La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) votó a favor de la incorporación de los palestinos por una mayoría abrumadora, consiguiendo así Palestina un éxito diplomático y moral al superar las presiones de Israel y Estados Unidos, contrarias a la incorporación palestina, ya que solamente 14 países se opusieron.

Riyad al Malki, ministro de Relaciones Exteriores de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), dijo en el pleno de la UNESCO que "este voto eliminará una pequeña parte de la injusticia de la que es víctima el pueblo palestino".

Para los líderes palestinos este es un día histórico, ya que entienden la entrada en la UNESCO como parte de una amplia estrategia de presión para conseguir su aspiración de constituirse en Estado, desde que en septiembre lo solicitaran al Consejo General de la ONU.

Victoria moral de Palestina

Tras el resultado de la votación, el presidente palestino, Abu Mazen, “la entrada a la organización es una victoria de la justicia”.

La incorporación de Palestina a la UNESCO, primera de las agencias de Naciones Unidas en la que solicitó su ingreso, es relevante porque el resultado de las votaciones es un avance en el reconocimiento internacional. La adhesión a la Unesco excede el hecho, ya significativo en sí mismo, porque significa que los territorios ocupados palestinos tienen el reconocimiento internacional y empiezan a ser vistos como un futuro Estado.

Además, la votación prefigura lo que seguramente sucederá en la Asamblea General de la ONU cuando el Consejo de Seguridad se pronuncie sobre la solicitud de Palestina de ser reconocida como Estado. Esa votación, prevista para noviembre, decidirá la estatalidad de Palestina.

Atención internacional a la incorporación de Palestina a la UNESCO

El resultado de la votación excedió muy holgadamente los votos afirmativos necesarios, los dos tercios del censo total, 193 países. De los 173 que emitieron su voto, 107 Estados votaron a favor, 53 se abstuvieron y únicamente 14 votaron en contra de la inclusión de Palestina en la UNESCO.

La conducta de los Estados que han votado sobre la incorporación palestina a la UNESCO no ha sorprendido a la comunidad internacional. Además de Israel, votaron en contra Estados Unidos, Alemania y Canadá, como era de esperarse, mientras que los países del BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) lo hicieron favorablemente. Entre los Estados europeos, mientras Holanda y Rumania se oponían, Italia y Reino Unido se abstenían, Francia, España, Noruega y Suecia votaron afirmativamente.

Los participantes en la sesión plenaria de la UNESCO recibieron con un aplauso generalizado el resultado de la votación.

Presión diplomática de EE UU

Según informa el periodista de la BBC Jon Donnison, Estados Unidos puso en marcha una ofensiva diplomática para tratar de evitar la entrada de los palestinos en el organismo. Aunque Washington anunció que ejercería su derecho a veto, no tiene tal prerrogativa en la UNESCO por lo que no pudo impedir la entrada de los palestinos.

Según Donnison "Hicieron presión para que los palestinos perdieran la votación. Pero como un asesor de la ANP comentó, fue un fracaso del poderío estadounidense y los palestinos consiguieron lo que querían".

Tras conocerse el resultado de la votación el embajador de EE UU ante el organismo, David T. Killion, explicó que su país "ha sido claro en la necesidad de una solución de dos Estados, pero el único camino es a través de negociaciones, no hay atajos. Iniciativas como las de hoy son contraproducentes".

EEUU retira su financiación a la UNESCO

Tras añadir que "La acción de hoy complicará nuestra capacidad para apoyar a la UNESCO", las consecuencias no se han hecho esperar. La aplicación de una ley de los años 90 que establece la interrupción de la financiación a cualquier organismo de Naciones Unidas que admita a Palestina como miembro de pleno derecho, privará a la UNESCO de los fondos que debería aportar Washington, cerca del 22% del presupuesto del organismo de Naciones Unidas. Aunque esta decisión afectará indudablemente a la UNESCO, que tendrá dificultades económicas, es más que probable que pueda superarlas, ya que no es esta la primera vez que Estados Unidos suspende su pertenencia a la UNESCO. Lo hizo Reagan, en desacuerdo con determinadas votaciones de la Organización de las Naciones Unidas, y su reincorporación no se produjo sino hasta 2003.

No obstante, Irina Bokova, directora general del organismo, expresó su preocupación al pleno de la votación por la posible retirada de la financiación estadounidense:"Esto tendría serias consecuencias, habría que cortar programas y todo el presupuesto tendría que ser rebalanceado".

Rechazo de Israel

Como era de esperar, en un comunicado del ministro de Exteriores de Israel, Avigdor Lieberman, Israel reaccionó en contra de la decisión de la UNESCO. "Israel lamenta la decisión de la Asamblea General de la UNESCO aceptando la membresía palestina en la organización", añadiendo que "Esta es una maniobra unilateral palestina que no llevará cambios al terreno más que mayores obstáculos para un acuerdo de paz".

Para Israel, esta decisión pone problemas en el camino de retomar las negociaciones, por lo que sus mandatarios han advertido que considerarán "cortar todos los contactos con la ANP" al ser aceptada Palestina en la UNESCO.