Roland Deschain continúa su periplo en el cómic. La Torre Oscura. Las hermanitas de Eluria es el séptimo volumen de esta traslación a las viñetas del universo creado en las novelas de Stephen King. Robin Furth se encarga del argumento, Peter David del guión, y Luke Ross y Richard Isanove del apartado gráfico para adaptar un relato corto de King, inquietante y perturbador en su fondo y en sus detalles, que actúa de interludio en la búsqueda del Pistolero y puede leerse de forma independiente.

Adaptando un relato corto de Stephen King

Randon House Mondadori, a través de su sello Debolsillo, publica La Torre Oscura. Las hermanitas de Eluria al precio de 14,95 euros. Como ya sucediera en el anterior volumen, la edición española omite la referencia al Pistolero que tenía el título de la miniserie original de Marvel Comics (The Dark Tower: The Gunslinger. The Little Sisters of Eluria). Sus cinco números se editaron entre diciembre de 2010 y mayo de 2011. El volumen de Debolsillo incluye las ilustraciones originales de las cinco portadas, obra de Luke Ross y Richard Isanove.

Los cómics de La Torre Oscura, sobre todo en el primer arco argumental, que comenzó con El nacimiento del Pistolero y concluyó con el quinto volumen, La batalla de las colinas de Jericó, se han centrado en rellenar los huecos que dejaba Stephen King en las novelas de la serie. Las hermanitas de Eluria, en cambio, abraza la adaptación directa de las palabras del escritor norteamericano. La historia corta de King se publicó en 1998. La introducción que incluye el cómic a cargo de Robin Furth subraya las diferencias que hay entre aquella y su paso a las viñetas.

Lectura independiente de ‘La Torre Oscura’

Aunque el segundo gran arco argumental de La Torre Oscura había comenzado con el volumen anterior, El viaje empieza, Las hermanitas de Eluria se puede leer de forma independiente. Es un relato cerrado, sin mayores implicaciones en el devenir de Roland Deschain. Aunque con muchos elementos de interés, precisamente su falta de relevancia en el conjunto de La Torre Oscura y su carácter episódico pueden jugar en su contra a la hora de convencer a los lectores habituales de la serie.

Robin Furth, habitual colaboradora de Stephen King en el desarrollo del universo de La Torre Oscura, se ocupa de desarrollar el argumento de Las hermanitas de Eluria y Peter David de detallarlo en un guión. Entre ambos, trazan un relato que mezcla diferentes géneros y temáticas. Lo que comienza como un spaghetti western al más puro estilo de Sergio Leone pero con las criaturas fantásticas que pueblan la imaginación de Stephen King, acaba convertido en un clásico relato de terror y redención. Y todo ello completado con una fuerte imaginería cristiana que da un tono muy interesante.

El guión de Peter David

Roland llega a un extraño pueblo que parece desierto. Allí se toparán con un grupo de mutantes que le ataca y tendrá que curar sus heridas en un extraño convento habitado por unas monjas de aspecto e intenciones siniestras. El Pistolero tendrá que luchar por su vida con armas muy distintas a los revólveres que heredó de su padre y con aliados con los que no habría esperado contar. Hay tópicos y hay hallazgos interesantes. No es seguramente el mejor guión de la serie pero funciona.

La soledad inicial de Roland al comienzo de la historia obliga a Peter David a abusar de los diálogos sin respuesta. Más allá de eso, el relato es correcto y está bien llevado. Las mayores transgresiones de esta historia están en las connotaciones sexuales que incluye, más explícitas que de costumbre en el cómic norteamericano y mucho más perturbadoras de lo que suele ser habitual en el noveno arte en general. La estructura del guión es bastante clásica, con dos números de introducción, uno de flashback para narrar la historia previa y dos de clímax y resolución.

El dibujo de Luke Ross y Richard Isanove

Si había un elemento identificativo en los cómics de La Torre Oscura, eran los dibujos de Jae Lee y Richard Isanove en el primer gran arco argumental. La saga ha tomado desde entonces un camino diferente, más realista y menos gótico. El trazo de Luke Ross va en esa misma dirección. No abandona completamente las sombras que caracterizan a Jae Lee e incluso a Isanove cuando éste se ha encargado en solitario de las ilustraciones, pero sus líneas están mucho más marcadas.

Ross quizá no deslumbra tanto como el tándem formado por Lee e Isanove, pero completa el trabajo con bastante oficio, ofreciendo un curioso juego de diseño de página. Logra tensión multiplicando el número de viñetas por página y ritmo haciendo que sus personajes se salgan de los márgenes rectangulares de cada panel. El color de Isanove sigue dando la necesaria unidad a toda la saga, pero se nota que está más a gusto en las escenas más oníricas y oscuras de esta historia.

‘La Torre Oscura’ continúa

Las hermanitas de Eluria es el primer relato de La Torre Oscura que se puede leer por separado, sin necesidad de conocimientos previos sobre este universo o de haber leído los seis volúmenes anteriores de la adaptación al cómic. Y puede que incluso funcione mejor como relato de terror que como parte de las aventuras de Roland Deschain. En todo caso, cumple con el propósito de ser una pieza más en el tránsito del Pistolero, cuyas aventuras continuarán en La batalla de Tull, octavo volumen de la colección que DeBolsillo anuncia para febrero de 2013.