Villajoyosa -La Vila Joiosa, en valenciano- es una ciudad alicantina enclavada en la comarca de la Marina Baixa. Goza de gran número de características que la hacen acogedora, cálida y entrañable para el visitante: su historia, su casco antiguo, sus tradiciones y, sobre todo, la música.

En Villajoyosa se puede disfrutar de las actuaciones de numerosos conjuntos musicales. Para satisfacer todos los gustos, la oferta artística está duplicada: hay dos bandas de música, dos corales -además de pequeñas corales parroquiales-, dos rondallas, dos grupos de xirimitas y tabalets, varias escuelas de ballet, dos agrupaciones de danza valenciana.

Todo ello, en contra de lo que pueda parecer, no aumenta la rivalidad, sino que ayuda al visitante a disfrutar de un mayor número de espectáculos artísticos en todas las facetas. También se desarrolla la pintura, la escultura, la arquitectura, el teatro, de manera importante.

En palabras de Emma Sopeña Balordi, (2006) profesora de la Universidad de Valencia, en su obra La búsqueda de integración en una sociedad hermética: un reto para la cortesía:

"Existen códigos y convenciones que rigen los comportamientos: la cortesía del lugar, el savoir vivre y las bonnes manières (que no se confunden con la etiqueta, aunque pueden llegar a ser igualmente rígidas). Estos códigos de comportamiento facilitan el día a día de los individuos, sus relaciones y crean una armonía social. Definen lo que se espera de cada cual en cada momento, lo permitido y lo prohibido, dictan las obligaciones según las jerarquías sociales, el sexo, la edad, etc., y permiten situar a las personas donde le “corresponde”: es, en cierto modo, una comodidad, una evitación de situaciones comprometidas."

El aprendizaje

En todas estas agrupaciones, los integrantes pueden participar siendo socios, como músicos y como alumnos. Poseen una escuela para niños que empiezan tanto a interpretar un instrumento como a bailar, sobre los tres o cuatro años. Obtienen conocimientos de solfeo y al entrar en primaria, eligen un instrumento y comienzan a familiarizarse con él. También hay espacio para los adultos que no pudieron completar sus estudios musicales y no abandonan sus ilusiones.

Los profesores examinan a sus educandos para observar sus dificultades; de esta manera, el alumno va adquiriendo el manejo de su instrumento e integrándose en la agrupación. Mientras tanto, puede acudir al conservatorio para hacer oficial su aprendizaje de música. Y llegado el momento, ingresar como músico de hecho en la banda.

La recogida de los músicos -o “arreplegada dels músics”- es un acto muy emotivo celebrado en la festividad de la patrona de la música, Santa Cecilia. Las bandas acuden tocando pasodobles y otras piezas por las calles de la ciudad hasta llegar a la casa del alumno. Allí lo reciben, lo integran y acude, junto a la agrupación, hacia la casa del siguiente músico. Al final, organizan una pequeña fiesta para celebrar el ingreso.

Breve reseña de los conjuntos

En la ciudad conviven dos bandas. La Asociación Musical Mediterráneo y la Banda Sinfónica del Ateneu Musical, ambas compuestas por profesores especializados. Algunos de sus músicos pertenecen ahora a otras más importantes y viajan por el mundo ofreciendo conciertos.

Las dos corales que amenizan festividades y organizan conciertos variados, son la Coral Jaume Baldó, perteneciente al Ateneu Musical y l'Orfeó La Vila Joiosa.

La composición de los programas es variopinta. En las agrupaciones instrumentales, hay desde sinfonías hasta bandas sonoras de las películas más importantes. No falta la música festera, que es esencial y la música religiosa. Incluyen también composiciones de algunos maestros de música de la localidad, pues La Vila Joiosa ha sido cuna de compositores y directores, tanto de nacimiento como de adopción: el maestro Tito o Joaquín Rodrigo.

En los programas de las corales se escuchan habaneras, música religiosa, como motetes, misas, música en valenciano, sobre todo de compositores alicantinos como Oscar Esplá, o piezas interpretadas en bandas sonoras e himnos y adaptaciones de canciones populares.

Conjuntos de danza, rondallas y xirimitas

Estas agrupaciones suelen interactuar. Los grupos de danza van acompañados por un pequeño grupo instrumental de cuerda más varias personas que interpretan las canciones o actúan acompañados por xirimitas. Boleros, jotas, etc... componen los repertorios. Son el grup de danses Centener y el grup Almadrava.

Entre las rondallas se encuentran la Armónica Jonense y la Societat Socio Músico Cultural, denominadas “Orquestas de pulso y púa”. Los distintos instrumentos de cuerda se tañen con éxito y cuentan con un selecto programa. La oferta de los grupos de xirimitas y tabalets Els Valerios, La LLavor y la Colla Aixihuili es diversa. Ofrecen múltiples conciertos colectivos.

Todos estos conjuntos participan en los desfiles y procesiones de la ciudad. Se han llevado gran cantidad de premios y son el orgullo de una comunidad cuyos componentes viven la música y la fiesta desde su nacimiento.