello Kitty

Pero no todo gira en torno a esta leyenda satánica.

Hello Kitty también tiene su lado más tierno y amable, que es el que generalmente todos conocemos. Todos, en los últimos 30 años hemos convivido con la imagen benévola de esta gatita.

Tan es así, que en el 2004 UNICEF le otorgó el título UNICEF amigo especial de los niños, y en este mismo año, Master Card lanzó una tarjeta de débito con su imagen, en una campaña por enseñar a los más jóvenes a utilizar las tarjetas y comenzar a ser responsables con su dinero.

En 2008 se le nombró embajadora del turismo japonés en China y Hong Kong.

Y ha cumplido el sueño de muchas mujeres: que Vogue le dedique páginas enteras a ella. En 2008 Vogue en su versión japonesa contó con ella para que luciera diseños exclusivos de Dior.

Satánica o tierna, cualquiera que sea su faceta, Hello Kitty lleva más de 30 años en la cumbre, y por lo visto, le quedan aún muchos más.